PP y Vox com­pi­ten por “la Es­pa­ña que ma­dru­ga”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“La Es­pa­ña que ma­dru­ga”, “la ca­te­dral [no­mez­qui­ta] de Cór­do­ba”, “el cor­ti­jo de Su­sa­na Díaz”, el “in­fierno fis­cal” de Pe­dro Sán­chez, el “ami­go de los gol­pis­tas…”. Son frases re­pe­ti­das, con la sin­cro­ni­za­ción de un es­tri­bi­llo, en los mí­ti­nes de cam­pa­ña del PP y de Vox. Am­bos re­cu­rren a una idén­ti­ca co­le­ti­lla al pre­sen­tar­se —“sin com­ple­jos”— y ape­lan al­mis­mo elec­to­ra­do en el ma­yor ca­la­de­ro del país: An­da­lu­cía.

El pa­sa­do mar­tes, en Cór­do­ba, Vox reunió a ca­si un mi­llar de per­so­nas en un mi­tin. No hi­zo fal­ta re­par­tir ban­de­ras de Es­pa­ña; los con­gre­ga­dos las lle­va­ban en las so­la­pas, mu­ñe­cas, o a mo­do de ca­pa. Re­pre­sen­tan un por­cen­ta­je aún por de­ter­mi­nar —las ur­nas lo di­rán— de esa “Es­pa­ña de los bal­co­nes” a la que sue­le ape­lar el lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, o a “la que ma­dru­ga”, un es­lo­gan que ya usó Ma­ri­ne Le Pen, del Fren­te Nacional y an­tes, Ni­co­las Sar­kozy.

El pú­bli­co en­lo­que­ce cuan­do los re­pre­sen­tan­tes de Vox en­tran al rit­mo de Que vi­va Es­pa­ña, de Ma­no­lo Es­co­bar. Mu­chos de los asis­ten­tes no han si­do mo­vi­li­za­dos por una en­gra­sa­da ma­qui­na­ria elec­to­ral, co­mo la que sí tie­ne el PP, sino por “la ra­bia y la re­bel­día”, pa­la­bras muy re­pe­ti­das en sus dis­cur­sos. “No me he vis­to en otra igual. Ha­ce año y me­dio nos reuni­mos en Cór­do­ba. Éra­mos 12”, afir­ma Ale­jan­dro Her­nán­dez, can­di­da­to pro­vin­cial. En­tre el pú­bli­co hay más jó­ve­nes de los que se ven en los ac­tos del PP. Vox ape­la di­rec­ta­men­te “al 15-M”: esos “re­bel­des” a los que “trai­cio­nó el co­mu­nis­mo bo­li­va­riano”.

Hay ma­yo­ría de hom­bres. Han de­cla­ra­do la gue­rra a lo que lla­man “aque­la­rre de gé­ne­ro”. Pro­po­ne de­ro­gar la ley con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta y su can­di­da­to a la Jun­ta de An­da­lu­cía es el ex­juez Fran­cis­co Se­rrano, que es­cri­bió un li­bro ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te así, La dic­ta­du­ra de gé­ne­ro.

Tan­to el PP co­mo Vox ex­plo­tan en sus mí­ti­nes el pac­to de Ciu­da­da­nos con el PSOE an­da­luz. Ca­sa­do les acu­sa de “dar­les respiración asis­ti­da” y Abas­cal, de ser “la mu­le­ta del su­sa­na­to”. El par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha ape­la di­rec­ta­men­te al vo­tan­te po­pu­lar: “Pa­ra las per­so­nas que to­da­vía es­tén pen­san­do en vo­tar al PP, aun cuan­do les re­pul­se te­ner que ha­cer­lo”, se lee en sus oc­ta­vi­llas. Los po­pu­la­res ya han re­pli­ca­do: “Vo­tar a Vox es ti­rar el vo­to a la ba­su­ra”.

El par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha, al que Ca­sa­do lla­ma “la de­re­cha nue­va”, no re­ci­be sub­ven­cio­nes pú­bli­cas por­que no tie­ne re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Pro­po­ne su­pri­mir­las, pe­ro si en­tra en las ins­ti­tu­cio­nes, las co­bra­rá: “No po­de­mos sa­lir al ring con las ma­nos ata­das”. El ex­je­fe de cam­pa­ña de Trump, Ste­ve Ban­non, les pres­ta ase­so­ra­mien­to gra­tui­to. El en­du­re­ci­mien­to del dis­cur­so de Ca­sa­do mues­tra que Vox ha em­pe­za­do a preo­cu­par mu­cho en sus fi­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.