El re­me­dio equi­vo­ca­do.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El Ri­ver-Boca se sen­ti­rá en to­do el mun­do. Los aman­tes del fút­bol es­ta­rán pen­dien­tes del de­no­mi­na­do par­ti­do de to­dos los tiem­pos. Mu­cho más los ar­gen­ti­nos, co­mo el ac­tor Juan Die­go Bot­to, el ex­fut­bo­lis­ta Gus­ta­vo Ló­pez, el mú­si­co Ariel Rot, el ba­lon­ces­tis­ta Ni­co­lás La­pro­vit­to­la y el es­cri­tor Mar­tín Ca­pa­rrós, que con­ver­san con EL PAÍS so­bre sus emo­cio­nes acer­ca del der­bi des­de la dis­tan­cia.

Juan Die­go Bot­to se enamo­ró del fút­bol co­mo quien se enamo­ra de un pa­sa­do que nun­ca vi­vió. “Mi vin­cu­la­ción con el fút­bol es la mis­ma que ten­go con el tan­go o con el dul­ce de le­che. Qui­zás al­go que me gus­ta por­que me tie­ne que gus­tar, un víncu­lo ín­ti­mo con una in­fan­cia que me en­con­tró en­tre dos ciu­da­des”, cuen­ta. Na­ció en Bue­nos Ai­res en 1975 y lle­gó aMa­drid en 1978, des­pués de que la dic­ta­du­ra militar hi­cie­ra des­apa­re­cer a su pa­dre, el tam­bién ac­tor Die­go Fer­nan­do. “Su­pon­go que vi­vo el fút­bol co­mo hi­jo de exi­lia­dos, en ese pun­to in­ter­me­dio en el que se de­ja un par­te allí, mien­tras la otra es­tá aquí”. Y aquí es­tá pre­sen­te el Bar­ce­lo­na, mien­tras allí si­gue vi­vo Boca. “¿Por qué soy bos­te­ro?”, cues­tio­na Bot­to; “no exis­te una ex­pli­ca­ción. Una vez que en la in­fan­cia cae la mo­ne­da de un la­do, esa suer­te ya es para to­da la vi­da”.

Gus­ta­vo Ló­pez, que vis­tió la al­bi­ce­les­te en­tre 1994 y 2003, ex­pli­ca que en el su­per­clá­si­co se vi­ve una sen­sa­ción úni­ca: “El que ga­ne vi­vi­rá la se­ma­na, el mes y el año más fe­liz de su vi­da, pe­ro el que pier­da… la pa­sa­rá mal”, en­tien­de el ex­ju­ga­dor del Cel­ta y el Zaragoza, en­tre otros. “Co­mo se vi­ve un der­bi en Argentina es in­com­pa­ra­ble. Exis­te un fa­na­tis­mo, a ve­ces des­me­di­do, que tras­pa­sa lo ver­da­de­ra­men­te ar­tís­ti­co que es el fút­bol”, ase­gu­ra Ló­pez, que vi­vió la ida de la mis­ma ma­ne­ra que vi­vi­rá la vuel­ta: tra­ba­jan­do co­mo­co­men­ta­ris­ta en el Ca­rru­sel De­por­ti­vo de la Ca­de­na SER.

“Soy del Ma­drid por una cues­tión ca­sual: Los Ro­drí­guez (el gru­po que in­te­gró en los 90) es­ta­ban vin­cu­la­dos al Real Ma­drid por­que Jor­ge Valdano y Fer­nan­do Re­don­do ve­nían a al­gu­nos de nues­tros con­cier­tos”, re­cuer­da el mú­si­co Ariel Rot, que vi­ve en Es­pa­ña des­de los 16 años. La mo­ne­da ca­yó en Cha­mar­tín de la mis­ma ma­ne­ra que en Nú­ñez. “Un ami­gui­to del co­le­gio me pre­gun­tó: ‘¿sos de Ri­ver o de Boca?”, re­cuer­da. Sin mo­ti­vo al­guno con­tes­tó “de Ri­ver”. Y ahí se que­dó. “En mi ca­sa no se ha­bla­ba de fút­bol, mis pa­dres eran in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas. Nun­ca me lle­va­ron a la can­cha”. Pe­ro el clá­si­co no se lo po­día per­der. “Lo vi en la ca­sa de mi her­ma­na en Bue­nos Ai­res, qui­zás sin mu­cho fa­na­tis­mo, pe­ro de una ma­ne­ra muy argentina: to­man­do ma­te”, cuen­ta. Ya de vuel­ta en Ma­drid para ce­rrar la gi­ra de des­pe­di­da de Te­qui­la, Rot bus­ca un lu­gar para ver la vuel­ta. “Si se lo tu­vie­ra que ex­pli­car a al­guien, le di­ría que es­to es co­mo te­ner a los Beatles y a los Sto­nes en un mis­mo es­ce­na­rio”.

El sá­ba­do por la no­che, el ba­lon­ces­tis­taNi­co­lás La­pro­vit­to­la se pe­ga­rá al te­le­vi­sor en un ho­tel de Zaragoza. El Jo­ven­tut vi­si­ta al Tecny­con­ta el do­min­go y es­ta­rá con­cen­tra­do. “Me gus­ta­ría es­tar en Bue­nos Ai­res para vi­vir es­te mo- men­to con mis ami­gos y mis her­ma­nos. La ida la mi­ré en una piz­ze­ría de Po­ble Nou (Bar­ce­lo­na) con mi no­via, gri­té los go­les con ga­nas, pe­ro mo­de­ra­do. Ha­bía mu­chos hin­chas de Ri­ver”. Aho­ra lle­va­rá con él la ca­mi­se­ta de Boca. No la de Ri­quel­me. “No me ca­be. ¿Qué le voy a ha­cer? Jue­go al ba­lon­ces­to”.

En Bue­nos Ai­res pa­re­ce im­po­si­ble vi­vir de es­pal­das al fút­bol, tam­bién para el es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Mar­tín Ca­pa­rrós. Eso sí, a los 14 años sur­gie­ron otras in­quie­tu­des y su Boca se que­dó a un la­do. Pe­ro la Bombonera es­pe­ra en la dis­tan­cia. “Cuan­do­me fui de la Argentina en los 70 no era co­mo aho­ra. Era di­fí­cil se­guir los par­ti­dos des­de le­jos. Vol­ví a Bue­nos Ai­res en los 80 y re­cu­pe­ré cier­to in­te­rés por el fút­bol”, cuen­ta. Un in­te­rés que se po­ten­ció cuan­do na­ció su hi­jo Juan. “Sen­tía que era al­go que po­dría com­par­tir con él por mu­cho tiem­po, que in­clu­so cuan­do ya no le in­tere­sa­ra mu­cho­más de su an­ciano pa­dre, Boca se­ría un lu­gar de en­cuen­tro”. No le fa­lló el ol­fa­to. “Hoy se­gui­mos te­nien­do nues­tros abo­nos en la can­cha de Boca, que por ra­zo­nes ob­vias yo no pue­do usar”. El hi­jo vi­ve en Bue­nos Ai­res pe­ro el pa­dre no, así que, a ve­ces, mi­ran los par­ti­dos jun­tos por What­sapp. “A los ar­gen­ti­nos nos gus­ta que nos di­gan que na­die en el­mun­do vi­ve el fút­bol co­mo no­so­tros. Una co­sa es dar­se ai­res con eso, otra es creér­se­lo. Es una for­ma dra­má­ti­ca, un po­co vio­len­ta, que ca­da vez mein­quie­ta más. Se po­dría dis­fru­tar del fút­bol sin con­ver­tir­lo en esa fal­sa cues­tión de vi­da omuer­te; hay mu­chas co­sas por las que va­le la pe­na pe­lear y el fút­bol no es una de ellas”.

En efec­to, la carrera del fut­bo­lis­ta es­tá lle­na de ame­na­zas. De he­cho, hay pro­me­sas que se ha­cen ve­te­ra­nos sin cum­plir lo que pro­me­tían. So­bran ra­zo­nes. Por­que el ta­len­to era más apa­ren­te que real, por­que la per­so­na­li­dad no res­pal­da a la ca­li­dad, por­que las le­sio­nes de­mo­ran la ex­plo­sión… O por di­fi­cul­ta­des de en­ca­je en un nue­vo en­torno que pro­vo­ca dis­trac­cio­nes. Si nos ate­ne­mos a las in­for­ma­cio­nes, Dem­bé­lé en­tra de lleno en la úl­ti­ma hi­pó­te­sis. Con­vie­ne to­mar­lo en se­rio por­que co­noz­co más ca­sos de fra­ca­so por in­adap­ta­ción social que fut­bo­lís­ti­ca. Di­cho es­to, me re­sul­ta cu­rio­so que a un ju­ga­dor con pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to se lo cas­ti­gue im­pi­dién­do­le ju­gar. Más cu­rio­so aún que la opi­nión pú­bli­ca res­pal­de la me­di­da. In­ten­tar re­cu­pe­rar a un fut­bo­lis­ta con pro­ble­mas im­pi­dién­do­le ju­gar, me pa­re­ce in­com­pren­si­ble. Ins­trú­yan­lo para que cam­bie sus há­bi­tos de vi­da por­que aún es­tá en edad de apren­der. ¿Pe­ro có­mo se pue­de cu­rar a na­die qui­tán­do­le la pa­sión de su vi­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.