El te­mor a con­flic­tos fu­tu­ros guía la ne­ga­ti­va de Sán­chez

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Con­sen­ti­mien­to ex­pre­so

Po­cas vo­ces en la UE co­no­cen el pe­cu­liar en­ca­je de Gi­bral­tar en la fa­mi­lia co­mu­ni­ta­ria. Me­nos aún son las que en­tien­den cuál es la su­pues­ta afren­ta que el acuer­do del Bre­xit plan­tea para Es­pa­ña en su re­la­ción con la co­lo­nia bri­tá­ni­ca. La sú­bi­ta apa­ri­ción de es­te es­co­llo en la rec­ta fi­nal del Bre­xit ha en­cen­di­do los áni­mos en Bru­se­las. Por­que el ar­tícu­lo del tra­ta­do que lle­va a Es­pa­ña a plan­tear un in­só­li­to ve­to en es­te asun­to cla­ve no fue re­dac­ta­do pen­san­do en Gi­bral­tar, pe­ro sí pue­de te­ner con­se­cuen­cias im­pre­vis­tas para el ne­xo fu­tu­ro con el Pe­ñón. Pe­se a to­do, en Bru­se­las cun­de la sos­pe­cha de que al me­nos una par­te de la te­na­ci­dad es­pa­ño­la res­pon­de a mo­ti­vos de po­lí­ti­ca in­ter­na.

Una lec­tu­ra rá­pi­da de ese ar­tícu­lo 184 que dis­gus­ta a Es­pa­ña des­car­ta los pro­ble­mas. Pe­ro al pa­sar­lo por el ta­miz de la Abo­ga­cía del Es­ta­do y de la ase­so­ría ju­rí­di­ca in­ter­na­cio­nal, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez di­ce de­tec­tar un obs­tácu­lo in­sal­va­ble.

El ar­tícu­lo, que fi­ja un víncu­lo en­tre el acuer­do de re­ti­ra­da bri­tá­ni­ca y la re­la­ción fu­tu­ra que de­be- rán pac­tar la UE y Reino Uni­do, plan­tea dos pro­ble­mas para Es­pa­ña. En pri­mer lu­gar, la co­le­ti­lla de que am­bas par­tes ne­go­cia­rán “res­pe­tan­do ple­na­men­te los res­pec­ti­vos ór­de­nes ju­rí­di­cos”. Es­ta ex­pre­sión per­mi­te a Londres in­cluir a su co­lo­nia en el pa­ra­guas del ar­tícu­lo, cuan­do las di­rec­tri­ces de ne­go­cia­ción de to­do es­te pro­ce­so han con­sa­gra­do el de­re­cho de ve­to que tie­ne Es­pa­ña so­bre cual­quier acuer­do fu­tu­ro en­tre Londres y Bru­se­las y su tras­la­ción a Gi­bral­tar. Es­pa­ña ve ahí un ries­go de au­to­ma­tis­mo que va con­tra el es­pí­ri­tu de lo que pac­ta- ron los Vein­ti­sie­te al ini­cio de la ne­go­cia­ción. Por­que des­pués de años de su­frir una com­pe­ten­cia fis­cal des­leal del Pe­ñón, con­si­de­ra­do pa­raí­so fis­cal, el Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol as­pi­ra a cons­truir una re­la­ción más equi­li­bra­da con mo­ti­vo de su sa­li­da de la UE.

En se­gun­do lu­gar, al Go­bierno le preo­cu­pa que el ar­tícu­lo se in­ser­te en un tra­ta­do cu­yo ám­bi­to te­rri­to­rial sí in­clu­ye ex­pre­sa­men­te a Gi­bral­tar. Al for­mar par­te del mis­mo tex­to, la Abo­ga­cía del Es­ta­do te­me que Londres use ese ar­gu­men­to co­mo ata­jo para apli­car a su co­lo­nia unas ven­ta­jas que Es­pa­ña te­nía el de­re­cho de ve­tar. Las cui­tas del Eje­cu­ti­vo de Sán­chez no aca­ban ahí. Tam­bién ha in­co­mo­da­do ver que en el bo­rra­dor de de­cla­ra­ción po­lí­ti­ca no hay men­ción ex­pre­sa a que in­cor­po­rar aGi­bral­tar re­quie­re el con­sen­ti­mien­to de Es­pa­ña.

Las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas sos­tie­nen que es­te en­ca­je de úl­ti­ma ho­ra, des­ti­na­do a aco­mo­dar las exi­gen­cias de la pri­me­ra ministra bri­tá­ni­ca, The­re­saMay, en un pac­to por el que se jue­ga el cue­llo po­lí­ti­co en su país, na­da tie­ne que ver con Gi­bral­tar. Así lo han ex­pre­sa­do el ser­vi­cio ju­rí­di­co de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el del Con­se­jo. Es­pa­ña no du­da de ese plan­tea­mien­to, pe­ro exi­ge ga­ran­tías es­cri­tas. De mo­men­to no se ha en­con­tra­do la fórmula má­gi­ca. Bru­se­las y el res­to de Es­ta­dos miem­bros se re­sis­ten a re­abrir el tex­to por­que en­ton­ces más de uno que­rría re­to­car­lo. Es­pa­ña exi­ge al me­nos una aden­da o cual­quier fórmula ju­rí­di­ca vin­cu­lan­te que le per­mi­ta de­fen­der es­te ar­gu­men­to, lle­ga­do el ca­so, an­te un tri­bu­nal.

Las fuen­tes con­sul­ta­das en Bru­se­las sos­tie­nen que esa fra­se re­la­ti­va a los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos de ca­da país res­pon­de a Ir­lan­da del Norte, no a Gi­bral­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.