Los pre­sos del ‘pro­cés’ usan la dimisión de Mar­che­na pa­ra cues­tio­nar la jus­ti­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Apa­rien­cia e im­par­cia­li­dad

Las re­cu­sa­cio­nes de Mar­che­na se fun­da­men­tan en el men­sa­je en­via­do por el por­ta­voz del PP en el Se­na­do, Ig­na­cio Co­si­dó, en el que se fe­li­ci­ta­ba de con­tro­lar el al­to tri­bu­nal y si­tuar a Mar­che­na co­mo pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del CGPJ. El ma­gis­tra­do di­mi­tió el pa­sa­do día 20 e hi­zo una de­fen­sa de su im­par­cia­li­dad, pe­ro las de­fen­sas en­tien­den que esa re­nun­cia no se ha­bría pro­du­ci­do de no tras­cen­der lo que ca­li­fi­can co­mo “el what­sapp de la ver­güen­za”. Un gru­po de ca­te­drá­ti­cos y pro­fe­so­res de De­re­cho Pe­nal, en­ca­be­za­dos por do­cen­tes de uni­ver­si­da­des de An­da­lu­cía, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ga­li­cia y Va­len­cia, han pu­bli­ca­do en la pla­ta­for­ma de fir­mas Pe­ti­cio­nes24.com un es­cri­to en el que ca­li­fi­can de “error” la con­si­de­ra­ción co­mo de­li­tos de re­be­lión y se­di­ción las ac­tua­cio­nes de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes el 20 de sep­tiem­bre y el 1 de oc­tu­bre. La Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo y el abo­ga­do del Es­ta­do Ed-

Las re­cu­sa­cio­nes con­si­de­ran a Mar­che­na el “pro­ta­go­nis­ta” del acuer­do po­lí­ti­co que que­dó des­ba­ra­to con su re­nun­cia, así co­mo que ac­tuó co­mo “correa de trans­mi­sión del PP” y que exis­te una “inequí­vo­ca coin­ci­den­cia en­tre los in­tere­ses” del juez y los de ese par­ti­do.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo acep­tó ayer la recusación y que­da por ver si se atien­de su petición de que de­cla­re Co­si­dó. En el pro­ba­ble ca­so de que sea re­cha­za­da, des­pués de­be­rá pro­nun­ciar­se el mun­do Bal, re­le­va­do el miér­co­les por no se­guir las ins­truc­cio­nes del Go­bierno, de­fien­den que se tra­ta de una re­be­lión. La Abo­ga­cía del Es­ta­do man­tie­ne que es se­di­ción. Los fir­man­tes (más de 350 ayer) so­li­ci­tan la li­ber­tad de to­dos los en­car­ce­la­dos de for­ma pre­ven­ti­va al con­si­de­rar los de­li­tos “inexis­ten­tes”.

Se­gún el tex­to, que en­ca­be­za Gui­ller­mo Por­ti­lla Con­tre­ras, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal en la Uni­ver­si­dad de Jaén, las con­clu­sio­nes de la Fis­ca­lía al ca­li­fi­car de Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y fi­nal­men­te el TEDH, en el que las de­fen­sas tie­nen de­po­si­ta­da más con­fian­za, al en­ten­der que el frus­tra­do pac­to ju­di­cial y la dimisión de Mar­che­na cues­tio­nan el de­re­cho a ser juz­ga­do por “un tri­bu­nal in­de­pen­dien­te e im­par­cial” que pre­vé el ar­tícu­lo 6.1 del Con­ve­nio Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos. Has­ta lle­gar a esa ins­tan­cia ha­brá que es­pe­rar unos años, pe­ro las de­fen­sas con­fían en que en­ton­ces se pro­duz­ca un pro­nun­cia­mien­to si­mi­lar al que re­be­lión los acon­te­ci­mien­tos pen­dien­tes de jui­cio son erró­neas. El men­cio­na­do de­li­to, des­cri­to en el ar­tícu­lo 472 del Có­di­go Pe­nal, exi­ge, se­gún los fir­man­tes, un al­za­mien­to pú­bli­co y vio­len­to que no se pro­du­jo en los tér­mi­nos que pre­vé la ley.

Los ca­te­drá­ti­cos re­cuer­dan la sentencia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal 199/1987, que es­ta­ble­ce que, “por de­fi­ni­ción, la re­be­lión se rea­li­za por un gru­po que tie­ne el pro­pó­si­to de uso ile­gí­ti­mo de ar­mas de gue­rra o ex­plo­si­vos, con una fi­na­li­dad de pro­du­cir la des­truc­ción o ever­sión del or­den cons­ti­tu­cio­nal”. Es­ta sentencia tam­bién ha si­do es­gri­mi­da por el ex­con­se­ller Fran­cesc Homs, fir­man­te del ma­ni­fies­to y co­la­bo­ra­dor en la de­fen­sa de im­pli­ca­dos en el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta.

Los pro­mo­to­res del tex­to tam­po­co res­pal­dan la te­sis de la Abo­ga­cía del Es­ta­do y, por tan­to, del Go­bierno, al re­cha­zar que se tra­te de un de­li­to de se­di­ción. “En nin­gún­mo­men­to se ha apor­ta­do in­di- Ar­ge­lia Que­ralt, pro­fe­so­ra de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, ex­pli­ca que es dis­cu­ti­ble cues­tio­nar la im­par­cia­li­dad de Mar­che­na a par­tir del pac­to po­lí­ti­co del PSOE y PP, aun­que com­par­te el aná­li­sis de Luis Ló­pez Gue­rra, que fue ma­gis­tra­do del TEDH du­ran­te nue­ve años. “No ha­ce fal­ta una ac­tua­ción es­pe­cí­fi­ca del juez pa­ra que se vul­ne­re la apa­rien­cia de im­par­cia­li­dad, sino que tam­bién han de va­lo­rar­se las con­di­cio­nes y el con­tex­to en el que se va a ce­le­brar la vis­ta”. En su opi­nión, re­sul­ta muy pre­ma­tu­ro pro­nos­ti­car si un jui­cio pre­si­di­do po­rMar­che­na con­tra los lí­de­res del pro­cés vul­ne­ra­ría el Con­ve­nio Eu­ro­peo. “Hay que es­pe­rar a co­no­cer los ar­gu­men­tos de los re­cu­rren­tes y, so­bre to­do, los pro­nun­cia­mien­tos de la jus­ti­cia es­pa­ño­la an­tes de que el ca­so lle­gue al Tri­bu­nal Eu­ro­peo”, ase­gu­ra.

Las de­fen­sas en­tien­den que la dimisión de Mar­che­na es un he­cho más que se su­ma a la frag­men­ta­ción de la in­ves­ti­ga­ción de los pro­ce­sa­dos o lo que lla­man “re­la­ja­ción de las nor­mas de com­pe­ten­cias”, que ha lle­va­do el ca­so al Tri­bu­nal Su­pre­mo y no al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña.

“La es­tra­te­gia de cri­mi­na­li­za­ción de los pro­ce­sa­dos si­gue di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas que se vin­cu­lan a ul­tran­za con el prin­ci­pio de uni­dad te­rri­to­rial”, ase­gu­ra en su es­cri­to de recusación An­dreu Van den Eyn­de, de­fen­sor de Oriol Jun­que­ras y Raül Ro­me­va. Por su par­te, Jor­di Pi­na, abo­ga­do de los ex­con­se­je­ros Jor­di Tu­rull, Jo­sep Rull, así co­mo de Jor­di Sàn­chez, ex­pli­ca en su recusación, que aun­que Mar­che­na di­mi­tie­ra, era “un me­dio de con­trol en la som­bra de la Sa­la Se­gun­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo”. cio al­guno de que los impu­tados ha­yan in­du­ci­do, pro­vo­ca­do o pro­ta­go­ni­za­do nin­gún al­za­mien­to tu­mul­tua­rio con la fi­na­li­dad de evi­tar el cum­pli­mien­to de la ley, sal­vo que se in­ter­pre­te que bas­ta con in­ci­tar al de­re­cho de­ma­ni­fes­ta­ción, es­to es, al ejer­ci­cio de un de­re­cho fun­da­men­tal”, de­fien­den los pro­fe­so­res.

Gui­ller­mo Por­ti­lla no res­pon­dió ayer a los men­sa­jes de es­te pe­rió­di­co. Manuel Can­cio Me­liá, ca­te­drá­ti­co de la Au­tó­no­ma de Madrid, y uno de los fir­man­tes de­fen­dió “que no hay atis­bo de vio­len­cia or­ga­ni­za­da”. “To­do se pue­de dis­cu­tir en De­re­cho, pe­ro es­te pro­ce­so se sa­le de los már­ge­nes”, ase­gu­ró el ca­te­drá­ti­co, quien in­sis­tió en que el tex­to que ha res­pal­da­do no es una opi­nión po­lí­ti­ca sino una ar­gu­men­ta­ción ju­rí­di­ca. Ma­ría Aca­le, ca­te­drá­ti­ca en Cádiz y tam­bién fir­man­te, des­ta­có la opor­tu­ni­dad del tex­to y la in­tere­san­te coin­ci­den­cia de cri­te­rios en­tre pro­fe­so­res de Fi­lo­so­fía del De­re­cho y de Pe­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.