El PSOE in­quie­ta a Po­de­mos al apun­tar a un ade­lan­to elec­to­ral en ma­yo

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Du­das en La Mon­cloa

Po­de­mos, so­cio prin­ci­pal del PSOE, reac­cio­nó in­dig­na­do por­que en­tien­de que es­ta es­pe­cu­la­ción so­bre el ade­lan­to elec­to­ral con­fir­ma que el Go­bierno ya ha re­nun­cia­do por com­ple­to a in­ten­tar apro­bar los Pre­su­pues­tos que Sán­chez pac­tó con Pa­blo Igle­sias y que eran el eje cen­tral de la es­tra­te­gia de la for­ma­ción mo­ra­da. Por eso Po­de­mos re­uni­rá de for­ma ex­traor­di­na­ria a su cú­pu­la el vier­nes, pa­ra de­ci­dir qué es­tra­te­gia si­guen a par­tir de aho­ra y si cam­bia su apo­yo al Go­bierno.

El pre­si­den­te si­gue con­ven­ci­do de que pue­de aguan­tar al me­nos has­ta oto­ño, pe­ro los mo­vi­mien­tos en los de­más par­ti­dos, en es­pe­cial en el par­ti­do de Igle­sias, pue­den pre­ci­pi­tar los acon­te­ci­mien­tos. El Go­bierno cree que na­die, ni Igle­sias ni los in­de­pen­den­tis­tas, quie­re aho­ra unas elec­cio­nes, y por eso le apo­ya­rán sus me­di­das prin­ci­pa­les si van una a una, y no en blo­que en los Pre­su­pues­tos. Pe­ro Po­de­mos no lo tie­ne tan cla­ro.

“La po­tes­tad de con­vo­car elec­cio­nes es del pre­si­den­te del Go­bierno. No es nues­tra pri­me­ra op­ción. La pri­me­ra es sa­car ade­lan­te unos Pre­su­pues­tos que me­jo­ren las con­di­cio­nes de vi­da de la gen­te. Pe­ro si el Go­bierno de­ja caer los bra­zos y los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas re­nun­cian a me­jo­rar la vi­da de los ca­ta­la­nes, no­so­tros sal­dre­mos a ga­nar­las”, apun­tó Pa­blo Eche­ni­que, se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de Po­de­mos. El prin­ci­pal so­cio del Go­bierno pre­fie­re un ade­lan­to elec­to­ral a que el Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta pro­rro­gue los pre­su­pues­tos del PP.

Sán­chez, de vi­si­ta ofi­cial en Ma­rrue­cos, no des­min­tió a Ába­los, lo que hi­zo cre­cer la es­pe­cu­la­ción. “El mi­nis­tro de Fo­men­to ha di­cho una co­sa que es de mu­cho sen­ti­do co­mún. Y ha se­ña­la­do esa fe­cha co­mo ha se­ña­la­do otras”, ex­pli­có, in­for­ma Mi­guel Gon­zá­lez. Pe­ro ahí, con una gran son­ri­sa, Sán­chez re­cor­dó con iro­nía que el que man­da es él. “[Ába­los] Ha di­cho tam­bién que la fa­cul­tad de con­vo­car elec­cio­nes co­rres­pon­de al pre­si­den­te del Go­bierno, y no pue­do es­tar más de acuer­do. Y cuan­do va­yan a ser, que ló­gi­ca­men­te se­rán, por­que vi­vi­mos en una de­mo­cra­cia, se co­no­ce­rán”. Sán­chez apun­tó así que la de­ci­sión no es­tá to­ma­da y que se­rá él quien lo ha­ga. “Na­da es des­car­ta­ble”, afir­mó Ába­los en un desa­yuno in­for­ma­ti­vo or­ga­ni­za­do por Eu­ro­pa Press tras ser pre­gun­ta­do por la po­si­bi­li­dad de que se ce­le­bre en ma­yo una jor­na­da elec­to­ral sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Fue la pri­me­ra vez que al­guien del nú­cleo du­ro del Go­bierno y de ab­so­lu­ta con­fian­za de Sán­chez ha­bla­ba tan abier­ta­men­te de esa po­si­bi­li­dad. Ába­los es vis­to den­tro del PSOE y el Go­bierno co­mo el­más par­ti­da­rio de un ade­lan­to elec­to­ral pa­ra e aca­ba de ce­le­brar el cen­te­na­rio del Ar­mis­ti­cio que pu­so fin a la Gran Gue­rra ba­jo un omi­no­so cli­ma de te­mor a la re­gre­sión, pues hoy Oc­ci­den­te es­tá de nue­vo po­la­ri­za­do por el aco­so del na­cio­nal-po­pu­lis­mo a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les. Un na­cio­nal-po­pu­lis­mo que tam­bién im­po­ne su agen­da en Es­pa­ña, des­de que el 15M rom­pió el bi­par­ti­dis­mo mien­tras CDC adop­ta­ba el se­ce­sio­nis­mo co­mo cor­ti­na de ca­mu­fla­je. Y da­da la te­rri­ble he­ren­cia del pe­rio­do de en­tre­gue­rras, cuan­do el na­cio­na­lis­mo völ­kisch arra­só a Eu­ro­pa, no es ex­tra­ño que tam­bién aquí ha­ya­mos re­cu­rri­do a la re­duc­tio ad Hitle­rum pa­ra ar­gu­men­tar nues­tras con­tien­das po­lí­ti­cas. apro­ve­char la ola po­si­ti­va ha­cia el Go­bierno que de­tec­tan las en­cues­tas. Es­te gru­po pre­fie­re ade­lan­tar­las pa­ra evi­tar el fuer­te des­gas­te que creen que se pue­de pro­du­cir por es­tar va­rios me­ses sin Pre­su­pues­tos.

En La Mon­cloa hay mu­chas más du­das. Creen que Sán­chez ne­ce­si­ta más tiem­po pa­ra desa­rro­llar sus me­di­das pro­gre­sis­tas, que sí tendrían apo­yo en el

Los se­ce­sio­nis­tas ali­ñan su re­la­to con la des­ca­li­fi­ca­ción sin ma­ti­ces de to­do lo re­la­ti­vo al Es­ta­do es­pa­ñol, ta­cha­do de fas­cis­ta por el me­ro he­cho de ser­lo. Pe­ro lo mis­mo ha­cen los unio­nis­tas, que de­ni­gran a los in­de­pes ta­chán­do­los de na­zis in­dis­cri­mi­na­da­men­te. Y es tal su co­mún ob­ce­ca­ción por fas­cis­ti­zar y na­zi­fi­car al ad­ver­sa­rio que am­bos ban­dos coin­ci­den en ta­char de trai­do­res a los “equi­dis­tan­tes” no ali­nea­dos, ba­jo el prin­ci­pio de que quien no es­tá con­mi­go es­tá con­tra mí. Pues al pa­re­cer, la “equi­dis­tan­cia” es un pe­ca­do to­da­vía más im­per­do­na­ble que el ex­tre­mis­mo del ad­ver­sa­rio. Y pa­ra jus­ti­fi­car el pre­sun­to cri­men co­me­ti­do por el equi­dis­tan­te se ape­la de nue­vo a Con­gre­so si van una a una, al con­tra­rio que los Pre­su­pues­tos. Pe­ro, con to­do, des­de La Mon­cloa re­cuer­dan que es mu­cho más fá­cil lo­grar el apo­yo pa­ra la mo­ción de cen­su­ra, que fun­da­men­tal­men­te se vo­tó sin con­tra­par­ti­das pa­ra echar a Ma­riano Ra­joy del po­der, que re­unir los vo­tos pa­ra el PSOE en una in­ves­ti­du­ra en la que ne­ce­si­ta­ría el apo­yo de los in­de­pen­den­tis­tas. la re­duc­tio ad Hitle­rum, tras iden­ti­fi­car la equi­dis­tan­cia con la “po­lí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to” fren­te al na­zis­mo se­gui­da en 1938 por el pre­mier Cham­ber­lain en la Con­fe­ren­cia de Mú­nich. Que es lo que le re­cuer­dan aho­ra al pre­si­den­te Sán­chez cuan­do bus­ca la dis­ten­sión del con­flic­to ca­ta­lán, acu­sán­do­le de apa­ci­gua­dor y equi­dis­tan­te. Y lo mis­mo ha­ce el se­ce­sio­nis­mo ra­di­cal con los mo­de­ra­dos de ERC que acep­tan el diá­lo­go con Ma­drit, acu­sa­dos de equi­dis­tan­tes y apa­ci­gua­do­res.

Aho­ra bien, pues­tos a re­cu­rrir a la me­mo­ria his­tó­ri­ca, pa­ra ex­traer de ella ar­gu­men­tos o marcos ( fra­mes) con los que en­cua­drar nues­tros ar­gu­men­tos, ade­más del

Ha­blar de un ade­lan­to elec­to­ral es otra ma­ne­ra de me­ter pre­sión a sus alia­dos, es­pe­cial­men­te a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes y a los nacionalistas vas­cos, que se­gún el aná­li­sis del Go­bierno no quie­ren ir a elec­cio­nes por el ries­go de que Ciu­da­da­nos re­fuer­ce mu­cho su po­der y lo­gre cam­biar de for­ma drás­ti­ca la lí­nea del Go­bierno ha­cia una re­cen­tra­li­za­ción. La po­si­bi­li­dad de que no se pre­sen­ten los Pre­su­pues­tos tam­bién en­tor­pe­ce las ne­go­cia­cio­nes con el PNV en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les.

Cons­cien­te de la di­fi­cul­tad, el mis­mo Igle­sias ha pe­di­do a los in­de­pen­den­tis­tas que no se “en­cas­ti­llen” y per­mi­tan apro­bar las cuen­tas pú­bli­cas. El ar­gu­men­to em­plea­do por Igle­sias pa­ra tra­tar de con­ven­cer a ERC y PDeCAT es que sin Pre­su­pues­tos el Go­bierno no ten­drá más sa­li­da que con­vo­car unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en las que en el peor de los ca­sos el PP po­dría re­cu­pe­rar el Go­bierno con el res­pal­do de Ciu­da­da­nos.

“Nues­tra fe­cha ideal pa­ra las elec­cio­nes es el 26 de ju­nio de 2020”, reite­ró ayer Eche­ni­que, que se pre­gun­tó si el Go­bierno de Sán­chez “quie­re pa­sar a la his­to­ria co­mo el úni­co que no ha sa­ca­do ni si­quie­ra unos Pre­su­pues­tos” y co­mo “un Go­bierno del PSOE que so­lo ha go­ber­na­do con los Pre­su­pues­tos del PP”. de­nos­ta­do “apa­ci­gua­mien­to” de 1938 tam­bién de­be­ría­mos re­cor­dar las te­rri­bles con­se­cuen­cias de la “hu­mi­lla­ción” que se im­pu­so a los ale­ma­nes con el Tra­ta­do de Ver­sa­lles de 1919 pa­ra cas­ti­gar­los co­mo úni­cos cul­pa­bles de la Gra­nGue­rra, lo que po­si­bi­li­tó el triun­fo elec­to­ral de Hitler en 1932. Y el cen­te­na­rio de ese Tra­ta­do, que con­de­nó a los ale­ma­nes a re­pa­ra­cio­nes de gue­rra im­po­si­bles de sa­tis­fa­cer, se va a ce­le­brar a la vez que el jui­cio en el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­tra los res­pon­sa­bles del fa­lli­do in­ten­to de se­ce­sión du­ran­te los He­chos de Oc­tu­bre de 2017. Hoy son muy rui­do­sas las vo­ces que re­cla­man una sen­ten­cia du­rí­si­ma con­tra los acu­sa­dos, a fin de que re­sul­te tan alec­cio­na­do­ra que ja­más vuel­van a re­pe­tir­se he­chos se­me­jan­tes. Pe­ro pa­ra par­te del pue­blo ca­ta­lán, eso su­pon­drá una hu­mi­lla­ción com­pa­ra­ble a la que su­frie­ron los ale­ma­nes en 1919, lo que po­dría pro­pi­ciar el triun­fo elec­to­ral del se­ce­sio­nis­mo por ma­yo­ría de vo­tos. ¿Me­re­ce­ría la pe­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.