Mer­kel y Ma­cron lan­zan la ba­ta­lla por la re­for­ma de la zo­na eu­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Re­sis­ten­cia de Ho­lan­da

Las di­fi­cul­ta­des do­més­ti­cas que afron­tan la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron ha­cían te­mer en Bru­se­las que la ho­ja de ru­ta que se fi­ja­ron el pa­sa­do ju­lio en el Pa­la­cio de Me­se­berg que­da­ra he­cha añi­cos. Mer­kel, que ha anun­cia­do su re­nun­cia a la re­elec­ción, afron­ta una con­ti­nua pér­di­da de apo­yos elec­to­ra­les de los par­ti­dos de su coa­li­ción de go­bierno. Y Ma­cron, cu­ya po­pu­la­ri­dad si­gue des­cen­dien­do, se en­fren­ta a una nue­va olea­da de pro­tes­tas en su país.

Eu­ro­pa tie­ne por de­lan­te unos me­ses en los que de­be­rá dar res­pues­ta a va­rios desafíos. Es­ta mis­ma se­ma­na ten­drá so­bre la me­sa las car­pe­tas de la sa­li­da del Reino Uni­do y la cri­sis ita­lia­na. Ame­dio pla­zo, las gran­des fa­mi­lias afron­tan unas elec­cio­nes eu­ro­peas pa­ra las que los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas lle­van tiem­po pre­pa­ran­do el te­rreno. Y to­do ello cuan­do las re­la­cio­nes a la­do y la­do del Atlán­ti­co vuel­ven a en­tur­biar­se tras las úl­ti­mas an­da­na­das de Trump con­tra Ma­cron, el lí­der eu­ro­peo al que se sen­tía más cer­cano. un­que lo alum­bre con fór­ceps, es­to es lo que ne­ce­si­ta Eu­ro­pa. Y tar­de o tem­prano lo ten­drá, pues el fren­te de re­cha­zo no pue­de hun­dir siem­pre to­das las pro­pues­tas in­te­gra­do­ras.

La fór­mu­la fran­co­ale­ma­na pa­ra un pre­su­pues­to de la eu­ro­zo­na es di­cho­sa. Vie­ne a re­lle­nar un hue­co exis­ten­te en la unión mo­ne­ta­ria des­de el ini­cio de los tiem­pos.

El dé­fi­cit de di­se­ño con­sis­tía en que la eu­ro­zo­na no era un área mo­ne­ta­ria óp­ti­ma, en el sen­ti­do que le da­ba su in­ven­tor, Ro­bert Mun­dell: un área de gran cohe­sión y equi­va­len­te ren­ta per cá­pi­ta.

O en su de­fec­to, con fa­ci­li­dad ex­tre­ma pa­ra mo­ver de un rin­cón a otro los fac­to­res de pro­duc­ción, ca­pi­ta­les y tra­ba­ja­do-

Ale­ma­nia y Fran­cia han de­ci­di­do pi­sar el ace­le­ra­dor y dar un nue­vo em­pu­jón al pro­yec­to de in­te­gra­ción an­te el Con­se­jo Eu­ro­peo de di­ciem­bre. “No po­de­mos ir a los co­mi­cios de ma­yo con las ma­nos va­cías. Los po­pu­lis­tas nos co­me­rían”, re­su­mie­ron fuentes co­mu­ni­ta­rias, que des­ta­ca­ron el sal­to ade­lan­te que su­po­ne la pro­pues­ta que los mi­nis­tros fran­cés, Bruno Le Mai­re; y ale­mán, Olaf Scholz, lle­va­ron al Eu­ro­gru­po. “El eje fran­co­ale­mán es­tá más vi­vo que nun­ca”, agre­ga­ron fuentes di­plo­má­ti­cas ale­ma­nas. res, de for­ma que pu­die­se reac­cio­nar au­to­má­ti­ca­men­te con­tra cual­quier “cri­sis asi­mé­tri­ca”, co­mo la Gran Re­ce­sión, que ma­cha­có al Sur y so­lo atur­dió al Nor­te.

¿Có­mo ope­ran esas áreas? Lle­van­do re­cur­sos a los paí­ses per­ju­di­ca­dos o mano de obra des­de es­tos a los me­nos da­ña­dos.

Al­go muy ur­gen­te, so­bre to­do, por­que los dé­bi­les, al ac­ce­der al eu­ro, se que­da­ron sin un ar­ma útil, la de­va­lua­ción mo­ne­ta­ria; aun­que es­pe­cio­sa, pues siem­pre de­be acom­pa­ñar­se de una es­ta­bi­li­za­ción (de­va­lua­ción in­ter­na de ren­tas). Y así com­ba­tían a pe­cho des­cu­bier­to.

El pre­su­pues­to de la eu­ro­zo­na es la res­pues­ta: una ca­pa­ci­dad fis­cal pa­ra ha­cer jus­ta­men­te eso, “au­men­tar el ni­vel de con-

“Ha­ce un año no po­día­mos ni usar la pa­la­bra pre­su­pues­to y aho­ra hay una pro­pues­ta fran­co­ale­ma­na. Es­to es pa­ra no­so­tros un avan­ce po­lí­ti­co im­por­tan­te”, sos­tu­vo Le Mai­re en una com­pa­re­cen­cia con­jun­ta con Scholz tras la reunión. Has­ta ha­ce po­co más de un año, de he­cho, al fren­te de la car­te­ra ale­ma­na de Fi­nan­zas es­ta­ba Wolf­gang Schäu­ble, quien des­de el prin­ci­pio con­si­de­ró que ese pro­yec­to no era “rea­lis­ta”.

Y sa­car­lo ade­lan­te no se­rá fá­cil. Fran­cia y Ale­ma­nia tie­nen ver­gen­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad” de to­da la eu­ro­zo­na. Y apo­yar las in­ver­sio­nes y re­for­mas que los paí­ses en cri­sis sue­len re­cor­tar de in­me­dia­to cuan­do aso­ma el lo­bo re­ce­si­vo.

No im­por­ta la can­ti­dad ini­cial (se ha­bla de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros) sino el prin­ci­pio. No más cri­sis (que lle­ga­rán) sin ese bo­te sal­va­vi­das pre­su­pues­ta­rio, ade­más del mo­ne­ta­rio. El pre­su­pues­to cum­ple así una fun­ción de es­ta­bi­li­za­ción. Y le ayu­da­ría un se­gu­ro de des­em­pleo co­mún. La pro­pues­ta os­ten­ta otras vir­tu­des: 1. El pre­su­pues­to de la eu­ro­zo­na “se­rá par­te del pre­su­pues­to de la UE”: al mis­mo tiem­po, un pre­su­pues­to y una lí­nea pre­su­pues­ta­ria, con lo que de­cae­rán las crí­ti­cas El do­cu­men­to que pre­sen­ta­ron Le Mai­re y Scholz an­cla esas cuen­tas pa­ra los paí­ses de la mo­ne­da úni­ca en el Pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio. En la prác­ti­ca, se tra­ta de un gran fon­do con apor­ta­cio­nes de los paí­ses pa­ra ac­ti­vi­da­des que fa­vo­rez­can el cre­ci­mien­to, desa­rro­llo, in­no­va­ción y ca­pi­tal hu­mano. Esos re­cur­sos per­se­gui­rían la con­ver­gen­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses de la zo­na eu­ro. Pe­ro tam­bién es­ta­bi­li­zar las eco­no­mías en tiem­pos de cri­sis, que o bien in­cu­rren en ele­va­dos dé­fi­cits por el au­men­to de la in­ver­sión o bien afron­tan abul­ta­dos ti­je­re­ta­zos en áreas cla­ve.

La pro­pues­ta re­ci­bió el apo­yo in­me­dia­to de Es­pa­ña. La mi­nis­tra de Eco­no­mía, Na­dia Cal­vi­ño, fue más allá y pu­so de nue­vo so­bre la me­sa la se­gun­da pa­ta de ese pre­su­pues­to, que tam­bién re­co­ge la De­cla­ra­ción deMe­se­berg pe­ro que sus­ci­ta dis­cre­pan­cias en el seno del par­ti­do de Mer­kel, la CDU: un se­gu­ro de des­em­pleo. “A lo lar­go de es­tos me­ses he­mos es­ta­do tra­ba­jan­do con Fran­cia, Ale­ma­nia y otros paí­ses en es­ta idea con­cre­ta. Se ha men­cio­na­do por par­te de Fran­cia, yo lo he desa­rro­lla­do y otros paí­ses lo han apo­ya­do”, ex­pli­có Cal­vi­ño tras el Eu­ro­gru­po.

En un gui­ño a los paí­ses de la lla­ma­da Nue­va li­ga han­seá­ti­ca— li­de­ra­da por Ho­lan­da y for­ma­da por los es­ta­dos nór­di­cos y bál­ti­cos—, el tex­to con­di­cio­na el ac­ce­so a los fon­dos al cum­pli­mien­to de las re­glas fis­ca­les. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Paí­ses Ba­jos, Wop­ke Hoeks­tra, aplau­dió que el pre­su­pues­to es­té den­tro de las cuen­tas co­mu­ni­ta­rias y vin­cu­la­do a re­for­mas. Sin em­bar­go, til­dó su “ne­ce­si­dad” de “me­nos que con­vin­cen­te”. “Lo es­tu­dia­re­mos pe­ro no es­ta­mos con­ven­ci­dos de qué va a so­lu­cio­nar. Hay mu­chos vehícu­los de in­ver­sión en el Pre­su­pues­to. ¿Es­te qué apor­ta?”, zan­ja­ron fuentes di­plo­má­ti­cas ho­lan­de­sas. de in­ten­tar ran­cho apar­te, cuan­do to­dos los Es­ta­dos miem­bros es­tán lla­ma­dos a in­gre­sar en el ran­cho del eu­ro.

2. Se nu­tri­rá de fon­dos adi­cio­na­les: ob­vio por­que, si no, no exis­ti­ría; bra­vo, pues en ma­te­ria fis­cal, lo que no cues­ta, no va­le.

3. Esos re­cur­sos los ma­ne­ja­rá la Co­mi­sión, lo que ale­ja el pe­li­gro de otro apa­ra­to in­ter­gu­ber­na­men­tal ajeno al es­pí­ri­tu co­mu­ni­ta­rio. Y los ben­de­ci­rá el Eu­ro­gru­po, con lo que es­ta ins­ti­tu­ción opa­ca y fan­tas­ma­gó­ri­ca ad­qui­ri­rá al fin un co­me­ti­do es­ti­mu­lan­te y no so­lo sa­cri­fi­cial.

3. Se ne­go­cia­rá “en el con­tex­to” de las Pers­pec­ti­vas Fi­nan­cie­ras Plu­ria­nua­les (el pre­su­pues­to sep­te­nal de la UE). Bien, por­que la eu­ro­zo­na ten­de­rá a pri­vi­le­giar su lí­nea pre­su­pues­ta­ria. Eso in­cen­ti­va­ría a quie­nes aún no han in­gre­sa­do en la unión mo­ne­ta­ria a ha­cer­lo cuan­to an­tes.

4. So­lo apo­ya­rá a los paí­ses que cum­plan la nor­ma­ti­va fis­cal, lo que de­be­ría ablan­dar la vi­ru­len­ta opo­si­ción de los más or­to­do­xos, que en­ca­be­za Ho­lan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.