“Los crea­do­res he­mos per­di­do com­pro­mi­so”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Di­ri­gió su pri­me­ra obra tea­tral con 18 años. Hoy tie­ne 71 y una ener­gía des­bor­dan­te, que no des­can­sa. Las pre­mi­sas con las que, en pleno fran­quis­mo, Ma­rio Gas (Mon­te­vi­deo, 1947) se ini­ció en el tea­tro in­de­pen­dien­te—mo­di­fi­car las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, re­no­var el len­gua­je es­té­ti­co y bus­car el com­pro­mi­so éti­co e ideo­ló­gi­co— si­guen in­tac­tas, aun­que la pro­fe­sión ha­ya cam­bia­do al­go.

“Los crea­do­res he­mos per­di­do al­go de ese com­pro­mi­so por­que du­ran­te la Tran­si­ción el que de­ci­día la obra era el di­rec­tor y aho­ra pa­re­ce que esa de­ci­sión es­tá en ma­nos de la pro­duc­ción, que bus­ca otro ti­po de efec­tos. Soy muy crí­ti­co con mu­chas co­sas, pe­ro hay que re­co­no­cer que hoy el tea­tro en Es­pa­ña es un ofi­cio lleno de ta­len­to, con gen­te muy pre­pa­ra­da a to­dos los ni­ve­les, ac­to­res, di­rec­to­res, dra­ma­tur­gos, téc­ni­cos, aun­que, la­men­ta­ble­men­te, si­gue ha­bien­do una pe­re­za tre­men­da en las dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra abor­dar los pro­ble­mas en­dé­mi­cos que arras­tra es­ta pro­fe­sión”, ase­gu­ra­ba el mar­tes el di­rec­tor de es­ce­na tras un en­sa­yo de La Stra­da, una ver­sión de Ge­rard Váz­quez de la pe­lí­cu­la de Fe­de­ri­co Fe­lli­ni, esa his­to­ria des­ga­rra­do­ra e inol­vi­da­ble del via­je por la vi­da de tres có­mi­cos am­bu­lan­tes, en­tre las ce­ni­zas de la pos­gue­rra en Ita­lia, que ga­nó el Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa en 1956.

Es­tá exul­tan­te Ma­rio Gas, ata­via­do con un her­mo­so y flo­ri­do pa­ñue­lo al cue­llo. “La Stra­da nos mues­tra una tre­men­da his­to­ria de des­en­cuen­tros, su­per­vi­ven­cias, amo­res frus­tra­dos, la de tres có­mi­cos am­bu­lan­tes ata­ca­dos por la vi­da y el mun­do. Es al­go que en cuan­to leí el tex­to me ape­te­cía mu­cho con­tar, in­de­pen­dien­te­men­te de la pe­lí­cu­la de Fe­lli­ni, una obra maes­tra que im­preg­na el sub­cons­cien­te de to­do aquel que la ha­ya vis­to, sea de la ge­ne­ra­ción que sea”, ex­pli­ca Gas, que ha re­cha­za­do vol­ver a ver el fil­me del di­rec­tor ita­liano pa­ra no con­ta­mi­nar­se y evi­tar la mí­me­sis.

Pe­ro ese mun­do des­ga­rra­dor que re­tra­tó Fe­lli­ni, esas vi­das in­fe­li­ces y trá­gi­cas, esos per­so­na­jes fron­te­ri­zos ins­ta­la­dos en el mie­do y la su­per­vi­ven­cia, que in­ten­tan amar­se y se des­tru­yen o son des­trui­dos, sur­gen en to­do su es­plen­dor so­bre el es­ce­na­rio, en una fun­ción que su di­rec­tor ca­li­fi­ca de road thea­tre, con la ca­rre­te­ra y el cir­co co­mo “me­tá­fo­ras del ser hu­mano en una sociedad de­pri­mi­da”. Ano­che se es­tre­nó en el Tea­tro de la Aba­día de Madrid es­te es­pec­tácu­lo bri­llan­te, de evo­ca­do­ras imá­ge­nes y es­ce­nas que­bra­das, pro­ta­go­ni­za­do por Ve­ró­ni­ca Eche­gui, Al­fon­so La­ra y Al­ber­to Igle­sias.

Tan ba­ta­lla­dor co­mo siem­pre, Ma­rio Gas abor­da la si­tua­ción tea­tral en Es­pa­ña en un­mo­men­to en el que se cum­plen 40 años de la crea­ción del Cen­tro Dra­má­ti­co Nacional. “El CDN ha cum­pli­do mu­chas fun­cio­nes y muy bue­nas. Di­cho es­to, creo que ha­ce fal­ta una pro­fun­da re­no­va­ción de los tea­tros pú­bli­cos, con una pre­sen­cia­más en la som­bra de la Ad­mi­nis­tra­ción y ma­yor li­ber­tad pa­ra los crea­do­res. Creo que hay un en­tre­guis­mo ex­ce­si­vo de los apa­ra­tos ar­tís­ti­cos de los cen­tros pú­bli­cos a la Ad­mi­nis­tra­ción. El crea­dor y las Ad­mi- nis­tra­cio­nes bus­can co­sas dis­tin­tas, dis­tin­to es que se pue­dan en­con­trar. La Ad­mi­nis­tra­ción, que no tie­ne un cri­te­rio cla­ro, que es ava­ra y ob­so­le­ta, es­tá en la obli­ga­ción de pro­por­cio­nar una cultura pú­bli­ca al ciu­da­dano, pe­ro no en­tro­me­ter­se en có­mo el crea­dor lo lle­va a ca­bo”, ase­gu­ra el di­rec­tor, que es­tu­vo al fren­te del Tea­tro Es­pa­ñol de Madrid, de ti­tu­la­ri­dad mu­ni­ci­pal, de 2004 a 2012, y ba­jo cu­yo man­da­to se pu­sie­ron en mar­cha en la ca­pi­tal las Na­ves del Ma­ta­de­ro.

Tam­bién se la­men­ta Gas del de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los ar­tis­tas. “Los tea­tros pú­bli­cos tie­nen que tra­ba­jar en me­jo­res con­di­cio­nes y dar más opor­tu­ni­da­des a la in­ves­ti­ga­ción. El po­der ad­qui­si­ti­vo de los ac­to­res se ha re­du­ci­do de ma­ne­ra in­creí­ble, así co­mo las se­ma­nas de en­sa­yos. Hay que ha­cer pro­fun­da re­fle­xión en­tre to­dos. Los que aho­ra es­tán al fren­te de es­tos cen­tros de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca lo in­ten­tan ha­cer de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, pe­ro tam­bién hay que ser va­lien­tes, ba­jar al rue­do y no ol­vi­dar que el tea­tro es­tá al ser­vi­cio de la sociedad”, apun­ta.

Gas se la­men­ta tam­bién de la es­ca­sa apor­ta­ción pú­bli­ca en Es­pa­ña a los tea­tros —“la com­pa­ra­ción con los paí­ses de nues­tro en­torno da son­ro­jo, se ha­ce in­so­por­ta­ble”—, pe­ro tam­bién del po­co amor que sien­te la sociedad es­pa­ño­la ha­cia su dra­ma­tur­gia en com­pa­ra­ción, por ejem­plo, con los paí­ses an­glo­sa­jo­nes. “No se tra­ta de re­pe­tir aque­lla fra­se de Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez que, con su voz pro­fun­da, de­cía: ‘Aquí no gus­ta el tea­tro’, pe­ro al­go de ver­dad hay en ello. La gen­te del tea­tro de­be­mos des­per­tar­nos, por­que, aun­que soy op­ti­mis­ta, hay que re­co­no­cer que es­ta­mos un po­co dor­mi­dos y nos mi­ra­mos de­ma­sia­do al om­bli­go. Es­ta­mos obli­ga­dos a re­en­con­trar un cier­to com­pro­mi­so per­so­nal éti­co con la sociedad que nos ha to­ca­do vi­vir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.