Un en­ve­ne­na­dor con me­ta­do­na en la cár­cel de Huel­va

El País (1ª Edición) - - PORTADA - En el te­tra­brik de la le­che

El epi­so­dio de in­to­xi­ca­ción múl­ti­ple re­gis­tra­do el pa­sa­do 15 de no­viem­bre en el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de Huel­va, y que afec­tó a seis fun­cio­na­rios de Pri­sio­nes in­te­gran­tes del equi­po mé­di­co, no fue ni úni­co ni ac­ci­den­tal. La in­ves­ti­ga­ción ini­cia­da por Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias y la Po­li­cía Nacional ha des­ta­pa­do, al me­nos, otros tres ca­sos des­de agos­to. Tam­bién ha con­fir­ma­do las sos­pe­chas ini­cia­les de que no se tra­ta de sim­ples in­to­xi­ca­cio­nes ac­ci­den­ta­les, sino de en­ve­ne­na­mien­tos in­ten­cio­na­dos. La iden­ti­dad del au­tor o au­to­res es aún un mis­te­rio, se­gún con­fir­man fuen­tes po­li­cia­les. No lo es, sin em­bar­go, la sus­tan­cia uti­li­za­da: me­ta­do­na, un opiá­ceo em­plea­do en el tra­ta­mien­to de los efec­tos del sín­dro­me de abs­ti­nen­cia en los he­roi­nó­ma­nos y que se dis­pen­sa en las cár­ce­les ba­jo es­tric­to con­trol mé­di­co.

El epi­so­dio que des­ta­pó el su­ce­so se pro­du­jo la tar­de del pa­sa­do día 15. Seis sa­ni­ta­rios de la pri­sión onu­ben­se em­pe­za­ron a sen­tir­se mal po­co des­pués del al­muer­zo. Ma­ni­fes­ta­ban ma­reos y sen­sa­ción de de­bi­li­dad. Los pri­me­ros aná­li­sis de ori­na que les rea­li­za­ron die­ron po­si­ti­vo en me­ta­do­na y ben­zo­dia­ze­pi­nas, un psi­co­tró­pi­co uti­li­za­do con­tra la an­sie­dad. Las ana­lí­ti­cas de san­gre prac­ti­ca­das a to­dos ellos tras in­gre­sar en el hos­pi­tal con­fir­ma­ron la pre­sen­cia de la pri­me­ra de es­tas sus­tan­cias. Pri­sio­nes abrió in­me­dia­ta­men­te una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na y aler­tó a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, que des­pla­zó a la cár­cel un equi­po de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca pa­ra re­co­ger mues­tras de los ali­men­tos que ha­bían con­su­mi­do los afec­ta­dos. Las prue­bas de la­bo­ra­to­rio con­fir­ma­ron que un te­tra­brik de le­che que los seis fun­cio­na­rios ha­bían uti­li­za­do en el ca­fé de ese día mos­tra­ba res­tos de me­ta­do­na. Los afec­ta­dos per­ma­ne­cie­ron va­rios días hos­pi­ta­li­za­dos, aun­que la vi­da de nin­guno de ellos co­rrió pe­li­gro, re­cal­can fuen­tes de In­te­rior. To­dos han si­do ya da­dos de al­ta.

Lo inusual del ca­so lle­vó a los res­pon­sa­bles de las in­ves­ti­ga­cio­nes a ras­trear la po­si­ble exis­ten­cia de otros epi­so­dios si­mi­la­res en la cár­cel y que hu­bie­ran pa­sa­do inad­ver­ti­dos. Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, se han de­tec­ta­do ya otros tres ca­sos. El pri­me­ro se pro­du­jo el pa­sa­do mes de agos­to. El úl­ti­mo, una se­ma­na an­tes de que se co­no­cie­ra el en­ve­ne­na­mien­to de los seis sa­ni­ta­rios. En los tres, la me­ta­do­na fue in­ge­ri­da mez­cla­da con ali­men­tos. Uno de los afec­ta­dos ase­gu­ró que co­men- zó a sen­tir­se mal tras to­mar un pla­to de len­te­jas cu­yo sa­bor de­fi­nió co­mo “amar­go”. En el úl­ti­mo ca­so, el afec­ta­do acha­có en un pri­mer mo­men­to su ma­les­tar a un pro­ble­ma de sa­lud e, in­clu­so, acu­dió a un mé­di­co pa­ra en­con­trar la ra­zón de los ma­reos. Prue­bas mé­di­cas pos­te­rio­res re­ve­la­ron que tam­bién ha­bía in­ge­ri­do de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria el opiá­ceo. En los dos pri­me­ros ca­sos, el tiem­po trans­cu­rri­do ha im­pe­di­do rea­li­zar prue­bas, aun­que las fuen­tes con­sul­ta­das re­cal­can que los sín­to­mas que pre­sen­ta­ban am­bos apun­tan en el mis­mo sen­ti­do.

Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias ya ha en­tre­ga­do a la po­li­cía un com­ple­to in­for­me con to­do el ma­te­rial re­ca­ba­do, se­gún con­fir­man fuen­tes po­li­cia­les. En el mis­mo se des­ta­ca que la me­ta­do­na se en­cuen­tra per­ma­nen­te­men­te en cus­to­dia. En el ca­so de la pri­sión de Huel­va, guar­da­da ba­jo lla­ve en un ar­ma­rio que, a su vez, se en­cuen­tra en una ha­bi­ta­ción ce­rra­da den­tro de la en­fer­me­ría de la cár­cel. Se­gún la in­for­ma­ción apor­ta­da por la pri­sión a la po­li­cía, a es­ta úl­ti­ma es­tan­cia úni­ca­men­te tie­ne ac­ce­so el per­so­nal sa­ni­ta­rio de la cár­cel. Dos pre­sos —uno ha­ce fun­cio­nes de ce­la­dor y otro se en­car­ga de lim­pie­za— se mue­ven ha­bi­tual­men­te por las de­pen­den­cias de la en­fer­me­ría, pe­ro nin­guno tie­ne ac­ce­so a las lla­ves del ar­ma­rio de los me­di­ca­men­tos.

El in­for­me de Pri­sio­nes se­ña­la que en nin­gún mo­men­to se de­tec­tó que se hu­bie­ra sus­traí­do me­ta­do­na. Tam­bién acla­ra que no exis­ten cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia en esa zo­na de la cár­cel, lo que im­pi­de co­no­cer quié­nes en­tra­ron en la ha­bi­ta­ción. Fuen­tes sin­di­ca­les des­ta­can que en la pri­sión tam­bién se tra­fi­ca con me­ta­do­na ya que al­gu­nos pre­sos que re­ci­ben el tra­ta­mien­to con­si­guen ocul­tar las dosis que les en­tre­gan pa­ra lue­go ven­der­las a otros re­clu­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.