Pul­po y al­ta po­lí­ti­ca en La Ha­ba­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El avión Rías Ga­lle­gas de Ibe­ria ate­rri­zó en La Ha­ba­na con sie­te ho­ras de re­tra­so. Eran las 2.05 ho­ras de la ma­dru­ga­da del 24 de sep­tiem­bre de 1991, y el mo­men­to po­lí­ti­co en Cu­ba no po­día ser peor. El so­cia­lis­mo en Eu­ro­pa del Es­te aca­ba­ba de des­ba­rran­car, la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca es­ta­ba a pun­to y en Oc­ci­den­te na­die apos­ta­ba un ní­quel por la re­vo­lu­ción de Fi­del Cas­tro. Pe­ro en eso lle­gó Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne, por la gra­cia de Dios y del cer­ca de un mi­llón de ga­lle­gos que lo ha­bían ele­gi­do pre­si­den­te de la Xun­ta dos años an­tes. Fra­ga te­nía 68 años. Cas­tro aca­ba­ba de cum­plir 65, y am­bos eran hi­jos de emi­gran­tes ga­lle­gos que ha­bían lle­ga­do a la is­la con lo pues­to y bus­can­do pro­gre­sar; ese era su prin­ci­pal pun­to de con­tac­to.

Pe­se al re­tra­so del vue­lo, y aun­que por pro­to­co­lo no era ne­ce­sa­rio, Fi­del re­ci­bió a Fra­ga en el ae­ro­puer­to y le brin­dó ho­no­res de je­fe de Es­ta­do. So­na­ron en la pis­ta las pri­me­ras gai­tas so­pla­das por gai­te­ros ne­gros y mu­la­tos, Y al es­cu­char el ini­cio de Os Pi­nos, el himno de Ga­li­cia, Fra­ga se emo­cio­nó. Al ata­car la ban­da el … de tu ver­dor ce­ñi­do/ y de los be­nig­nos as­tros/ con­fín de los ver­des cas­tros/ y tie­rra va­le­ro­sa, el pre­si­den­te de la Xun­ta rom­pió a llo­rar in­con­te­ni­ble­men­te al re­cor­dar que el himno ga­lle­go fue es­tre­na­do en el tea­tro del Cen­tro Ga­lle­go de La Ha­ba­na allá por 1907. Fue la tó­ni­ca de to­do el via­je: una vi­si­ta de al­ta car­ga po­lí­ti­ca pe­ro to­da­vía con más con­te­ni­do emo­cio­nal, pues Don Ma­nuel ha­bía pa­sa­do los pri­me­ros años de su in­fan­cia en el ba­tey del cen­tral azu­ca­re­ro de Ma­na­tí, don­de su pa­dre sir­vió al ad­mi­nis­tra­dor, el Marqués de Agua­yo.

La vi­si­ta de Fra­ga, cuan­do la is­la se aden­tra­ba en la no­che del Pe­rio­do Es­pe­cial y las re­la­cio­nes de Fi­del Cas­tro y Fe­li­pe Gon­zá­lez no po­dían ser peo­res, des­per­tó gran­des ex­pec­ta­ti­vas, has­ta el ex­tre­mo de que en sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes el man­da­ta­rio cu­bano con­si­de­ró el via­je co­mo “un ac­to de va­len­tía” y di­jo que Fra­ga era “más de iz­quier­das que mu­cha gen­te de iz­quier­da”.

Las de­cla­ra­cio­nes —que va­lie­ron pa­ra bau­ti­zar a Fra­ga co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.