Una sen­ten­cia ca­nó­ni­ca so­bre abu­sos ad­mi­te que la Igle­sia mi­ró “a otro la­do”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - El aval de Ro­ma

El tri­bu­nal ecle­siás­ti­co de la dió­ce­sis de Ma­llor­ca dic­tó una sen­ten­cia ca­nó­ni­ca en mar­zo de 2013 so­bre un ca­so gra­ve de abu­sos a me­no­res en la que ad­mi­te la cul­pa de la Igle­sia por en­cu­bri­mien­to de es­tas con­duc­tas. EL PAÍS ha­ce pú­bli­ca esa sen­ten­cia, ocul­ta has­ta aho­ra co­mo el res­to de las im­pues­tas por tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos.

La re­so­lu­ción ca­nó­ni­ca, pro­te­gi­da por el se­cre­to pon­ti­fi­cio, se pro­du­jo con el pa­pa Fran­cis­co re­cién ele­gi­do y vi­gen­te en Ro­ma la doc­tri­na de to­le­ran­cia ce­ro fren­te a la pe­de­ras­tia. El fa­llo del tri­bu­nal ecle­siás­ti­co ad­mi­te en su apar­ta­do de he­chos pro­ba­dos que “con el pa­so del tiem­po se ha de­ja­do de en­cu­brir a es­tas per­so­nas [cu­ras pe­de­ras­tas], que por el car­go que ejer­cían apa­re­cían an­te la so­cie­dad ador­na­das de una hon­ra­dez fue­ra de to­da du­da”.

La sen­ten­cia tam­bién se­ña­la las de­bi­li­da­des de la Igle­sia fren­te a es­tos ca­sos: “Se mi­ra­ba, con fre­cuen­cia, ha­cia otro la­do, di­si­mu­lan­do los he­chos que apa­re­cían. Hoy en día se ha­bla de to­le­ran­cia ce­ro an­te los com­por­ta­mien­tos abu­si­vos, de los cua­les se con­si­de­ra un agra­van­te la au­to­ri­dad con que los abu­sa­do­res se pre­sen­tan de­lan­te de las víc­ti­mas inocen­tes me­no­res de edad”. Fir­ma­da por tres jue­ces y un no­ta­rio ecle­siás­ti­cos, to­dos ellos sa­cer­do­tes, la sen­ten­cia apli­có a es­te ca­so el cas­ti­go más du­ro que pre­vé el Có­di­go Ca­nó­ni­co: “Sien­do muy gra­ves, por su na­tu­ra­le­za y tam­bién por su nú­me­ro, los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por el acu­sa­dor, se le im­po­ne a Pe­re Bar­ce­ló Ri­gó, pres­bí­te­ro, la pe­na má­xi­ma de ex­pul­sión del es­ta­do cle­ri­cal”.

Es la pri­me­ra sen­ten­cia ecle­siás­ti­ca en Es­pa­ña tras el en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca va­ti­ca- na que im­pu­so el pa­pa Be­ne­dic­to XVI que con­clu­ye con la ex­pul­sión del sa­cer­do­te abu­sa­dor. Los he­chos juz­ga­dos se re­mon­tan a 1998, cuan­do el ca­te­quis­ta Ma­teu Fe­rrer sor­pren­dió al cu­ra Pe­re Bar­ce­ló en ro­pa in­te­rior jun­to a una ni­ña de 10 años en el so­fá de la pa­rro­quia de Can Pi­ca­fort. Fe­rrer in­ves­ti­gó el ca­so por su cuen­ta, pre­gun­tó a otros ni­ños de la ca­te­que­sis, ha­bló con el sa­cer­do­te que ha­bía ocu­pa­do la pla­za an­tes del su­pues­to abu­sa­dor y co­no­ció otros abu­sos del mis­mo cu­ra en Ca­la Ra­ja­da a otras ni­ñas. Du­ran­te ese tiem­po, el sa­cer­do­te si­guió abu­san­do de la me­nor. Ese mis­mo año, el ca­te­quis­ta co­mu­ni­có los he­chos a la dió­ce­sis de Ma­llor­ca y a las au­to­ri­da­des ci­vi­les. La Igle­sia no hi­zo na­da, ni si­quie­ra abrió un pro­ce­di­mien­to en el tri­bu­nal ecle­siás­ti­co. El fis­cal Pe­dro Ho­rrach or­de­nó di­li­gen­cias pa­ra in­ves­ti­gar lo su­ce­di­do, pe­ro la ni­ña a la que el ca­te­quis­ta ha­bía vis­to con el sa­cer­do­te ne­gó los abu­sos y la cau­sa se ar­chi­vó un tiem­po des­pués. Tu­vie­ron que pa­sar más de 10 años pa­ra que el ca­so re­na­cie­ra tras un re­por­ta­je que emi­tió la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca de Ca­ta­lu­ña, TV3, don­de se re­cor­da­ba el epi­so­dio de Can Pi­ca­fort.

El obis­pa­do de Ma­llor­ca se mo­vi­li­zó y abrió un pro­ce­di­mien­to a co­mien­zos de 2011. En fe­bre­ro de ese año, una mu­jer que su­pues­ta­men­te ha­bía su­fri­do abu­sos de Pe­re Bar­ce­ló en Ca­la Ra­ja­da —ya pres­cri­tos an­te la jus­ti­cia— de­nun­ció los he­chos a tra­vés de la aso­cia­ción de la Red de Ayu­da de Ni­ños Abu­sa­dos an­te la dió­ce­sis de Ma­llor­ca. En mar­zo, el obis­po, Mon­se­ñor Mur­gui So­riano, de­ci­dió “ce­sar de to­dos los ofi­cios pas­to­ra­les, apar­tar de to­do tra­to con meno- Tras la sen­ten­cia ecle­siás­ti­ca que lo ex­pul­sa­ba de la Igle­sia, Pe­re Bar­ce­ló se en­fren­tó en 2014 a un pro­ce­so ju­di­cial en los tri­bu­na­les ma­llor­qui­nes, un año des­pués de ha­ber si­do apar­ta­do por el Tri­bu­nal Ecle­siás­ti­co de Ma­llor­ca. La Sec­ción Se­gun­da de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pal­ma con­de­nó el 7 de ju­lio de 2016 a Pe­re Bar­ce­ló a seis años de pri­sión “por un de­li­to con­ti­nua­do de agre­sión se­xual con pe­ne­tra­ción bu­cal y ac­ce­so car­nal a me­no­res de 12 años”.

A di­fe­ren­cia del pro­ce­so ca­nó­ni­co, en el que ne­gó to­das las acu­sa­cio­nes, el sa­cer­do­te re­co­no­ció an­te la Au­dien­cia Pro­vin­cial to­dos los de­li­tos “pun­to por pun­to y he­cho por he­cho”. En el turno de la úl­ti­ma pa­la­bra, “acep­tó la ca­li­fi­ca­ción ju­rí­di­ca y la pe­na so­li­ci­ta­da por las acu­sa­cio­nes”. El tri­bu­nal acla­ra en la sen­ten­cia que no pro­ce­de fi­jar una re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca pa­ra la víc­ti­ma por­que la Igle­sia ya se ha­bía ocu­pa­do de ello en la re­so­lu­ción ca­nó­ni­ca.

La re­pa­ra­ción del da­ño y la con­fe­sión de los he­chos por par­te de Pe­re Bar­ce­ló fue­ron atenuantes pa­ra que la Fis­ca­lía re­ba­ja­ra su pe­ti­ción de pe­na y acep­ta­ra los seis años de cár­cel que el sa­cer­do­te es­tá cum­plien­do en la pri­sión de Se­go­via. res y prohi­bir el ejer­ci­cio pú­bli­co del mi­nis­te­rio” a Bar­ce­ló.

Ro­ma no so­lo ava­ló es­ta de­ci­sión, sino que la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, en­ca­be­za­da por el tam­bién ma­llor­quín Luis Fran­cis­co La­da­ria, le­van­tó el pla­zo de pres­crip­ción de los su­pues­tos de­li­tos y or­de­nó abrir el pro­ce­so pe­nal con­tra el sa­cer­do­te. La víc­ti­ma que dio ori­gen a es­te ca­so y que ne­gó los abu­sos en 1998 ad­mi­tió por pri­me­ra vez los he­chos en no­viem­bre de 2012 y tam­bién se ani­mó a de­nun­ciar­los tan­to a la jus­ti­cia or­di­na­ria co­mo en la dió­ce­sis. En su de­cla­ra­ción an­te el tri­bu­nal ecle­siás­ti­co de­ta­lló có­mo Pe­re Bar­ce­ló la ha­bía vio­la­do en una de­ce­na de oca­sio­nes. Ade­más de abu­sar de ella, el cu­ra hi­zo uso de la vio­len­cia fí­si­ca, se­gún su re­la­to. Le aga­rra­ba los bra­zos cuan­do ella for­ce­jea­ba o le “ta­pa­ba la bo­ca cuan­do ella su­fría do­lor an­te la pe­ne­tra­ción”. La víc­ti­ma ex­pli­có que si no lo con­tó en su día fue por mie­do an­te las ame­na­zas del cu­ra: “Me avi­só de que si de­cía al­go lo pa­ga­ría ca­ro”.

El acu­sa­do ne­gó to­dos los he­chos an­te los jue­ces ecle­siás­ti­cos y los atri­bu­yó a una ven­gan­za del ca­te­quis­ta que lo de­nun­ció y del cu­ra que ocu­pó an­tes su pues­to en Can Pi­ca­fort. En mar­zo de 2013, el tri­bu­nal ecle­siás­ti­co fa­lló con­tra el sa­cer­do­te, al que ex­pul­só del es­ta­do cle­ri­cal. Es la pri­me­ra vez que la Igle­sia con­de­na a un sa­cer­do­te a la má­xi­ma pe­na an­tes de que se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.