La na­ve que lle­va­rá a los as­tro­nau­tas más allá de la Lu­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cuan­do Neil Arms­trong y Buzz Al­drin lle­ga­ron a la Lu­na en 1969, la fuer­za que los im­pul­só has­ta allí fue, so­bre to­do, po­lí­ti­ca. Años an­tes, en 1957, el lan­za­mien­to del sa­té­li­te so­vié­ti­co Sput­nik 1 des­en­ca­de­nó la ca­rre­ra es­pa­cial y ace­le­ró el pro­gra­ma Apo­lo ha­cia el éxi­to. Aho­ra, la NASA se pre­pa­ra pa­ra vol­ver a en­viar as­tro­nau­tas fue­ra de la ór­bi­ta te­rres­tre, em­pe­zan­do por la Lu­na y con el ob­je­ti­vo de fi­nal­men­te lle­gar a Mar­te. Pe­ro es­ta vez no es una com­pe­ti­ción y no lo ha­ce sin ayu­da. Orion, la na­ve es­ta­dou­ni­den­se que pro­ta­go­ni­za­rá el re­na­cer de las mi­sio­nes tri­pu­la­das al es­pa­cio pro­fun­do, cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), en­car­ga­da de la mi­tad de la cons­truc­ción. A fal­ta úni­ca­men­te de pro­bar to­dos los com­po­nen­tes jun­tos, Orion es­tá hoy a me­nos de dos años de su via­je inau­gu­ral, y a tres o cua­tro años del pri­mer des­pe­gue tri­pu­la­do.

“La com­pe­ti­ción ace­le­ra los pro­yec­tos, pe­ro la coope­ra­ción per­mi­te que ocu­rran”, di­jo el pa­sa­do vier­nes Jan Wör­ner, el di­rec­tor ge­ne­ral de la ESA, des­de un han­gar en el Cen­tro Es­pa­cial Ken­nedy en Flo­ri­da (EE UU). A es­ca­sos me­tros de­trás de él, se yer­gue so­bre an­da­mios un ci­lin­dro me­tá­li­co de cin­co me­tros de diá­me­tro y otros tan­tos de lar­go. Se tra­ta del re­cién aca­ba­do mó­du­lo de ser­vi­cio de la na­ve Orion, que lle­gó la se­ma­na pa­sa­da a Es­ta­dos Uni­dos des­de Bre­men, Ale­ma­nia. Allí es­tá la se­de de Air­bus De­fen­sa y Es­pa­cio, la di­vi­sión de Air­bus Group que se ha en­car­ga­do de cons­truir el apa­ra­to y que ha in­vi­ta­do a EL PAÍS a Flo­ri­da. Se­gún Phi­lip­pe De­loo, di­rec­tor del pro­yec­to Orion en Eu­ro­pa, ese ci­lin­dro re­ple­to de ins­tru­men­tos es “una de las me­jo­res pie­zas de in­ge­nie­ría de la ESA”.

El mó­du­lo de ser­vi­cio su­mi­nis­tra ai­re, elec­tri­ci­dad y pro­pul­sión a la na­ve, en­tre otras fun­cio­nes vi­ta­les, y es uno de los dos com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de Orion. El otro es la ca­bi­na de la tri­pu­la­ción —el úni­co ele­men­to re­uti­li­za­ble—, un cono trun­ca­do con vo­lu­men de 20me­tros cúbicos y ca­pa­ci­dad pa­ra seis as­tro­nau­tas, cu­ya cons­truc­ción ha co­rri­do a car­go de la em­pre­sa Lock­hee­dMar­tin y de la pro­pia agen­cia ame­ri­ca­na. “His­tó­ri­ca­men­te, Es­ta­dos Uni­dos ha mos­tra­do re­ce­lo a la ho­ra de de­le­gar ele­men­tos crí­ti­cos de la mi­sión a otros paí­ses”, di­ce Jim Bri­dens­ti­ne, el ad­mi­nis­tra­dor de laNASA, por con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca en el Cen­tro Es­pa­cial. “Aho­ra he­mos de­ci­di­do co­la­bo­rar en pro­yec­tos gran­des que nin­gu­na agen­cia pue­de ha­cer so­la. Me pa­re­ce un cam­bio muy po­si­ti­vo”, aña­de.

Es­ta se­ma­na, con el en­sam­bla­je en el Cen­tro Es­pa­cial Ken­nedy de am­bas­mi­ta­des —el mó­du­lo de ser­vi­cio y el de tri­pu­la­ción— na­ce la na­ve es­pa­cial Orion. El ob­je­ti­vo de Es­ta­do­sU­ni­dos ya no es co­rrer por ser el pri­mer país en cla­var la ban­de­ra en el si­guien­te pla­ne­ta del sis­te­ma so­lar, sino desa­rro­llar un pro­gra­ma “sos­te­ni­ble” de ex­plo­ra­ción e in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca a lar­go pla­zo. Un pro­gra­ma que “va a ha­cer que to­dos los de­más pa­rez­can pe­que­ños”, se­gún Guillermo Gon­zá­lez, je­fe de con­trol de las mi­sio­nes tri­pu­la­das de la ESA y, has­ta ha­ce un año, je­fe de con­trol del pro­yec­to Orion en Eu­ro­pa.

A po­cos me­tros del han­gar se pre­pa­ra en uno de los edi­fi­cios más vo­lu­mi­no­sos del mun­do el vehícu­lo que sa­ca­rá a Orion de la Tie­rra, un po­de­ro­sí­si­mo cohe­te bau­ti­za­do Sis­te­ma de Lan­za­mien­to Es­pa­cial (SLS, por sus si­glas en in­glés). Con una al­tu­ra de 100 me­tros y ca­pa­ci­dad de car­ga de en­tre 70 y 130 to­ne­la­das, es más po­ten­te que cual­quie­ra de los trans­bor­da­do­res es­pa­cia­les o que los cohe­tes Sa­turno V. En ve­rano de 2020, el SLS des­pe­ga­rá con Orion pa­ra su pri­me­ra mi­sión no tri­pu­la­da, un via­je de apro­xi­ma­da­men­te tres se­ma­nas que lle­va­rá la na­ve a ro­dear el la­do os­cu­ro de la Lu­na. Al vol­ver a Tie­rra, la ca­bi­na (sin tri­pu­la­ción) se­rá re­cu­pe­ra­da, pe­ro el mó­du­lo de ser­vi­cio se con­su­mi­rá en la re­en­tra­da. La ESA y Air­bus ya es­tán pre­pa­ran­do uno de sus­ti­tu­ción que vo­la­rá en la pri­me­ra mi­sión tri­pu­la­da, pre­vis­ta pa­ra 2022.

El nue­vo pro­gra­ma de ex­plo­ra­ción del es­pa­cio pro­fun­do de la NASA ha su­fri­do mu­chos re­tra­sos, pe­ro ya no que­dan du­das de que sal­drá ade­lan­te, con pa­ra­da en la Lu­na pa­ra la pró­xi­ma dé­ca­da y pre­vi­si­ble­men­te una lle­ga­da aMar­te en la si­guien­te. “Se pue­de ver, se pue­de sa­bo­rear, se pue­de to­car. ¡Nos va­mos!”, tro­na­ba la voz del na­rra­dor en un ví­deo pro­mo­cio­nal de la NASA por los han­ga­res del Cen­tro Es­pa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.