En ca­sa

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ome­co­ming (Ama­zon Pri­me Vi­deo) es una de las se­ries más in­tere­san­tes de las que se ex­hi­ben en la ac­tua­li­dad, y lo es por va­rios mo­ti­vos: por la ex­tra­or­di­na­ria in­ter­pre­ta­ción de Ju­lia Ro­berts, una ac­triz que, al igual que Char­lot­te Ram­pling o Lau­ren Ba­call, ha sa­bi­do en­ri­que­cer sus cua­li­da­des in­ter­pre­ta­ti­vas con los años —ahí es­tá tam­bién su ex­tra­or­di­na­rio due­lo con Meryl Streep en Agos­to, el lar­go­me­tra­je di­ri­gi­do por John Wells—, ade­más de acep­tar con na­tu­ra­li­dad las hue­llas del pa­so del tiem­po en su ros­tro. Ha­ce tiem­po que de­jó de ser “la no­via” o “la son­ri­sa” de Amé­ri­ca pa­ra con­ver­tir­se en una gran ac­triz.

Lo es tam­bién por la ex­ce­len­te pro­duc­ción de Sam Es­mail, pro­duc­tor de la in­quie­tan­te Mr. Ro­bot, uno de los ta­len­tos de la fic­ción te­le­vi­si­va, y por una tra­ma desa­rro­lla­da en 10 ca­pí­tu­los de 30 mi­nu­tos ca­da uno que, sua­ve e in­mi­se­ri­cor­de­men­te, in­tro­du­ce al es­pec­ta­dor en el tur­bio te­rri­to­rio de una em­pre­sa pri­va­da vin­cu­la­da al De­par­ta­men­to de De­fen­sa de EE UU en la que na­da es lo que pa­re­ce, em­pre­sa que teó­ri­ca­men­te se de­di­ca a la reha­bi­li­ta­ción de los sol­da­dos que su­fren es­trés pos­trau­má­ti­co pa­ra su re­in­ser­ción so­cial, pe­ro que, en la prác­ti­ca, tie­ne in­tere­ses más in­con­fe­sa­bles. Un nue­vo ejem­plo de los per­ver­sos re­sul­ta­dos de la aso­cia­ción en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do de la que tan­to sa­be, sin ir­más le­jos, la sa­ni­dad es­pa­ño­la en tiem­pos de los Go­bier­nos po­pu­la­res.

Añá­dan­le una rea­li­za­ción im­pe­ca­ble en la que se mez­cla una cier­ta pre­di­lec­ción por el ci­ne clá­si­co, so­brio y fun­cio­nal, un há­bil re­cur­so de los pla­nos ce­ni­ta­les y los mon­ta­jes pa­ra­le­los, más un re­par­to ex­ce­len­te en el que so­bre­sa­le, ade­más de la ya ci­ta­da Ju­lia Ro­berts, un SheaWhig­ham es­plén­di­do. El re­sul­ta­do es un th­ri­ller psi­co­ló­gi­co con mu­cha cla­se del que ya se anun­cia una se­gun­da tem­po­ra­da. Tie­ne ra­zón Tim Good­man, de The Holly­wood Re­por­ter, cuan­do afir­ma: “De­jad que Sam Es­mail ha­ga lo que quie­ra. Si no es una re­gla de la te­le­vi­sión, de­be­ría ser­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.