La trá­gi­ca far­sa de West­mins­ter

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca es, por en­ci­ma de to­do, tea­tro. Tea­tro de pri­me­ra ca­li­dad en el país que ha da­do a Eu­ro­pa mu­chas de sus me­jo­res fi­gu­ras de la es­ce­na. Y la obra que se es­tá re­pre­sen­tan­do es­tos días en West­mins­ter, lla­ma­da Bre­xit, es una far­sa que ame­na­za con con­ver­tir­se en tra­ge­dia. El acuer­do al­can­za­do por la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, con el res­to de la Unión Eu­ro­pea ha si­do re­ci­bi­do a ba­la­zos por el ala más tea­tral y más fu­ri­bun­da­men­te pro-Bre­xit del Par­ti­do Con­ser­va­dor, que ame­na­za con cor­tar la ca­be­za de la lí­der de su pro­pio par­ti­do y lle­var­lo, más di­vi­di­do que nun­ca, a una au­tén­ti­ca gue­rra ci­vil.

El pro­ble­ma es que, co­mo ha di­cho May es­tos días, so­lo hay tres op­cio­nes: el acuer­do de sa­li­da, sa­lir sin acuer­do o que­dar­se. Es la pri­me­ra vez que la tor­pe pe­ro re­mar­ca­ble­men­te obs­ti­na­da lí­der con­ser­va­do­ra ma­ne­ja en pú­bli­co la op­ción de la mar­cha atrás, con­si­de­ra­da ta­bú des­de el re­fe­rén­dum de 2016 has­ta ha­ce ape­nas tres me­ses.

A ojos de quie­nes creen que el Bre­xit ha si­do des­de el prin­ci­pio un error —le­gí­ti­mo, pe­ro error— re­sul­ta inau­di­to que quie­nes más quie­ren aban­do­nar la UE se arries­guen aho­ra a per­der esa opor­tu­ni­dad. La al­ter­na­ti­va que en reali­dad de­fien­den, sa­lir de Eu­ro­pa com­ple­ta­men­te des­nu­dos, pro­vo­ca pa­vor (¡por fin!) in­clu­so en­tre mu­chos de­fen­so­res del Bre­xit. Por eso, un re­cha­zo al acuer­do de May, por muy ma­lo que pue­da pa­re­cer hoy, ame­na­za con lle­var al país a un se­gun­do re­fe­rén­dum en el que los bri­tá­ni­cos de­be­rán ele­gir en­tre ir­se por las bra­vas o aga­char la ca­be­za e in­ten­tar que­dar­se. ¿De ver­dad quie­ren eso los de­fen­so­res del Bre­xit?

Ha­ce no tan­to tiem­po, la ca­ver­na me­diá­ti­ca bri­tá­ni­ca li­de­ra­da por el Daily Mail lla­mó trai­do­res a los jue­ces que de­ci­die­ron que la de­ci­sión fi­nal so­bre el Bre­xit no po­día ser to­ma­da por el Go­bierno sin con­sul­tar al Par­la­men­to. Hoy, quie­nes re­ne­ga­ron del pa­pel que se le ha da­do al Par­la­men­to, vi­ven la pa­ra­do­ja de que su me­jor op­ción pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos de un Bre­xit du­ro es pre­ci­sa­men­te el Par­la­men­to. Sin aque­lla sen­ten­cia, la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va so­bre un Bre­xit blan­do ya es­ta­ría to­ma­da.

Por­que lo que apo­ya el Go­bierno de May no es más que un Bre­xit blan­do. Es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.