La fie­bre por Ele­na Fe­rran­te sal­ta a la te­le­vi­sión

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Tras ven­der 30 mi­llo­nes de li­bros en to­do el mun­do, la sa­ga na­po­li­ta­na fir­ma­da por Ele­na Fe­rran­te lle­ga a la te­le­vi­sión. HBO Es­pa­ña es­tre­na hoy la se­rie ins­pi­ra­da en La ami­ga es­tu­pen­da, pri­mer vo­lu­men de la exi­to­sa te­tra­lo­gía Dos ami­gas. Es la en­tre­ga ini­cial de una adap­ta­ción en cua­tro tem­po­ra­das, una por ca­da vo­lu­men, que su­ma­rá 32 ca­pí­tu­los. Los ocho pri­me­ros co­rren a car­go de Sa­ve­rio Cos­tan­zo, di­rec­tor ro­mano de 42 años que ya es­tu­vo a pun­to de adap­tar, ha­ce una dé­ca­da, otra no­ve­la de es­ta es­cri­to­ra cu­ya iden­ti­dad fue des­co­no­ci­da du­ran­te­mu­cho tiem­po, has­ta que la pren­sa ita­lia­na des­ve­ló en 2016 que el seu­dó­ni­mo es­con­de a la tra­duc­to­ra Ani­ta Ra­ja.

Fue la mis­ma au­to­ra quien es­co­gió a Cos­tan­zo pa­ra di­ri­gir la se­rie, co­pro­du­ci­da por la RAI y HBO. “Cuan­do leí los li­bros, no me ima­gi­né di­ri­gien­do una adap­ta­ción”, re­co­no­ció Cos­tan­zo en la pa­sa­da Mos­tra de Ve­ne­cia, don­de se es­tre­na­ron los pri­me­ros epi­so­dios. “Aca­ba­ba de lle­var al ci­ne otro best-se­ller, La so­le­dad de los nú­me­ros pri­mos [de Pao­lo Gior­dano], y me ha­bía prohi­bi­do vol­ver a ha­cer na­da pa­re­ci­do. Que­ría evi­tar las com­pa­ra­cio­nes y la de­cep­ción inevi­ta­ble de al­gu­nos lec­to­res”, aña­dió. Que Fe­rran­te im­pu­sie­ra su nom­bre le hi­zo cam­biar de opi­nión: “No me dio mie­do, por­que com­par­ti­mos el­mis­mo ima­gi­na­rio. Si me pi­die­ran que hi­cie­ra Bla­de Run­ner, se­gu­ra­men­te no sa­bría, pe­ro es­to sí lo sé ha­cer. Fue co­mo pro­bar­me unos za­pa­tos có­mo­dos. So­lo te­nía que po­ner­me a an­dar”.

Es­ta pri­me­ra tem­po­ra­da se dis­tin­gue por su fi­de­li­dad a las pá­gi­nas de Fe­rran­te. Tam­bién por su grá­fi­ca for­ma de re­pro­du­cir la vio­len­cia que ro­dea a las ni­ñas pro­ta­go­nis­tas, la con­cien­zu­da Ele­na Greco, Le­nù, y su­me­jor ami­ga, la­más im­pe­tuo­sa Raf­fae­lla Ce­ru­llo, a la que lla­man Li­la. Cos­tan­zo se es­for­zó en no dul­ci­fi­car lo que des­cri­be la no­ve­la, am­bien­ta­da en un hu­mil­de ba­rrio na­po­li­tano du­ran­te la pos­gue­rra. Tam­po­co ha he­cho con­ce­sio­nes pa­ra aco­mo­dar­la al gus­to es­ta­dou­ni­den­se: la se­rie se ro­dó en ita­liano y con­tie­ne mu­chos diá­lo­gos en dia­lec­to na­po­li­tano.

“HBO que­ría al­go au­tén­ti­co. No me im­pu­sie­ron na­da y pu­de ir adon­de qui­sie­ra”, ase­gu­ra el ci­neas­ta. Las pro­ta­go­nis­tas son in­ter­pre­ta­das, a sus dis­tin­tas eda­des, por una do­ce­na de ac­tri­ces, se­lec­cio­na­das en­tre 9.000 as­pi­ran­tes. So­lo una, Gaia Gi­ra­ce, quien en­car­na a Li­la a los 15 años, te­nía ex­pe­rien­cia in­ter­pre­ta­ti­va.

El mar­ke­ting ha sa­bi­do ven­der la sa­ga de Fe­rran­te co­mo una gran his­to­ria de amis­tad fe­me­ni­na, pe­ro Cos­tan­zo es­tá con­ven­ci­do de que el te­ma de la te­tra­lo­gía es otro: “Los li­bros ha­blan so­bre el po­der de la edu­ca­ción. Cuen­tan que un pro­fe­sor pue­de sal­var­te la vi­da y cam­biar tu des­tino. El co­no­ci­mien­to y la cul­tu­ra son las úni­cas ma­ne­ras de cons­truir un al­ma só­li­da. Esa es la idea más po­lí­ti­ca y pro­vo­ca­do­ra del li­bro, aun­que es­té es­con­di­da den­tro de una his­to­ria de amis­tad y sen­ti­mien­tos”.

La fic­ción fue ro­da­da en Ca­ser­ta, cer­ca de Ná­po­les, don­de se re­cons­tru­yó el Rio­ne Luz­zat­ti, el ba­rrio hu­mil­de don­de trans­cu­rren los li­bros. “In­ten­ta­mos ro­dar en de­co­ra­dos na­tu­ra­les, pe­ro no era po­si­ble sa­car a los ve­ci­nos de sus ca­sas du­ran­te tan­tos me­ses”, afir­ma Cos­tan­zo.

Igual que la sa­ga li­te­ra­ria, la adap­ta­ción se ca­rac­te­ri­za por su apa­ren­te sim­pli­ci­dad. El rea­li­za­dor pa­re­ce aban­do­nar sus mar­cas de es­ti­lo pa­ra uti­li­zar una de­li­be­ra­da so­brie­dad. A Cos­tan­zo le com­pla­ce el co­men­ta­rio: “Era un re­to, por­que uno de­be con­tro­lar su ego a lo lar­go de ocho ho­ras de me­tra­je. Pe­ro el pro­ta­go­nis­ta no te­nía que ser yo, sino la his­to­ria. El di­rec­tor es­tá en to­das par­tes, pe­ro siem­pre un po­co es­con­di­do. Es exac­ta­men­te lo mis­mo que ha­ce Fe­rran­te co­mo na­rra­do­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.