Mue­re el je­fe del po­lé­mi­co es­pio­na­je mi­li­tar de Ru­sia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El di­rec­tor de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia mi­li­tar ru­sa (co­no­ci­dos co­mo GRU), Igor Ko­ro­bov, fa­lle­ció es­te miér­co­les, se­gún in­for­mó ayer el Krem­lin. Te­nía 62 años y ha­bía si­do con­de­co­ra­do co­mo Hé­roe de Ru­sia por sus ser­vi­cios al país. El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa ru­so se­ña­ló que pa­de­cía “una gra­ve en­fer­me­dad”.

Ko­ro­bov di­ri­gía des­de ha­ce so­lo dos años la agen­cia de es­pio­na­je, que úl­ti­ma­men­te se ha­bía des­ta­ca­do por sus erro­res y que es­tá vin­cu­la­da a al­gu­nas de las ac­cio­nes más po­lé­mi­cas atri­bui­das a Ru­sia en los úl­ti­mos años. En­tre ellas, el pi­ra­teo de la cam­pa­ña elec­to­ral en las pre­si­den­cia­les de EE UU en 2016, el in­ten­to de ase­si­na­to con un agen­te quí­mi­co del an­ti­guo co­ro­nel del GRU Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia en Reino Uni­do o el ata­que a los or­ga­nis­mos mun­dia­les an­ti­do­pa­je.

Ru­sia siem­pre ha re­cha­za­do es­tas acu­sa­cio­nes y sos­tie­ne que for­man par­te de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio oc­ci­den­tal. La muer­te de Ko­ro­bov, cri­ti­ca­do por los fa­llos de la or­ga­ni­za­ción en esos epi­so­dios, de­ja el ca­mino li­bre pa­ra que el pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin nom­bre —sin cues­tio­nar el tra­ba­jo de la agen­cia— a un su­ce­sor pa­ra di­ri­gir la en­ti­dad. Se­gún los ex­per­tos, la GRU ha in­ten­si­fi­ca­do sus mi­sio­nes se­cre­tas des­de que la ten­sión en­tre Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos y la UE se in­ten­si­fi­ca­se a raíz de que Ru­sia se ane­xio­na­se Cri­mea en 2014. Has­ta aho­ra y pe­se a las crí­ti­cas, el Krem­lin ha­bía des­car­ta­do cam­bios en la or­ga­ni­za­ción.

Ko­ro­bov ha­bía tra­ba­ja­do en in­te­li­gen­cia mi­li­tar des­de 1985, don­de pa­só por dis­tin­tos pues­tos. En 2016, fue nom­bra­do je­fe del GRU por Pu­tin tras la muer­te de su pre­de­ce­sor, a los 58 años. El pa­sa­do mar­zo fue in­clui­do en la lis­ta de per­so­nas san­cio­na­das por Es­ta­dos Uni­dos por “ac­tos por o en nom­bre del GRU” de­ri­va­dos de la in­je­ren­cia en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ha­ce cua­tro años. Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos sos­tie­nen que el es­pio­na­je mi­li­tar ru­so es­tu­vo im­pli­ca­do di­rec­ta­men­te en los ata­ques ci­ber­né­ti­cos a la cam­pa­ña elec­to­ral de la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton; tam­bién les res­pon­sa­bi­li­zó de los ci­be­ra­ta­ques a es­ca­la mun­dial Not- Pet­ya, que pa­ra­li­za­ron em­pre­sas, Go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes en va­rios paí­ses si­mul­tá­nea­men­te, pe­ro que afec­tó en ma­yor me­di­da a Ucra­nia.

Y esos fue­ron so­lo al­gu­nos de los pri­me­ros epi­so­dios de un man­da­to com­pli­ca­do pa­ra Ko­ro­bov. En­mar­zo, to­das las mi­ra­das se di­ri­gie­ron al GRU tras el en­ve­ne­na­mien­to con No­vi­chok, un gas ner­vio­so, de Skri­pal, an­ti­guo co­ro­nel de la or­ga­ni­za­ción y agen­te do­ble, en la ciu­dad in­gle­sa de Sa­lis­bury. El fallido in­ten­to de ase­si­na­to pro­vo­có la muer­te, sin em­bar­go, de una mu­jer que ca­yó en­fer­ma tras ma­ni­pu­lar el agen­te quí­mi­co. El ca­so ten­só aún más las re­la­cio­nes en­tre Reino Uni­do y Ru­sia.

En sep­tiem­bre, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca The­re­sa May afir­mó que se ha­bía iden­ti­fi­ca­do a dos ciu­da­da­nos ru­sos co­mo sos­pe­cho­sos del ata­que. Y la in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca pu­bli­có las imá­ge­nes de vi­deo­vi­gi­lan­cia que mos­tra­ban a dos hom­bres que más tar­de una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca iden­ti­fi­có co­mo agen­tes del GRU. Tras días de po­lé­mi­ca, los dos se­ña­la­dos com­pa­re­cie­ron en una en­tre­vis­ta en la ca­de­na RT en la que ne­ga­ron ser es­pías. Ase­gu­ra­ron que eran em­pre­sa­rios que ha­bían acu­di­do a la ca­te­dral de Sa­lis­bury de tu­ris­mo. El su­ce­so, los fa­llos de se­gu­ri­dad y la in­ter­ven­ción de los dos hom­bres pro­vo­có epi­so­dios de mo­fa in­ter­na­cio­nal.

Unas se­ma­nas más tar­de, las au­to­ri­da­des ho­lan­de­sas iden­ti­fi­ca­ron a cua­tro agen­tes del GRU co­mo res­pon­sa­bles del pi­ra­teo de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de las Ar­mas Quí­mi­cas.

Des­de en­ton­ces, va­rias fuen­tes han co­men­ta­do a la pren­sa ru­sa que la sa­lud de Ko­ro­bov ha­bía em­peo­ra­do. El má­xi­mo res­pon­sa­ble del GRU no es­tu­vo pre­sen­te jun­to a Pu­tin el pa­sa­do oc­tu­bre en la fies­ta por el cen­te­na­rio de la or­ga­ni­za­ción, una en­ti­dad con fa­ma de ser la agen­cia de in­te­li­gen­cia más po­de­ro­sa y se­cre­ta de Ru­sia y que du­ran­te la épo­ca de la Unión So­vié­ti­ca es­ta­ba con­si­de­ra­da co­mo la ri­val de la KGB, don­de desa­rro­lló par­te de su ca­rre­ra el pro­pio Pu­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.