“La dra­ma­tur­gia es­pa­ño­la vi­ve un gran mo­men­to”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Se pue­de ser el au­tor es­pa­ñol vi­vo más re­pre­sen­ta­do y, a pe­sar de ello, es­tar ner­vio­so an­te un es­treno. El mar­tes pa­sa­do, en la pe­num­bra de un rin­cón del Tea­tro Va­lle-In­clán de Madrid, a pun­to de co­men­zar uno de los úl­ti­mos en­sa­yos de El ma­go, Juan Ma­yor­ga (Madrid, 53 años) lo es­ta­ba. Tie­ne pu­bli­ca­das cer­ca de cua­ren­ta obras, pe­ro so­lo es la quin­ta vez que di­ri­ge una de ellas. “Si siem­pre me ha cos­ta­do lla­mar­me dra­ma­tur­go, más to­da­vía me cues­ta con­si­de­rar­me di­rec­tor. Uno nun­ca de­ja de sen­tir­se fo­ras­te­ro. De he­cho, so­lo­me atre­vo a di­ri­gir pie­zas mías”, ex­pli­ca­ba a EL PAÍS.

El ma­go, co­mo to­da la pro­duc­ción de Ma­yor­ga, na­ció de una ilu­mi­na­ción. To­do aquel que lo co­no­ce sa­be que en cual­quier mo­men­to pue­de sa­car del bol­si­llo una de esas li­bre­ti­llas mi­nús­cu­las (siem­pre igua­les) en las que apun­ta ideas, re­fle­xio­nes, po­si­bles te­mas pa­ra una obra, un diá­lo­go… Ha­ce un par de años, en un arran­que de va­len­tía, el dra­ma­tur­go se pre­sen­tó vo­lun­ta­rio pa­ra ser hip­no­ti­za­do en un es­pec­tácu­lo de­ma­gia. “Pe­ro des­pués de ha­cer­me unas prue­bas, fui de­cla­ra­do no ap­to. Apun­té va­rias pre­gun­tas: ¿por qué he si­do re­cha­za­do?, ¿có­mo sé que no es­toy hip­no­ti­za­do?, ¿qué ocu­rri­ría si esa gen­te que sí ha si­do ad­mi­ti­da vuel­ve a ca­sa hip­no­ti­za­da? Vi al­go po­de­ro­sa­men­te tea­tral en to­do eso y sen­tí el de­seo de es­cri­bir es­ta obra”, re­cuer­da.

Le sa­lió una co­me­dia fan­tás­ti­ca. “Se­gún se mi­re. Es cier­to que ocu­rren co­sas que van con­tra la ló­gi­ca: esa mu­jer que re­gre­sa a ca­sa vo­lan­do y ase­gu­ra que si­gue hip­no­ti­za­da. Pe­ro la obra es­tá plan­tea­da de tal for­ma que in­vi­ta al es­pec­ta­dor a cues­tio­nar­se si lo que es­tá vien­do es una ex­tra­va­gan­te fan­ta­sía o al­go que pue­de su­ce­der. La in­ten­ción es que sea ca­paz, co­mo la pro­ta­go­nis­ta, de mi­rar la reali­dad de otra­ma­ne­ra, cues­tio­nar la ru­ti­na, pro­tes­tar con­tra la iner­cia”, ex­pli­ca el au­tor. Al­go de Io­nes­co, Bec­kett y has­ta Jar­diel re­sue­na en to­do es­to.

Cuen­ta Ma­yor­ga que cuan­do él em­pe­zó a es­cri­bir tea­tro, muy a fi­na­les de los ochen­ta, una at­mós­fe­ra de tris­te­za en­vol­vía a la pro­fe­sión. “No ha­bía fe. Mu­cha gen­te me acon­se­ja­ba que hi­cie­ra no­ve­las o me de­di­ca­ra al ci­ne, que no ha­bía fu­tu­ro en el tea­tro”, se­ña­la. Hoy, en cam­bio, el am­bien­te es efer­ves­cen­te. “Vi­vi­mos un mo­men­to muy in­tere­san­te, hay una nue­va ge­ne­ra­ción de au­to­res muy di­ná­mi­ca y el es­ce­na­rio ha vuel­to a ser un lu­gar ape­te­ci­ble tan­to pa­ra los crea­do­res co­mo pa­ra el pú­bli­co”, ase­gu­ra.

Par­te de ese cam­bio, aun­que su mo­des­tia le im­pi­de re­co­no­cer­lo, se de­be al tra­ba­jo que en es­tas tres úl­ti­mas dé­ca­das han desa­rro­lla­do crea­do­res co­mo el pro­pio Ma­yor­ga. Obras co­mo El tra­duc- l otro día caía en la cuen­ta de que ha­ce 45 años de mi pri­mer en­cuen­tro con Ma­rio Gas: era el “jo­ven ga­lán” de La bo­da de los pe­que­ños bur­gue­ses, de Brecht, una ci­ma del tea­tro in­de­pen­dien­te de los se­ten­ta, co­ci­na­do por Án­gel Fa­cio y Los Go­liar­dos. Lla­mé a Gas, que es­ta­ba en­sa­yan­do La Stra­da, yme di­jo: “Eso fue en 1973. Éra­mos muy jó­ve­nes. Yo cum­plí los 26 con esa fun­ción. Gran mon­ta­je de Fa­cio, que re­que­ría un enor­me es­fuer­zo fí­si­co. Pa­re­cía com­me­dia dell’ar­te, tro­pe­zan­do y ca­yén­do­nos to­do el ra­to”.

Ma­rioGas na­ció en una fa­mi­lia de có­mi­cos (su pa­dre era can­tan­te y ac­tor, su ma­dre era bai­la­ri­na; su tío, Ma­rio Ca­bré, era ac­tor y to­re­ro) y a lo lar­go del tiem­po es­tu- tor de Blu­mem­berg, Car­tas de amor a Sta­lin, Him­mel­weg o El car­tó­gra­fo, tra­du­ci­das y re­pre­sen­ta­das en to­do el­mun­do, son la prue­ba de que la es­cri­tu­ra dra­má­ti­ca es un gé­ne­ro vi­vo, que pue­de al­can­zar las más al­tas co­tas li­te­ra­rias. In­clu­so tam­bién ha­cer­me­re­ce­dor a su au­tor de un si­llón en la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, mé­ri­to que le fue con­ce­di­do el pa­sa­do abril, aun­que aún no ha pro­nun­cia­do su dis­cur­so de in­gre­so.

El te­ma del dis­cur­so lo tie­ne cla­ro des­de que su­po que ha­bía si­do ele­gi­do: el si­len­cio. “Al en­trar en la ca­sa de las pa­la­bras, me pre­gun­té qué pa­la­bra se­ría la más irre­nun­cia­ble pa­ra mí. Y la res­pues­ta fue cla­ra: el si­len­cio. El si­len­cio es el so­por­te de las pa­la­bras y a la vez su fron­te­ra. Pien­so tam­bién en las gran­des pro­nun­cia­cio­nes del si­len­cio en el tea­tro, por ejem­plo, en La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba. Es lo pri­me­ro y lo úl­ti­mo que di­ce Ber­nar­da”, apun­ta.

Es­ta no­che, mien­tras tan­to, la voz de Ma­yor­ga vol­ve­rá a es­cu­char­se en la gran ca­sa del tea­tro es­pa­ñol, el Cen­tro Dra­má­ti­co Nacional, una ins­ti­tu­ción que es­te año cum­ple su 40º aniver­sa­rio y que el dra­ma­tur­go ado­ra —“Aquí vi mi pri­me­ra fun­ción, Do­ña Ro­si­ta la sol­te­ra”—, pues la con­si­de­ra esen­cial en el de­ve­nir de las ar­tes es­cé­ni­cas de es­te país. “Con sus lu­ces y sus som­bras, es in­du­da­ble que el tea­tro pú­bli­co ha con­tri­bui­do a la ac­tual efer­ves­cen­cia. La apues­ta por las nue­vas dra­ma­tur­gias que se ha he­cho en es­ta úl­ti­ma eta­pa ha si­do de­ci­si­va”, opi­na. No obs­tan­te, advierte: “Co­mo no me pa­re­ce bueno caer en la eu­fo­ria, siem­pre me gus­ta re­cor­dar que hay ci­mas di­fí­ci­les de al­can­zar: Lo­pe, Cal­de­rón, Va­lle, Lor­ca”. vo al fren­te de in­con­ta­bles “fa­mi­lias” es­cé­ni­cas, fun­da­men­tal­men­te en Barcelona: la del Sa­lón Dia­na, que a fi­na­les de los se­ten­ta fue se­de de la efer­ves­cen­te Asam­blea de Tra­ba­ja­do­res del Es­pec­tácu­lo; la del Tea­tro Con­dal, en los ochen­ta, o la del Fes­ti­val de les Arts, po­co an­tes de las Olim­pia­das.

Tie­ne­más de cin­cuen­ta­mon­ta­jes en su ha­ber. Tea­tro “de tex­to”, ópe­ra y zar­zue­la, y enor­mes mu­si­ca­les: en­tre ellos, Guys and Dolls, Swee­ney Todd, A Little Night Mu­sic, aquel Fo­llies que fue el re­ma­te de sus años en el Es­pa­ñol... Es un su­per­to­do­te­rreno. Di­rec­tor, ges­tor cul­tu­ral, ac­tor. En las úl­ti­mas tem­po­ra­das ha fir­ma­do jo­yas co­mo In­cen­dios, de Waj­di Moua­wad, con la enor­me Núria Es­pert. Y Só­cra­tes con Pou; el Ca­lí­gu- la de Ca­mus con Pa­blo Der­qui; El con­cier­to de San Ovi­dio, de Bue­ro; Hu­mans, de Step­hen Karam; una fu­gaz pe­ro me­mo­ra­ble La ta­ber­ne­ra del puer­to… y aho­ra La Stra­da.

Me en­cuen­tro con cier­ta fre­cuen­cia con Gas por­que vi­vi­mos a cua­tro pa­sos. Y por­que char­lar con él es un cau­dal de re­cuer­dos, pro­yec­tos y en­se­ñan­zas. Una de esas ve­ces le pre­gun­té qué bus­ca en el tea­tro. Me di­jo al­go así: “Nues­tro tra­ba­jo es efí­me­ro por na­tu­ra­le­za y bus­ca­mos lo más di­fí­cil: una cier­ta per­ma­nen­cia. Un po­co de pla­cer, un po­co de in­quie­tud. Y co­mo di­rec­tor, no caer en la fa­ci­li­dad”.

Mi co­mu­ni­ca­ción con Ma­yor­ga es más epis­to­lar. Es­cri­be con una gran hu­mil­dad, de la que bro­tan frases des­lum­bran­tes. Un día anoté: “Un clá­si­co, es­cu­cha­do mil ve­ces, pue­de pa­re­cer­nos ab­so­lu­ta­men­te nue­vo: un gran ac­tor lo re­es­cri­be ca­da vez sin cam­biar pa­la­bra”. ¿Pri­mer en­cuen­tro? Y quien di­ce en­cuen­tro di­ce co­ne­xión: en 2005, con Ha­me­lin, que mon­tó Li­ma.

Hoy, Ma­yor­ga es uno de nues­tros hom­bres de tea­tro más com­ple­tos. Dra­ma­tur­go re­pre­sen­ta­do (y mul­ti­pre­mia­do) en me­dio mun­do, di­rec­tor, en­sa­yis­ta, fi­ló­so­fo, ma­te­má­ti­co, aca­dé­mi­co. Ca­da vez­me gus­ta más por­que ca­da vez se abre en más di­rec­cio­nes. Hay un hi­lo mis­te­rio­so que en­la­za El chi­co de la úl­ti­ma fi­la, Pe­num­bra, El crí­ti­co, El ar­te de la en­tre­vis­ta. Me se­du­ce su hu­mor po­lí­ti­co en­lo­que­ci­do (Fa­mé­li­ca), me fas­ci­nan sus re­cien­tes pie­zas maes­tras (Rei­kia­vik, El car­tó­gra­fo). Es­ta tem­po­ra­da em­pe­zó con In­ten­sa­men­te azu­les, es­tá en puer­tas El ma­go y cru­ce­mos los de­dos pa­ra po­der ver dos obras enig­má­ti­cas: La in­tér­pre­te y El Golem. Re­co­mien­do dos li­bros ca­pi­ta­les: su Tea­tro 1989-2014, y sus en­sa­yos, en Elip­ses (am­bos en La Uña Ro­ta).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.