Bus­can­do pis­tas so­bre Meng en la asam­blea ge­ne­ral de In­ter­pol

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La asam­blea ge­ne­ral de In­ter­pol, que ayer se inau­gu­ró en Du­bái, pa­re­cía una bue­na oca­sión pa­ra ave­ri­guar qué ha pa­sa­do con Meng Hong­wei. Pre­si­den­te de esa or­ga­ni­za­ción po­li­cial, era un per­fec­to des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co has­ta que a fi­na­les de sep­tiem­bre se fue de via­je a su país, Chi­na. Su mu­jer de­nun­ció que no ha­bía vuel­to a te­ner no­ti­cias su- yas des­pués de que le en­via­ra el in­quie­tan­te emo­ti­cono de un cu­chi­llo. Las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les fran­ce­sas abrie­ron una in­ves­ti­ga­ción e In­ter­pol pi­dió a Pe­kín ex­pli­ca­cio­nes. Tres días des­pués, Chi­na re­co­no­cía que man­te­nía a Meng en una cár­cel acu­sa­do de co­rrup­ción. Des­de en­ton­ces, po­co más se ha sa­bi­do del ca­so.

Ca­si dos me­ses des­pués, en la reunión de la or­ga­ni­za­ción po­li­cial, a pe­sar de las de­ce­nas de agen­tes de to­do el mun­do pre­sen­tes en la ci­ta, na­die pa­re­ce sa­ber na­da del asun­to. “El 7 de oc­tu­bre, re­ci­bi­mos la di­mi­sión del se­ñor Meng y, de for­ma pa­ra­le­la, el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad nos in­for­mó de que el an­te­rior pre­si­den­te ya tam­po­co era de­le­ga­do. Sé que sue­na un po­co téc­ni­co, pe­ro eso es to­do lo que sa­be­mos”, res- pon­dió el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de In­ter­pol, el ale­mán Jür­gen Stock, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa pre­via al ini­cio de los tra­ba­jos de la or­ga­ni­za­ción.

Stock anun­ció que la 87ª asam­blea, a la que acu­den 173 de los 192 miem­bros de In­ter­pol, ele­gi­rá a un nue­vo pre­si­den­te, car­go pa­ra el que se pos­tu­lan el ru­so Ale­xan­der Pro­kop­chuk y el sur­co­reano Kim Jong Yang, quien ha cu­bier­to de for­ma in­te­ri­na el pues­to de Meng. En su dis­cur­so de aper­tu­ra po­co des­pués, Kim in­for­mó de que tam­bién se vo­ta­rá la re­elec­ción de Stock y la ad­mi­sión de tres nue­vos miem­bros: Ko­so­vo, Va­nua­tu y Ki­ri­ba­ti.

“No sa­be­mos na­da”, ase­gu­ran los­miem­bros de tres de­le­ga­cio­nes cuan­do EL PAÍS les pre- gun­ta por Meng. Y pa­re­cen sin­ce­ros. De he­cho, la po­li­cía de Lyon, don­de tie­ne su se­de In­ter­pol, ce­rró el miér­co­les la in­ves­ti­ga­ción del ca­so. Al pa­re­cer, no ha en­con­tra­do prue­bas que res­pal­den la de­nun­cia de Gra­ce Meng, la mu­jer del ex­pre­si­den­te de In­ter­pol, quien en oc­tu­bre ase­gu­ró que ha­bía re­ci­bi­do una lla­ma­da ame­na­zan­te po­co des­pués de que es­te fue­ra de­te­ni­do a su lle­ga­da a Chi­na.

In­ter­pol ca­re­ce de agen­tes pro­pios o po­de­res pa­ra in­ves­ti­gar. Así que hay po­cas po­si­bi­li­da­des de des­cu­brir qué ha si­do de Meng y si las acu­sa­cio­nes de que acep­tó so­bor­nos y otros de­li­tos tie­nen fun­da­men­to, o si el ve­te­rano miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino ha si­do víc­ti­ma de una pur­ga po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.