Mo­ne­de­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

o se nos cae Ro­sa­lía de la te­cla, y mien­tras la ma­yo­ría la aplau­de y unos po­cos pro­tes­tan, en­tre pu­ris­tas del fla­men­co y des­de­ño­sos en ge­ne­ral, se nos es­tá es­ca­pan­do otro ca­so fla­gran­te de apro­pia­ción cul­tu­ral que no pue­de que­dar sin co­men­ta­rio ni con­de­na. Por Dios, ¿qué le ha he­cho Juan Carlos Mo­ne­de­ro al rap? ¿Es po­si­ble que ha­ya tan­tos gi­ta­nos que­jo­sos de las fi­li­gra­nas pa­yas de Ro­sa­lía y que ni un so­lo hip­ho­pe­ro le ha­ya ri­ma­do un par de fres­cas al ex­lí­der de Po­de­mos?

Voy con los an­te­ce­den­tes, an­tes de que se pier­dan del to­do. Mo­ne­de­ro tie­ne un la­te night en In­ter­net ti­tu­la­do En la fron­te­ra, en el que el otro día se arran­có a dúo con el có­mi­co Ri­chard Sa­la­man­ca con un rap so­bre el Pe­que­ño Ni­co­lás. Lo hi­zo en homenaje a su in­vi­ta­do, Chuty, un ra­pe­ro de ver­dad que pre­sen­ció la es­ce­na des­de el fon­do del pla­tó con un aplo­mo y un hie­ra­tis­mo dig­nos de un pan­to­crá­tor. Po­bre­ci­llo. He vis­to el ví­deo una de­ce­na de ve­ces y no con­si­go sa­cu­dir­me la ver­güen­za aje­na. Mo­ne­de­ro, con su cha­le­co y sus ga­fas de de­le­ga­do da­nés de la Ko­min­tern, brin­ca y des­afi­na al re­ci­tar una le­tra sin pies, ca­be­za ni gra­cia al­gu­na, ca­yen­do al fin en el lu­gar don­de tal vez siem­pre qui­so es­tar y pa­ra el que más mé­ri­tos ha he­cho: lo in­cla­si­fi­ca­ble. Ni de iz­quier­das ni de de­re­chas. La trans­ver­sa­li­dad de Po­de­mos era es­to.

Que no se me en­tien­da mal: es­toy muy a fa­vor del ri­dícu­lo. Del pro­pio y del ajeno. Sin ri­dícu­lo no hay es­pec­tácu­lo. Y sin caí­da no hay re­den­ción. In­clu­so ad­mi­ro la in­di­fe­ren­cia to­zu­da de Mo­ne­de­ro ha­cia el qué di­rán, pe­ro no de­jo de pre­gun­tar­me si su caí­da te­le­vi­sa­da a los in­fier­nos —una de las caí­das más len­tas, em­pe­ci­na­das y ale­gres que se han vis­to nun­ca— es una me­tá­fo­ra del par­ti­do que fun­dó: de asal­tar los cie­los a dar sal­ti­tos “ra­pean­do” pa­ra di­ver­sión vi­ral de mi­llen­nials que ni si­quie­ra sa­ben que la pren­da que Mo­ne­de­ro lle­va se lla­ma cha­le­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.