El Se­na­do da el vis­to bueno al ‘spam’ elec­to­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pleno del Se­na­do ava­ló ayer la nue­va ley de Pro­tec­ción de Da­tos y desoyó las vo­ces de alar­ma so­bre la en­mien­da —in­tro­du­ci­da en el Con­gre­so— que per­mi­te a los par­ti­dos po­lí­ti­cos o agru­pa­cio­nes elec­to­ra­les ras­trear da­tos per­so­na­les y opi­nio­nes po­lí­ti­cas de los usua­rios en pá­gi­nas web y re­des so­cia­les pa­ra ela­bo­rar per­fi­les ideo­ló­gi­cos du­ran­te los pe­rio­dos elec­to­ra­les. Es­ta re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción ser­vi­rá pa­ra ofre­cer pro­pa­gan­da per­so­na­li­za­da, una prác­ti­ca que an­tes de po­ner­se en mar­cha ha si­do ya con­si­de­ra­da co­mo spam elec­to­ral.

La nue­va ley de Pro­tec­ción de Da­tos afec­ta a una de­ce­na de le­yes de gran ca­la­do, en­tre ellas la Ley Or­gá­ni­ca de Ré­gi­men Elec­to­ral Ge­ne­ral (Lo­reg), que in­cor­po­ra un ar­tícu­lo (el 58 bis) que re­co­no­ce que “la re­co­pi­la­ción de da­tos per­so­na­les re­la­ti­vos a las opi­nio­nes po­lí­ti­cas de las per­so­nas que lle­ven a ca­bo los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el mar­co de sus ac­ti­vi­da­des elec­to­ra­les se en­con­tra­rán am­pa­ra­das en el in­te­rés pú­bi­co úni­ca­men­te cuan­do se ofrez­can ga­ran­tías ade­cua­das”. Ade­más, po­drán re­mi­tir a los elec­to­res a tra­vés de cual­quier me­dio di­gi­tal —des­de What­sApp, has­ta co­rreos elec­tró­ni­cos, pa­san­do por las cuen­tas de las re­des so­cia­les— pro­pa­gan­da elec­to­ral ya que es­tos en­víos “no ten­drán la con­si­de­ra­ción de ac­ti­vi­dad o co­mu­ni­ca­ción co­mer­cial”.

Pe­se al con­sen­so que ob­tu­vo en el Con­gre­so, a su pa­so por el Se­na­do el gran acuer­do se ha roto. El tex­to fue apro­ba­do por 220 vo­tos a fa­vor y 21 en con­tra. Du­ran­te el de­ba­te, el gru­po de Uni­dos Po­de­mos se hi­zo eco de las pro­tes­tas de co­lec­ti­vos de in­ter- nau­tas y ex­per­tos en de­re­chos di­gi­ta­les, que ven en el po­lé­mi­co ar­tícu­lo una fór­mu­la le­gal pa­ra que los par­ti­dos pue­dan “es­piar a los ciu­da­da­nos” me­dian­te el ac­ce­so a la in­for­ma­ción que va de­jan­do su ras­tro di­gi­tal. “La ley es una pe­li­gro­sa in­vo­lu­ción”, aler­tó su por­ta­voz, Ce­lia Cá­no­vas, se­gún la cual se­ría “muy pe­li­gro­so” que los par­ti­dos tu­vie­ran vía libre, sin pre­via au­to­ri­za­ción, pa­ra rea­li­zar per­fi­les ideo­ló­gi­cos, al­ma­ce­nar­los y uti­li­zar­los pa­ra fi­nes dis­tin­tos de los elec­to­ra­les, una si­tua­ción que ca­li­fi­có de “alar­man­te” an­te la pro­li­fe­ra­ción de fa­ke news por par­te de for­ma­cio­nes de ex­tre­ma de­re­cha. Y avan­zó que su gru­po re­cu­rri­rá el tex­to an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Pe­se a los ma­ti­ces, los na­cio­na­lis­tas res­pal­da­ron el ar­tícu­lo en cues­tión pe­ro de­ja­ron una puer­ta abier­ta pa­ra “arre­glar” los as­pec­tos con­tro­ver­ti­dos en el pos­te­rior re­gla­men­to que desa­rro­lla­rá la ley. Se tra­ta­ría así de evi­tar que se vul­ne­ren los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. ERC sos­tu­vo que si hu­bie­ra “una pe­que­ña grie­ta en la ley” ten­dría que ser se­lla­da por el pos­te­rior re­gla­men­to.

Tan­to el PSOE co­mo el PP se es­for­za­ron en pre­sen­tar el tex­to co­mo un pa­so ade­lan­te en la pro­tec­ción de los de­re­chos di­gi­ta­les y re­cha­za­ron que per­mi­ta el tra­ta­mien­to de da­tos. Con­si­de­ran que es “una bue­na ley”, a pe­sar de las alar­mas que cau­sa, y pa­ra des­ac­ti­var los te­mo­res echa­ron mano de un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do ho­ras an­tes del ini­cio del de­ba­te por la Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de da­tos (AEPD). Es­te or­ga­nis­mo in­ten­tó des­ac­ti­var los te­mo­res y afir­mó que la ley “no per­mi­te” el tra­ta­mien­to de los da­tos per­so­na­les pa­ra la ela­bo­ra­ción de per­fi­les ba­sa­dos en opi­nio­nes po­lí­ti­cas y tam­po­co el en­vío de in­for­ma­ción per­so­na­li­za­da en es­te ti­po de per­fi­les. “El pro­yec­to so­lo per­mi­te la re­co­pi­la­ción por par­te de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de da­tos per­so­na­les re­la­ti­vos a opi­nio­nes po­lí­ti­cas pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción que les per­mi­ta pul­sar las in­quie­tu­des de los ciu­da­da­nos con el fin de po­der dar­les res­pues­ta en sus pro­pues­tas elec­to­ra­les”.

La AEPD re­cal­có que lo que sí es­tá per­mi­ti­do es en­viar pro­pa­gan­da elec­to­ral sin que su con­te­ni­do pue­da ba­sar­se en los per­fi­les ideo­ló­gi­cos o po­lí­ti­cos siem­pre y cuan­do se iden­ti­fi­que “su na­tu­ra­le­za elec­to­ral” y se ga­ran­ti­ce “el ejer­ci­cio sen­ci­llo y gra­tui­to de su de­re­cho de opo­si­ción”.

Al mar­gen de es­te es­pi­no­so ar­tícu­lo, la ley re­co­no­ce, re­gu­la y am­pa­ra un am­plio ca­tá­lo­go de de­re­chos en el ám­bi­to di­gi­tal, co­mo la neu­tra­li­dad de la red, la des­co­ne­xión la­bo­ral, la vi­deo­vi­gi­lan­cia, la geo­lo­ca­li­za­ción, el de­re­cho al ol­vi­do, el tes­ta­men­to di­gi­tal y el ac­ce­so uni­ver­sal a In­ter­net. Ade­más, ase­gu­ra el con­trol, uso y des­tino de los da­tos de ca­rác­ter per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.