La voz de las de­te­ni­das mal­tra­ta­das re­sue­na en Mé­xi­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Mag­da­le­na Saa­ve­dra po­dría ha­ber es­ta­do dor­mi­da, pe­ro es­ta­ba des­pier­ta. La no­che del 10 de ma­yo de 2013, en la que unos nue­ve mi­li­ta­res irrum­pie­ron en su ca­sa de San Luis Po­to­sí y le pu­sie­ron una bol­sa de plás­ti­co en la ca­be­za, se re­pi­tió a sí mis­ma va­rias ve­ces que aque­llo so­lo po­día ser una pe­sa­di­lla. Pe­ro es­ta­ba muy cons­cien­te, tan­to que dio gra­cias a Dios de que su hi­ja, que vi­vía con ella, no es­tu­vie­ra ahí. Cuen­ta que esa no­che del Día de la Ma­dre la de­tu­vie­ron, la gol­pea­ron, la elec­tro­cu­ta­ron va­rias ve­ces y la vio­la­ron en gru­po, has­ta que des­pués de más de 11 ho­ras de so­por­tar lo in­so­por­ta­ble ac­ce­dió a fir­mar una con­fe­sión por la que ha pa­ga­do el pre­cio de cin­co años y me­dio de cár­cel. Ha­ce unas se­ma­nas un juez de­ter­mi­nó que no ha­bía prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra in­cul­par­la de to­dos los car­gos: po­se­sión de ar­mas, trá­fi­co de dro­gas y ope­ra­ción con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta. Hoy es­tá li­bre y su tes­ti­mo­nio, jun­to con el de otras 28 mu­je­res que su­frie­ron odi­seas si­mi­la­res, cues­tio­na la po­lé­mi­ca de­ci­sión del pre­si­den­te elec­to, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, de crear un cuer­po mi­li­tar, la Guar­dia Nacional, que ga­ran­ti­ce la se­gu­ri­dad del país.

To­dos lle­va­ban la ca­ra cu­bier­ta. Mien­tras re­gis­tra­ban su ca­sa y sa­quea­ban sus ar­ma­rios pen­só que aquel gru­po de hom­bres eran cri­mi­na­les a los que la ley les ha­bía ga­ran­ti­za­do un fu­sil. Y la ca­pa­ci­dad de so­me­ter­la sin mos­trar­le una or­den ju­di­cial ni ex­pli­car­le los mo­ti­vos, res­pal­da­dos en la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de ga­nar la gue­rra al nar­co­trá­fi­co, un con­flic­to que per­du­ra y que ha de­ja­do más de 200.000 muer­tos y de­ce­nas de mi­les de des­apa­re­ci­dos des­de 2006. Su­po más tar­de que eran sol­da­dos de la Ma­ri­na.

Ha­ce una se­ma­na, Ló­pez Obra­dor anun­ció la crea­ción de la Guar­dia Nacional, un gru­po so­me­ti­do a la je­rar­quía de las Fuer­zas Ar­ma­das. Su má­xi­mo res­pon­sa­ble se­rá el pro­pio pre­si­den­te me­xi­cano, se­gui­do de cer­ca por su se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Al­fon­so Du­ra­zo. Pe­ro el­man­do ope­ra­ti­vo, el día a día, co­rre­rá a car­go del se­cre­ta­rio de la De­fen­sa, un mi­li­tar. Des­de que se em­pren­die­ra la gue­rra con­tra el nar­co, las acu­sa­cio­nes al Ejér­ci­to por tor­tu­ra, ase­si­na­to y des­apa­ri­ción for­za­da se cuen­tan por de­ce­nas. El mis­mo Ló­pez Obra­dor ha­bía di­cho en va­rias oca­sio­nes que los mi­li­ta­res de­be­rían vol­ver a los cuar­te­les. Tras es­cu­char su anun­cio el jue­ves pa­sa­do, las or­ga­ni­za­cio­nes de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos han cri­ti­ca­do du­ra­men­te la me­di­da y han ad­ver­ti­do de los ries­gos de “mi­li­ta­ri­zar” aún más al país. Des­de su par­ti­do, Mo­re­na, in­sis­ten en sa­cu­dir­se los de­mo­nios: la Guar­dia Nacional no se­rá co­mo el Ejér­ci­to.

El ca­so de Mag­da­le­na Saa­ve­dra, de 51 años, no ha si­do el úni­co que ha de­nun­cia­do el Cen­tro Prodh, de re­fe­ren­cia nacional en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. Otras 28 de­nun­cias si­mi­la- res han pues­to de ma­ni­fies­to las te­rri­bles prác­ti­cas per­pe­tra­das por los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, mi­li­ta­res y po­li­cías, al de­te­ner a sos­pe­cho­sas de co­la­bo­rar con el cri­men or­ga­ni­za­do en-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.