Es­cla­vas mo­der­nas que sir­ven en ho­ga­res

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Ca­da dos se­ma­nas te­ne­mos que re­pa­triar el cuer­po de una mu­jer etío­pe. La­ma­yo­ría se han pre­ci­pi­ta­do al va­cío des­de el bal­cón del ho­gar don­de tra­ba­ja­ban co­mo sir­vien­tas. Las me­nos han muer­to en un ac­ci­den­te de trá­fi­co”. Es­te es el ba­lan­ce que ha­ce en Bei­rut el cón­sul de Etio­pía en Lí­bano, Wahi­de Be­lay Abi­tew. El di­plo­má­ti­co ase­gu­ra que es­ta se­ma­na se han in­ten­si­fi­ca­do las ne­go­cia­cio­nes bi­la­te­ra­les con el fin de al­can­zar un acuer­do que pro­te­ja los de­re­chos de al me­nos 80.000 com­pa­trio­tas en el país ára­be y que re­pre­sen­tan un ter­cio de las mi­gran­tes em­plea­das en es­te sec­tor local.

El op­ti­mis­mo de Abi­tew res­pec­to a las ne­go­cia­cio­nes con­tras­ta con el pe­si­mis­mo que ex­pre­sa­ba una dé­ca­da atrás su pre­de­ce­sor Asa­mi­new Bons­sa. “No po­de­mos ha­cer na­da pa­ra pro­te­ger a nues­tras na­cio­na­les, así que he­mos im­pues­to una prohi­bi­ción de via­je a Lí­bano”, la­men­ta­ba el en­ton­ces cón­sul en Bei­rut. En 2008, Bons­sa ci­fra­ba en dos las etío­pes muer­tas a la se­ma­na en Lí­bano. Si bien la si­tua­ción le­gal de es­tas mu­je­res ha cam­bia­do po­co o na­da, sí ha dis­mi­nui­do drás­ti­ca­men­te la ci­fra de fa­lle­ci­das. El mé­ri­to es de la am­plia red de apo­yo crea­da por las pro­pias mi­gran­tes, mu­chas sin pa­pe­les, que gra­cias al apo­yo de ONG lo­ca­les y a la in­cal­cu­la­ble ayu­da que re­pre­sen­tan las re­des so­cia­les ofre­cen un es­ca­pe a las mal­tra­ta­das por sus je­fes.

“El ca­so de Me­riem es de li­bro”, di­ce Inu en una mo­des­ta ba­rria­da de Bei­rut. Es­ta vein­tea­ñe­ra lle­gó ha­ce dos años pa­ra tra­ba­jar co­mo em­plea­da del ho­gar. Aho­ra tie­ne un em­pleo de tra­ba­ja­do­ra so­cial (sin pa­pe­les) en el Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­dad deMi­gran­tes en Lí­bano, una ONG fun­da­da por fe­mi­nis­tas y ac­ti­vis­tas con­tra el ra­cis­mo pa­ra ayu­dar a las in­mi­gran­tes irre­gu­la­res que tra­ba­jan en em­pleos do­més­ti­cos. Mu­je­res co­mo Me­riem, de 19 años y fu­gi­ti­va ha­ce dos me­ses. Sin dra­mas, re­la­ta el me­dio año de abu­sos y mal­tra­tos que su­frió des­de que de­jó Ad­dis Abe­ba pa­ra ate­rri­zar en el seno de una fa­mi­lia li­ba­ne­sa con tres ni­ños.

Su cuer­po se an­to­ja un ma­pa de mal­tra­tos. Se se­ña­la la ca­be­za pa­ra re­me­mo­rar el día en que su ma­da­me —co­mo co­mún­men­te se re­fie­ren a las em­plea­do­ras— le abrió una bre­cha con una si­lla “por­que la pe­que­ña no se ter­mi­nó el pu­ré”. Des­cu­bre una os­cu­ra ci­ca­triz en la es­pal­da, le­ga­do del mis­ter (se­ñor) que un día le mor­dió has­ta ha­cer­la san­grar. “El da­la­la [in­ter­me­dia­rio local] co­bra a las chi­cas [en Etio­pía] y a las agen­cias li­ba­ne­sas por re­clu­tar jó­ve­nes en los pue­blos etío­pes”, ex­pli­ca Sa­ma­ya Mat­touk, de la ONG Ka­fa.

Na­da más ate­rri­zar, la agen- cia le con­fis­có el pa­sa­por­te con la con­ni­ven­cia de los ser­vi­cios de in­mi­gra­ción li­ba­ne­ses. Me­riem fir­mó un con­tra­to por 218 eu­ros men­sua­les por seis días de tra­ba­jo a la se­ma­na. No le die­ron co­pia.

“Es muy com­pli­ca­do pro­te­ger los de­re­chos de es­tas tra­ba­ja­do­ras por­que es­tán ex­clui­das del có­di­go la­bo­ral li­ba­nés por el ar­tícu­lo 7”, advierte tam­bién en Bei­rut Ma­rie­la Acu­ña, coor­di­na­do­ra pa­ra Orien­te Pró­xi­mo de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res del Ho­gar. En ca­so de li­ti­gio con la em­plea­do­ra li­ba­ne­sa, las sir­vien­tas pue­den re­cu­rrir a los tri­bu­na­les ci­vi­les, pe­ro emi­ten de­ci­sio­nes tem­po­ra­les. Su se­gun­da op­ción es el Có­di­go Pe­nal li­ba­nés, aun­que la re­so­lu­ción lle­va años y muy po­cas se em­bar­can en el pro­ce­so.

A fal­ta de re­gu­la­ción, las em­plea­das del ho­gar mi­gran­tes que­dan su­je­tas al sis­te­ma de ka­fa­la (apa­dri­na­mien­to) y vin­cu­la­das le­gal­men­te a su pa­tro­ci­na­do­ra li­ba­ne­sa. Los abu­sos e in­clu­so crí­me­nes de las ma­da­mes que­dan im­pu­nes y es­tas se con­si­de­ran due­ñas de sus sir­vien­tas.

Me­riem for­ma par­te de esa ma­sa de es­cla­vas mo­der­nas ca­da vez más nu­me­ro­sa que sir­ven en to­do Orien­te Pró­xi­mo. Su­man 11,5 mi­llo­nes en el mun­do, se­gún la OIT, de las cua­les cer­ca de un ter­cio tra­ba­ja en es­ta re­gión (3,16 mi­llo­nes). En Lí­bano son unas 250.000 pa­ra ser­vir a una po­bla­ción de 4,5 mi­llo­nes.

“Hoy es­ta­mos or­ga­ni­za­das, por lo que ac­ti­va­mos las re­des con ra­pi­dez y ayu­da­mos a es­ca­par a las com­pa­ñe­ras mal­tra­ta­das an­tes de que la co­sa aca­be en sui­ci­dio o ase­si­na­to”, cuen­ta Iun. Me­riam hu­yó un do­min­go a las seis de la ma­ña­na cuan­do sa­ca­ba la ba­su­ra. Ha­ce dos me­ses que dos com­pa­trio­tas, tam­bién hui­das, le aco­gen en su pi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.