Las fac­cio­nes de la gue­rra en Yemen dan pa­sos ha­cia un ce­se de las hos­ti­li­da­des

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Asal­to a Ho­dei­da

Le­jos de ami­no­rar la pre­sión so­bre Riad, el Go­bierno ale­mán en­du­re­ció ayer sus re­pre­sa­lias por el ase­si­na­to de Ja­mal Khas­hog­gi, el pe­rio­dis­ta crí­ti­co con el ré­gi­men sau­dí. Por un la­do, pa­ra­li­za­rá la ven­ta de ar­mas de con­tra­tos ya au­to­ri­za­dos en el pa­sa­do y, por otro, im­pe­di­rá la en­tra­da al país de los sos­pe­cho­sos del ase­si­na­to en el con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul a prin­ci­pios de oc­tu­bre.

El mes pa­sa­do, Ber­lín fue la pri­me­ra ca­pi­tal eu­ro­pea en al­zar la voz al anun­ciar que de­ja­ría de ex­por­tar ar­mas a Riad, dan­do a en­ten­der que la me­di­da afec­ta­ría so­lo a los con­tra­tos fu­tu­ros. Tam­bién en­ton­ces, el Go­bierno de An­ge­la Mer­kel ex­pli­có que es­tu­dia­rían qué ha­cer con aque­llos cu­ya ne­go­cia­ción es­ta­ba to­da­vía en mar­cha y aún no se ha­bían fir­ma­do. Aho­ra, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ale­mán con­fir­ma que las en­tre­gas de ar­mas o equi­pos mi­li­ta­res ya apro­ba­das en el pa­sa­do no se rea­li­za­rán, al me­nos de mo­men­to. Los es­fuer­zos de Ber­lín por lo­grar una po­si­ción eu­ro­pea co­mún so­bre el ce­se de ex­por­ta­cio­nes no se han vis­to de mo­men­to se­cun­da­dos por otros paí­ses de la UE.

“Tra­ba­ja­mos con aque­llos que po­sean li­cen­cias [de ex­por­ta­ción] vá­li­das, con el ob­je­ti­vo de que no ha­ya ex­por­ta­cio­nes de Ale­ma­nia ha­cia Ara­bia Sau­dí”, in­di­có an­te la pren­sa un por­ta­voz de Eco­no­mía. El Go­bierno em­plea di­ver­sos “ins­tru­men­tos” pa­ra evi­tar los en­víos, aña­dió. “La im­ple­men­ta­ción es­tá sien­do exa­mi­na­da con el Go­bierno fe­de­ral. Por su­pues­to, es­to tam­bién su­po­ne que las ex­por­ta­cio­nes no son po­si­bles por el mo­men­to”, con­fir­mó a es­te dia­rio a su vez un por­ta­voz de ese mi­nis­te­rio. En el de­par­ta­men­to re­cuer­dan queMer­kel ya de­jó cla­ro que “en la ac­tua­li­dad no se dan los re­qui­si­tos pa­ra en­tre­gar ar­mas” a Riad y evi­tan dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre qué va a pa­sar con con­tra­tos en mar­cha con­cre­tos, co­mo por ejem­plo el as­ti­lle­ro Wol­gast Lürs­sen, en el nor­te del país, que cons­tru­ye 20 pa­tru­lle­ras y don­de tra­ba­jan unas 300 per­so­nas.

La de­ci­sión de Ale­ma­nia ten­drá un efec­to li­mi­ta­do. Las ex- Aun­que ini­cial­men­te la coa­li­ción res­pon­dió reanu­dan­do el asal­to a Ho­dei­da, el úl­ti­mo gran puer­to en ma­nos de lo­sHut­hi, des­de me­dia­dos de la se­ma­na pa­sa­da las fuer­zas pro­gu­ber­na­men­ta­les han de­te­ni­do la ofen­si­va. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que esa ciu­dad se ha con­ver­ti­do en el fo­co cen­tral de la gue­rra des­de que el res­to de los fren­tes se es­ta­bi­li­zó tras la con­quis­ta de Ma­reb el año pa­sa­do. No ha ha­bi­do un anun­cio for­mal de al­to el fue­go, pe­ro las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes de por­ta­vo­ces sau­díes y emi­ra­tíes a fa­vor de nue­vas con­ver­sa­cio­nes pa­re­cen fru­to de los es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos.

En ese con­tex­to, ad­quie­re es­pe­cial re­le­van­cia el apo­yo a “una so­lu­ción po­lí­ti­ca en Yemen” ex­pre­sa­do por el rey Sal­mán de Ara­bia Sau­dí du­ran­te su dis­cur­so de aper­tu­ra del Con­se­jo Con­sul­ti­vo (Shu­ra). El rey Sal­mán ha pre­ci­sa­do, no obs­tan­te, que la im­pli­ca­ción del reino en el con­flic­to “no fue una elec­ción, sino un de­ber” pa­ra ha­cer fren­te a la mi­li­cia Hut­hi. Riad con­si­de­ra que los re­bel­des son un ins­tru­men­to de Irán, su ri­val geo­es­tra­té­gi­co.

Aún que­dan mu­chos es­co­llos por re­sol­ver. Pe­ro si se lo­gra sa­car ade­lan­te la ci­ta de Es­to­col­mo, co­mo in­ten­ta el en­via­do de la ONU, se ha­brá da­do un pa­so que pue­de ser cru­cial pa­ra los mi­llo­nes de ye­me­níes ame­na­za­dos por la ham­bru­na. “Exis­te una opor­tu­ni­dad pa­ra al­can­zar una tre­gua hu­ma­ni­ta­ria”, es­ti­ma un exem­ba­ja­dor ye­me­ní sin ha­cer­se de­ma­sia­das ilu­sio­nes. por­ta­cio­nes ale­ma­nas so­lo re­pre­sen­tan el 1,8% del vo­lu­men to­tal de ar­ma­men­to que ad­qui­rió Ara­bia Sau­dí en los úl­ti­mos cin­co años, se­gún el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Es­to­col­mo pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la Paz (SIPRI, en in­glés). Los gran­des ven­de­do­res de ma­te­rial mi­li­tar a Riad son Es­ta­dos Uni­dos (un 61% del to­tal) y Reino Uni­do (23%).

El Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res tam­bién con­fir­mó ayer que prohi­bi­rá la en­tra­da al país a 18 ciu­da­da­nos sau­díes sos­pe­cho­sos de par­ti­ci­par en el ase­si­na­to de Khas­hog­gi. “Nos he­mos coor­di­na­do con nues­tros alia­dos fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos y de­ci­di­do que im­po­ne­mos una prohi­bi­ción de en­tra­da en la ba­se de da­tos del sis­te­ma Schen­gen”, in­di­có. No se ha in­for­ma­do de la iden­ti­dad de los afec­ta­dos por la prohi­bi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.