El 68 cu­bano

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Apo­yo ofi­cial

Cu­ba es­tre­na Cons­ti­tu­ción, pe­ro pa­re­cie­ra que so­lo inau­gu­ra un ar­tícu­lo. De los 224 de que cons­ta, uno en con­cre­to, el 68, con­ci­ta to­da la aten­ción: el ar­tícu­lo que abre la puer­ta al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, muy con­tes­ta­do por las igle­sias y par­te de la so­cie­dad de la is­la. Si se le su­ma el 40, que es­ta­ble­ce la igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción por ra­zón de gé­ne­ro o iden­ti­dad se­xual, se tie­ne el de­ba­te per­fec­to so­bre la nue­va Ley Fun­da­men­tal, que se vo­ta­rá en fe­bre­ro y sus­ti­tui­rá a la de 1976. El mun­do LGT­BI ve al al­can­ce de la mano un lo­gro lar­ga­men­te an­he­la­do; los crí­ti­cos, un ejer­ci­cio de ga­to­par­dis­mo que ape­nas cam­bia na­da. Otros la­men­tan que la dis­cu­sión ha­ya to­ma­do la par­te por el to­do, mien­tras los fie­les de las dis­tin­tas igle­sias aler­tan de una abe­rra­ción con­tra na­tu­ra.

El ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio —for­mu­la­do co­mo “unión en­tre dos per­so­nas”, sin es­pe­ci­fi­car el se­xo— no es la úni­ca no­ve­dad de la Cons­ti­tu­ción, que tam­bién re­co­no­ce la pro­pie­dad pri­va­da, la im­por­tan­cia de la in­ver­sión ex­tran­je­ra y la li­mi­ta­ción del man­da­to pre­si­den­cial, en­tre otras cues­tio­nes. Pe­ro su so­la for­mu­la­ción, en un país don­de en los se­sen­ta los ho­mo­se­xua­les eran con­fi­na­dos en cam­pos de re­edu­ca­ción, su­po­ne to­da una apues­ta.

Una apues­ta con nom­bre y ape­lli­dos, los de Ma­rie­la Cas­tro, hi­ja de Raúl Cas­tro, y del Cen­tro Na­cio­nal de Edu­ca­ción Se­xual (Ce­ne­sex), re­fe­ren­te de la co­mu­ni­dad LGT­BI. Ma­nuel Váz­quez, sub­di­rec­tor del Ce­ne­sex, es­ti­ma que es­te avan­ce “es un pa­so muy po­si­ti­vo en el con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano, mar­ca­do por re­tro­ce­sos en los de­re­chos LGT­BI, la sa­lud re­pro­duc­ti­va y se­xual y la vio­len­cia de gé­ne­ro”. “Con la nue­va Cons­ti­tu­ción, to­da la po­bla­ción ga­na­rá en de­re­chos, no so­lo los ho­mo­se­xua­les. El 68, y el 40, que es su fun­da­men­to, nos per­mi­ti­rá avan­zar ha­cia una so­cie­dad más di­ver­sa. No se tra­ta so­lo de ce­le­brar nues­tro or­gu­llo, sino de reivin­di­car nues­tras vi­ven­cias co­mo una for­ma le­gí­ti­ma en una so­cie­dad más in­clu­si­va”, sub­ra­ya Váz­quez, que re­cuer­da el apo­yo ex­plí­ci­to a es­ta ini­cia­ti­va del pre­si­den­te cu­bano, Mi­guel Díaz-Ca­nel. Su­sa­na Her­nán­dez, ac­ti­vis­ta LGT­BI, no pue­de ocul­tar su go­zo, aun cons­cien­te de la opo­si­ción que des­pier­ta el pro­yec­to. “El Go­bierno re­co­no­ce la le­gi­ti­mi­dad y los de­re­chos de un gru­po po­bla­cio­nal; so­lo es­to ya es un avan­ce. Se re­co­no­ce así un tra­ba­jo de años del ac­ti­vis­mo. Pe­ro Cu­ba si­gue sien­do un país ma­chis­ta y pa­triar­cal y hay una fuer­te opo­si­ción que la Asam­blea Na­cio­nal de­be su­pe­rar. No se de­bía so­me­ter a vo­ta­ción un ar­tícu­lo re­la­ti­vo a de­re­chos hu­ma­nos; vo­tar­lo es arries­ga­do por la fuer­te cam­pa­ña de al­gu­nas igle­sias, so­bre to­do las evan­gé­li­cas. Pe­ro hay que sal­var es­ta Cons­ti­tu­ción, in­clu­so aun­que no es­te­mos de acuer­do con al­gu­nos ar­tícu­los”, ex­pli­ca.

Her­nán­dez des­gra­na los re­tos por de­lan­te una vez apro­ba­do el tex­to: “Ha­brá que mo­di­fi­car el có- di­go de fa­mi­lia y el ci­vil pa­ra in­tro­du­cir cam­bios en la adop­ción, la re­pro­duc­ción asis­ti­da (aho­ra so­lo pa­ra pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les), el re­gis­tral pa­ra la iden­ti­dad de gé­ne­ro y, en el pe­nal, pa­ra en­fren­tar la dis­cri­mi­na­ción y los de­li­tos de odio”.

Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz, mi­li­tan­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba (PCC) y gay, re­cuer­da que en 2012 la for­ma­ción asu­mió la no dis­cri­mi­na­ción por orien­ta­ción se­xual: “Sin esos pa­sos pre­vios no ha­bría­mos lle­ga­do has­ta aquí”. “He­mos asis­ti­do a un in­tere­san­tí­si­mo pro­ce­so de con­sul­ta po­pu­lar, con una dis­cu­sión ne­ce­sa­ria. El ar­tícu­lo 68 fue el que más pro­pues­tas re­ci­bió”, ex­pli­ca en alu­sión a la con­sul­ta que du­ran­te tres me­ses, has­ta el pa­sa­do jue­ves, re­co­gió las pro­pues­tas de los ciu­da­da­nos so­bre el bo­rra­dor cons­ti­tu­cio­nal.

“Es­te de­ba­te ha ido mu­cho más allá, ha si­do un re­fe­ren­do ade­lan­ta­do de las pos­tu­ras de la so­cie­dad cu­ba­na acer­ca de la di­ver­si­dad se­xual en el que exor­ci­za­mos los vie­jos de­mo­nios de la ho­mo­fo­bia y la trans­fo­bia. Pe­se a la re­sis­ten­cia de una par­te de la so­cie­dad, la vo­lun­tad po­lí­ti­ca del Es­ta­do ha que­da­do cla­ra. El pre­si­den­te ha apo­ya­do el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, se no­ta una con­vic­ción en la di­rec­ción del país”, ex­pli­ca el ac­ti­vis­ta. Con­ven­ci­do de que el re­fe­rén­dum de fe­bre­ro, y el nue­vo tex­to, “es un pun­to de par­ti­da, no de lle­ga­da”, Ro­drí­guez Cruz re­cuer­da que com­par­te mi­li­tan­cia en el par­ti­do con de­trac­to­res del ar­tícu­lo 68. “Hay com­pa­ñe­ros evan­gé­li­cos que se opo­nen al ma­tri­mo­nio gay. Es ha­la­ga­dor que a la gen­te le preo­cu­pe más mi­ma­tri­mo­nio que otros asun­tos”, bro­mea.

Fren­te a los ac­ti­vis­tas, la pos­tu­ra de las igle­sias evan­gé­li­cas ro­za un áni­mo de cru­za­da. En la fa­cha­da de un tem­plo me­to­dis­ta del Ve­da­do cuel­gan dos car­te­lo­nes que re­zan: “La fa­mi­lia co­mo Dios la creó. Ma­tri­mo­nio Hom­bre + Mu­jer”. “¿Ne­ce­si­ta más ex­pli­ca­ción que eso? To­do lo de­más es una abe­rra­ción”, di­ce el La ac­ti­vis­ta Su­sa­na Her­nán­dez ha crea­do un iti­ne­ra­rio lla­ma­do Into Queer Ha­va­na, re­co­men­da­do a sus clien­tes LGT­BI por la pla­ta­for­ma AirBnB. La nue­va Cons­ti­tu­ción “pue­de po­ten­ciar el tu­ris­mo pa­ra es­te seg­men­to de la po­bla­ción, es un fac­tor a te­ner en cuen­ta. La gen­te quie­re sen­tir­se có­mo­da, y ca­da vez se pro­mo­cio­nan más am­bien­tes pa­ra la di­ver­si­dad. Aho­ra hay al me­nos sie­te ba­res pa­ra gais en La Ha­ba­na”, con­si­de­ra.

Su ru­ta su­po­ne otro ejem­plo: “Es la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de es­te ti­po. Per­mi­te una pri­me­ra vi­sión de la ciu­dad pa­ra ate­rri­zar en ella con se­gu­ri­dad. Y el im­pac­to que to­do es­to es­tá te­nien­do en los me­dios in­ter­na­cio­na­les su­po­ne tam­bién un plus de em­po­de­ra­mien­to por­que aún que­da mu­cho por ha­cer en el te­ma del or­gu­llo, de la vi­si­bi­li­dad”.

La apues­ta por la di­ver­si­dad va más allá: el gru­po Ga­vio­ta, una de las cor­po­ra­cio­nes tu­rís­ti­cas más im­por­tan­tes del país, y pro­pie­dad de las fuer­zas ar­ma­das, sus­cri­bió en agos­to un con­ve­nio con un gru­po eu­ro­peo pa­ra ges­tio­nar un ho­tel LGT­BI en la is­la. custodio. En un hu­mil­dí­si­mo tem­plo bau­tis­ta del cen­tro, el diá­cono Es­bán Pra­do ex­pli­ca su par­ti­ci­pa­ción en la con­sul­ta po­pu­lar a tra­vés del Co­mi­té de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción lo­cal: “Pe­di­mos que se eli­mi­na­ran va­rios pá­rra­fos de los ar­tícu­los 68 y 40, por­que el Es­ta­do de­be in­cen­ti­var la pa­re­ja he­te­ro­se­xual y mo­nó­ga­ma, ba­sa­men­to na­tu­ral de la pro­crea­ción. Si el tex­to que se so­me­te a vo­ta­ción en fe­bre­ro no re­co­ge nues­tras pro­pues­tas, los bau­tis­tas vo­ta­re­mos en con­tra o nos abs­ten­dre­mos”.

Los co­lo­res del ar­coí­ris se im­po­nen pues so­bre la am­pli­tud gris del res­to del ar­ti­cu­la­do, y so­bre la púr­pu­ra de una Igle­sia ca­tó­li­ca que se re­tra­tó me­dian­te un men­sa­je pas­to­ral de los obis­pos que re­su­mía sus dis­cre­pan­cias: su opo­si­ción al ma­tri­mo­nio gay, a que la edu­ca­ción es­té en ma­nos del Es­ta­do o a “la ideo­lo­gía de gé­ne­ro co­mo co­rrien­te fo­rá­nea apo­ya­da des­de el ofi­cia­lis­mo”.

Pe­ro en pri­va­do, des­de el ano­ni­ma­to, al­gu­nos pas­to­res afi­nan las crí­ti­cas. “To­do es fa­cha­da, apa­rien­cia. La Cons­ti­tu­ción si­gue sien­do el re­fle­jo de la ideo­lo­gía de un par­ti­do. Pe­ro en la Igle­sia so­lo mor­de­mos la car­na­da de los te­mas de éti­ca, co­mo el­ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Es ob­vio que de­fen­de­mos el ma­tri­mo­nio de hom­bre y mu­jer, y la vi­da si se ha­bla del abor­to, pe­ro ¿por qué no de­fen­de­mos la vi­da a dia­rio, la vi­da de las fa­mi­lias que no tie­nen que co­mer?”, se pre­gun­ta el pá­rro­co de una igle­sia de Cen­tro Ha­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.