Sí, cla­ro.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El fút­bol no tie­ne pie­dad con los me­dio­cres y no le da op­ción a los en­chu­fa­dos. Una com­pe­ten­cia jus­ta, don­de los ca­pa­ces triun­fan y los de­más se que­dan en un ca­mino en el que en­con­tra­ron sa­cri­fi­cio, fa­ta­li­da­des, a ve­ces in­jus­ti­cias. Su­pe­rar obs­tácu­los es par­te ob­via de to­do re­to y se lo­gra con ta­len­to e ilu­sión. Lle­gar a pro­fe­sio­nal es com­pli­ca­do, con­mi­llo­nes de pos­tu­lan­tes que sa­len co­mo es­per­ma­to­zoi­des en bus­ca de una opor­tu­ni­dad. Sien­do aún ni­ños tie­nen que en­fren­tar­se a la ló­gi­ca adul­ta de los pa­dres, que­me­ten una pre­sión in­so­por­ta­ble. Y a pro­ce­sos de se­lec­ción que em­pie­zan de nue­vo ca­da tem­po­ra­da y que po­nen en com­bus­tión a com­pa­ñe­ros que ri­va­li­zan por un pues­to, en­tre­na­do­res que exi­gen, ri­va­les que pe­gan, afi­cio­nes que in­sul­tan. Por esa ra­zón, cuan­do oi­go de­cir a al­guien que no es ju­ga­dor por­que “mi pa­dre me obli­gó a es­tu­diar”, con­tes­to: “Sí, cla­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.