La le­yen­da del Ma­ta­cos­tes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cuan­do afron­ta su peor ho­ra, de­te­ni­do en Ja­pón por su­pues­ta eva­sión fis­cal, si al­go pue­de ase­gu­rar­se acer­ca de Car­los Ghosn es que nun­ca na­die le re­ga­ló na­da y su tra­yec­to­ria en el pro­ce­lo­so ne­go­cio del au­to­mó­vil es la de un triun­fa­dor he­cho a sí mis­mo. Ori­gi­na­rio de Por­to Vel­ho, la ca­pi­tal del es­ta­do bra­si­le­ño de Ron­dô­nia, don­de na­ció en 1954, sus an­te­ce­den­tes li­ba­ne­ses pe­sa­ron en la de­ci­sión de su fa­mi­lia de tras­la­dar­lo a Bei­rut sien­do­muy pe­que­ño. Allí es­tu­dió en un co­le­gio je­sui­ta, ro­dea­do de ni­ños de otras la­ti­tu­des y creen­cias —él es cris­tiano ma­ro­ni­ta— que con­for­ma­ron su per­so­na­li­dad cos­mo­po­li­ta. “Cre­cer en un am­bien­te así te pre­pa­ra pa­ra los re­tos de la glo­ba­li­za­ción”, sue­le de­cir. Allí tam­bién em­pe­zó a ju­gar a re­co­no­cer los co­ches que pa­sa­ban por el so­ni­do del cla­xon. Y allí tam­bién de­jó la im­pron­ta de un mu­cha­cho ta­len­to­so y res­pon­dón. To­do un ca­rác­ter.

La for­ma­ción afran­ce­sa­da del co­le­gio pri­mó en su apues­ta por tras­la­dar­se a Pa­rís a prin­ci­pios de los se­ten­ta pa­ra cur­sar es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios an­tes del es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil li­ba­ne­sa. Fue­ron años de vino y ro­sas. Has­ta que, tras li­cen­ciar­se co­mo in­ge­nie­ro por la Poly­tech­ni­que, en­tró en Mi­che­lin. Con 27 años ya ejer­ció co­mo di­rec­tor de una fá­bri­ca de la com­pa­ñía fran­ce­sa. Y es­ca­ló has­ta la pre­si­den­cia de su de­le­ga­ción nor­te­ame­ri­ca­na. El fi­cha­je en Re­nault no tar­dó. Louis Sch­weit­zer, uno de los gran­des po­pes del sec­tor, lo lla­mó a fi­las en oc­tu­bre de 1996. Dos me­ses más tar­de lo nom­bró di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to del gru­po. Su plan de aho­rro pro­vo­có el más re­cor­da­do de los apo­dos que ha re­ci­bi­do en su ca­rre­ra: El Ma­ta­cos­tes (Cost ki­ller, en la tra­duc­ción del in­glés). La fir­ma de la alian­za Re­naul­tNis­san en la pri­ma­ve­ra de 1999 su­pon­dría su ca­ta­pul­ta ha­cia el es­tre­lla­to glo­bal de la in­dus­tria.

Fue el zar­pa­zo de un león de am­bi­ción sin me­di­da. Un ti­po na­ci­do pa­ra man­dar, que ha ejer­ci­do el po­der con pu­ño de hie­rro y siem­pre pe­ga­do a los da­tos. Has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas da­ba con­fe­ren­cias so­bre su ma­ne­ra de en­ten­der el li­de­raz­go y la to­ma de de­ci­sio­nes en tem­plos del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal co­mo la Lon­don School of Eco­no­mics. Sus ha­za­ñas al fren­te de Nis­san, don­de ate­rri­zó co­mo un mar­ciano e im­pu­so su ley de con­trol de la cuen­ta de re­sul­ta- dos, le con­vir­tie­ron en per­so­na­je de có­mic de man­ga ve­ne­ra­do has­ta hoy. Pre­ci­sa­men­te Ja­pón, don­de cre­ció su le­yen­da, ha su­pues­to su des­cen­so a los in­fier­nos.

Con Nis­san lo­gró lo que na­die pen­sa­ba que fue­ra po­si­ble en me­dio de las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras y eco­nó­mi­cas de Ja­pón. Le­van­tó a la com­pa­ñía de un es­ta­do mo­ri­bun­do y pi­lo­tó su ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal. Los éxi­tos abrie­ron la puer­ta a la pre­si­den­cia eje­cu­ti­va de Re­nault a me­dia­dos de la dé­ca­da de los 2000. Y su po­der cre­ció has­ta con­tro­lar am­bas fir­mas, Re­nault y Nis­san, en­tre Pa­rís y To­kio. Tras su pro­cla­ma­ción co­mo el ma­go fi­nan­cie­ro que hi­zo po­si­ble el éxi­to de la alian­za Re­naul­tNis­san, ha­cia 2008 vis­lum­bró que el fu­tu­ro de la au­to­mo­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.