“Las víc­ti­mas vi­ven los abu­sos co­mo un in­ces­to es­pi­ri­tual”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La pre­si­den­ta de la So­cie­dad Vas­ca de Vic­ti­mo­lo­gía Gema Va­ro­na (Ma­drid, 1969) lle­va años in­ves­ti­gan­do las se­cue­las de los abu­sos se­xua­les, es­pe­cial­men­te en la Igle­sia Ca­tó­li­ca. Des­de 2013 ha tra­ta­do con víc­ti­mas, ha es­cu­cha­do sus tes­ti­mo­nios y los ha ana­li­za­do cua­li­ta­ti­va­men­te pa­ra crear un mar­co teó­ri­co vic­ti­mo­ló­gi­co de­ter­mi­na­do. “La hi­pó­te­sis es que den­tro de la Igle­sia el im­pac­to es más gran­de y cua­li­ta­ti­va­men­te di­fe­ren­te del que se pro­du­ce en el ám­bi­to fa­mi­liar”, afir­ma. Es­te año ha ini­cia­do un es­tu­dio, el pri­me­ro en Es­pa­ña y fi­nan­cia­do por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, so­bre la iden­ti­fi­ca­ción de la pe­de­ras­tia en la Igle­sia y las cla­ves de pre­ven­ción y re­pa­ra­ción, lle­va­do a ca­bo por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y la Ober­ta de Ca­ta­lun­ya. Res­pec­to a la res­pues­ta de la Igle­sia so­bre la pe­de­ras­tia, Va­ro­na opi­na que pa­ra las víc­ti­mas no so­lo es in­su­fi­cien­te, sino que tam­bién les es­tá pro­du­cien­do un gran da­ño psi­co­ló­gi­co.

Pre­gun­ta. ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les se­cue­las en es­tas víc­ti­mas?

Res­pues­ta. La quie­bra de la au­to­es­ti­ma, sen­ti­mien­tos de cul­pa y ver­güen­za y una gran con­fu­sión. No en­tien­den que el abu­sa­dor sea al­guien que se su­po­ne que es su pro­tec­tor, la per­so­na en la que su fa­mi­lia ha de­po­si­ta­do su con­fian­za. Las víc­ti­mas vi­ven los abu­sos co­mo un in­ces­to es­pi­ri­tual. Es­to desem­bo­ca en una pér­di­da de con­fian­za en los de­más y en su fu­tu­ro, de ahí que en los ca­sos más gra­ves pue­dan aca­bar en sui­ci­dio.

P. ¿Exis­te al­gún pa­trón de vic­ti­mi­za­ción?

R. Ade­más de ha­ber si­do abu­sa­das, las víc­ti­mas pa­de­cen una se­gun­da ex­pe­rien­cia de vic­ti­mi­za­ción cuan­do co­mu­ni­can su ca­so an­te la Igle­sia y es­ta lo si­len­cia o le ha­ce sen­tir cul­pa­ble. Eso ha­ce mu­chí­si­mo da­ño, de uan­do los obis­pos es­pa­ño­les re­ci­bían las in­for­ma­cio­nes so­bre los crí­me­nes de pe­de­ras­tia pro­du­ci­dos en las Igle­sias de otros paí­ses, no se da­ban por alu­di­dos y guar­da­ban si­len­cio. Al­gu­nos in­clu­so pre­su­mían de no te­ner ni ha­ber te­ni­do en sus dió­ce­sis ca­sos si­mi­la­res. La Igle­sia es­pa­ño­la pa­re­cía un oa­sis en me­dio del de­sier­to pe­de­rás­ti­co que se cer­nía por to­do el cuer­po ecle­sial. ¡Qué es­pe­jis­mo o, peor, qué ci­nis­mo! Lo que era un se­cre­to a vo­ces a ni­vel del ca­to­li­cis­mo mun­dial, pa­ra un sec­tor im­por­tan­te de la je­rar­quía ca­tó­li­ca es­pa­ño­la eran o bien ca­lum­nias o bien de­seos ma­lé­vo­los de des­pres­ti­giar a la Igle­sia.

En reali­dad, han si­do dé­ca­das y dé­ca­das de abu­sos se­xua­les con­ti­nua­dos en se­mi­na­rios, co­le­gios re­li­gio­sos, no­vi­cia­dos, pa­rro- ahí que las víc­ti­mas es­tén do­li­das con la res­pues­ta ecle­sial.

P. ¿An­te es­ta si­tua­ción, qué pre­gun­ta cree que ha­bría que ha­cer­le a la Igle­sia?

R. ¿Des­pués de to­do lo que se es­tá pu­bli­can­do, va a ha­cer al­go más o va a aguan­tar el cha­pa­rrón? La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ha crea­do una co­mi­sión y en ella no hay nin­gu­na víc­ti­ma. Una co­mi­sión don­de el tra­ta­mien­to es ex­clu­si­va­men­te ju­rí­di­co es mio­pe. Es un asun­to de de­re­chos hu­ma­nos. Si la Igle­sia quias, con­tra per­so­nas in­de­fen­sas: ni­ñas, ni­ños, ado­les­cen­tes; dé­ca­das de si­len­cio, abu­sos de au­to­ri­dad, vio­len­cia fí­si­ca, fal­ta de in­ves­ti­ga­ción de los he­chos y ne­ga­ción de los mis­mos, obs­truc­ción a la jus­ti­cia, ocul­ta­mien­tos, to­le­ran­cia con los pe­de­ras­tas e im­pu­ni­dad, fal­ta de trans­pa­ren­cia, au­sen­cia de arre­pen­ti­mien­to y de pe­ti­ción co­lec­ti­va de per­dón, abu­sos de lar­ga du­ra­ción, fal­se­da­des ymen­ti­ras, in­cum­pli­mien­tos en mu­chos ca­sos, de las sanciones dis­ci­pli­na­res que es­ta­ble­ce el Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co pa­ra los ca­sos de abu­sos se­xua­les, pre­sio­nes psi­co­ló­gi­cas so­bre las víc­ti­mas, cul­pa­bi­li­za­ción de las mis­mas, su­fri­mien­tos en so­li­ta­rio, tendencias au­to­des­truc­ti­vas, ame­na­zas con cas­ti­gos si re­ve­la­ban o de­nun­cia­ban los he­chos y pro- me­sas de re­com­pen­sas si los man­te­nían ocul­tos, in­for­mes fal­sea­dos, do­cu­men­ta­ción des­trui­da...

No po­cos pe­de­ras­tas hi­cie­ron de los abu­sos se­xua­les su prác­ti­ca co­ti­dia­na que com­pa­ti­bi­li­za­ban con sus prác­ti­cas re­li­gio­sas sin es­crú­pu­lo al­guno, ni re­mor­di­mien­to ni con­cien­cia de pe­ca­do y sin ha­cer­se car­go del do­lor que cau­sa­ban, mien­tras las víc­ti­mas vi­vían y si­guen vi­vien­do un in­fierno en la tie­rra cau­sa­do por quie­nes anun­cia­ban el cie­lo. El com­por­ta­mien­to de los pe­de­ras­tas no pue­de ser más an­ti­evan­gé­li­co.

La pe­de­ras­tia no es un fe­nó­meno ais­la­do y es­po­rá­di­co que se pro­duz­ca ex­cep­cio­nal­men­te. Tam­po­co es un pro­ble­ma so­lo per­so­nal de es­te o aquel sa­cer­do­te o re­li­gio­so que abu­sa de me­no­res, sino que es­tá

R. El de­re­cho a la re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca es le­gí­ti­mo. No obs­tan­te, man­dar un men­sa­je de que a las víc­ti­mas lo que les in­tere­sa es el di­ne­ro es vol­ver a ha­cer­les da­ño. No es­tán es­pe­cial­men­te in­tere­sa­das en el di­ne­ro, pe­ro evi­den­te­men­te se tie­nen que pa­gar una se­rie de tra­ta­mien­tos.

P. Mu­chas han acu­di­do a los me­dios pa­ra de­nun­ciar su ca­so. ¿Es pe­li­gro­sa esa ex­po­si­ción?

R. Las víc­ti­mas es­tán can­sa­das por­que sien­ten que no se les ha es­cu­cha­do y ven una puer­ta don­de pue­den ha­blar. Eso pue­de te­ner un cos­te per­so­nal ele­va­do. Es ne­ce­sa­rio ex­pli­car­les có­mo va a ser tra­ta­do su te­ma y qué di­fu­sión va a te­ner. No obs­tan­te, mu­chas víc­ti­mas han de­nun­cia­do su ca­so des­pués de ha­ber leí­do otros tes­ti­mo­nios en la pren­sa y eso es un as­pec­to muy po­si­ti­vo.

P. ¿Cuál es el per­fil del abu­sa­dor?

R. En el abu­sa­dor siem­pre es­tá pre­sen­te la idea de opor­tu­ni­dad. Eli­ge a una víc­ti­ma que es­tá pa­san­do por una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Por ejem­plo, su fa­mi­lia de­pen­de de la ayu­da eco­nó­mi­ca que le ofre­ce la Igle­sia. Tam­bién sa­be­mos que ha agre­di­do a más de un me­nor, y si eso se com­bi­na con en­viar­lo a otras pa­rro­quias don­de na­die le co­no­ce, se po­ne en ries­go a más per­so­nas. arrai­ga­do en la es­truc­tu­ra ecle­siás­ti­ca je­rár­qui­co-pi­ra­midal, pa­triar­cal, cle­ri­cal, que im­po­ne el ce­li­ba­to obli­ga­to­rio a los sa­cer­do­tes.

Es ahí don­de ra­di­cal el pro­ble­ma y don­de hay que bus­car la so­lu­ción. ¿Có­mo? Eli­mi­nan­do el ce­li­ba­to, ya que es fuen­te de com­por­ta­mien­tos afec­ti­vo-se­xua­les pa­to­ló­gi­cos y per­ver­sos; des­je­rar­qui­zan­do y de­mo­cra­ti­zan­do la Igle­sia; des­pa­triar­ca­li­zán­do­la y des­cle­ri­ca­li­zán­do­la. Es ne­ce­sa­rio su­pri­mir los se­mi­na­rios co­mo in­ter­na­dos don­de los as­pi­ran­tes al sa­cer­do­cio vi­ven 12 o sie­te años se­gre­ga­dos de la ju­ven­tud, de la fa­mi­lia y de la so­cie­dad. Hay que cam­biar, en fin, las imá­ge­nes pa­triar­ca­les de Dios, que con fre­cuen­cia es­tán en la ba­se de no po­cos abu­sos se­xua­les de quie­nes se con­si­de­ran úni­cos re­pre­sen­tan­tes de la di­vi­ni­dad mas­cu­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.