Ca­li­for­nia, una ho­gue­ra lis­ta pa­ra ar­der de nue­vo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los bom­be­ros que lo han vis­to to­do di­cen que nun­ca ha­bían vis­to es­to. Sa­bían que ve­nía, es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra lo peor. Pe­ro es­to no era lo peor, era otra co­sa. El in­cen­dio que arra­só Pa­ra­di­se (Ca­li­for­nia) si­gue pro­du­cien­do ci­fras es­pe­luz­nan­tes diez días des­pués. No hay un por qué con­cre­to pa­ra ex­pli­car al me­nos 76 muer­tos, más de 1.200 des­apa­re­ci­dos y 12.000 edi­fi­cios des­trui­dos. Hay una ca­sua­li­dad de­trás de otra, un ca­pri­cho es­pan­to­so. Pe­ro esas ca­sua­li­da­des se die­ron so­bre una reali­dad que se ha he­cho in­quie- tan­te­men­te pre­sen­te: Ca­li­for­nia es una ho­gue­ra lis­ta pa­ra ar­der en cual­quier mo­men­to.

El jue­ves 8 de no­viem­bre, so­bre las 6.30, John Mes­si­na re­ci­bió la lla­ma­da de que ha­bía em­pe­za­do un fue­go en uno de los ba­rran­cos que ro­dean Pa­ra­di­se, cer­ca de una pe­da­nía lla­ma­da Pul­ga. Mes­si­na es uno de los je­fes del De­par­ta­men­to de Bos­ques y Pro­tec­ción con­tra el Fue­go de Ca­li­for­nia (Cal Fi­re) en el con­da­do de But­te, al nor­te de Sa­cra­men­to. Fue el pri­mer hom­bre al man­do del in­cen­dio. “En ese mo­men­to me­día en­tre seis y ocho hec­tá­reas. Es­ta­ba en un lu­gar de di­fí­cil ac­ce­so”, cuen­ta a EL PAÍS. En lo que tar­da­ron en pe­dir re­cur­sos y en­trar, jus­to an­tes de las sie­te de la ma­ña­na, ha­bía cre­ci­do a 80 hec­tá­reas.

No era una pro­gre­sión nor­mal de un fue­go. “Ca­li­for­nia lle­va cin­co años en si­tua­ción de se­quía”, ex­pli­ca Ste­ve Kauf­mann, por­ta­voz de Cal Fi­re en el con­da­do de Ven­tu­ra, don­de se vi­vió en di­ciem­bre de 2017 el in­cen­dio más gran­de de la his­to­ria del Es­ta­do, que se­ría su­pe­ra­do so­lo ocho me­ses des­pués. “Pa­ra dar una ex­pli­ca­ción sen­ci­lla: en es­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.