Una ca­rre­ra abier­ta pa­ra su­ce­der a Mer­kel

El País (1ª Edición) - - PORTADA - In­fi­ni­tas in­te­rro­gan­tes

Fue­ra ha­ce un frío he­la­dor y la no­che se ha que­da­do desa­pa­ci­ble. Pe­ro den­tro de la na­ve in­dus­trial de las afue­ras de Ha­lle, cien­tos de mi­li­tan­tes de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) aplau­den aca­lo­ra­dos ca­da vez que uno de los tres can­di­da­tos a su­ce­der a la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel ha­bla de in­mi­gra­ción. Y aplau­den más y más y más, por­que ape­nas se ha­bla de otra co­sa du­ran­te las tres ho­ras que du­ra el en­cuen­tro con los mi­li­tan­tes en es­ta ciu­dad del es­te de Ale­ma­nia.

En el pa­si­llo, al­gu­nos po­lí­ti­cos re­fle­xio­nan en voz al­ta. Co­mo Mi­chael Kretsch­mer, mi­nis­tro-pre­si­den­te del Es­ta­do de Sa­jo­nia, que con­si­de­ra que los can­di­da­tos ha­cen bien en abor­dar lo que le preo­cu­pa a “la gen­te”. “El te­ma­mi­gra­to­rio mue­ve mu­cho a la gen­te. No po­de­mos de­jár­se­lo en ban­de­ja a los po­pu­lis­tas, no po­de­mos de­jar que es­par­zan sus men­sa­jes fal­sos”, ex­pli­ca a es­te dia­rio el po­lí­ti­co en cu­yo Es­ta­do se en­cuen­tra Chem­nitz, la ciu­dad en la que re­cien­te­men­te se pro­du­je­ron vio­len­tos cho­ques ul­tra­de­re­chis­tas.

No to­dos en su par­ti­do es­tán de acuer­do y el de­ba­te in­terno co­bra in­ten­si­dad. Los tres as­pi­ran­tes a re­em­pla­zar a la can­ci­ller al fren­te del par­ti­do con­ser­va­dor re­co­rren es­tos días el país pa­ra dar­se a co­no­cer y tomar el pul­so a los su­yos an­tes del cru­cial con­gre­so del 7 de di­ciem­bre en Ham­bur­go, en el que ele­gi­rán al su­ce­sor de Mer­kel tras 18 años al fren­te de la for­ma­ción.

Dos de los can­di­da­tos —Frie­drich Merz y Jens Spahn— re­pre­sen­tan la rup­tu­ra con el pa­sa­do mer­ke­liano. La ter­ce­ra, An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, alias AKK y pro­te­gi­da de Mer­kel, su­po­ne has­ta cier­to pun­to una con­ti­nui­dad y por lo tan­to cier­ta es­ta­bi­li­dad con vis­tas a la per­ma­nen­cia de la can­ci­ller al fren­te del Go­bierno has­ta el fi­nal de su cuar­to man­da­to, en 2021. Las en­cues­tas ha­blan de una cier­ta pre­fe­ren­cia por AKK en­tre los vo­tan­tes de la CDU, pe­ro a es­tas al­tu­ras el re­sul­ta­do es­tá muy abier­to. So­bre to­do, por­que una co­sa es lo que pien­se el vo­tan­te me­dio de la CDU y otra lo que fi­nal­men­te va­yan a vo­tar los 1.001 de­le­ga­dos en Ham­bur­go. La ci­ta pro­me­te sus­pen­se.

Merz lle­gó a Ha­lle un po­co es­cal­da­do. El día an­te­rior ha­bía su­ge­ri­do po­si­bles mo­di­fi­ca­cio­nes en la Cons­ti­tu­ción en el ar­tícu­lo del de­re­cho de asi­lo y le llo­vie­ron las crí­ti­cas. Ho­ras an­tes de sa­lir a escena tra­tó de arre­glar­lo vía Twit­ter, me­dio re­trac­tán­do­se, pe­ro ya en ha­ri­na y ja­lea­do por los asis­ten­tes se en­re­dó en su­pues­tos tec­ni­cis­mos le­ga­les con los que de­jó en­tre­ver que fre­nar la lle­ga­da de refugiados era po­si­ble con la ley en la mano y coor­di­nán­do­se con el res­to de Eu­ro­pa. Des­pués, lan­zó un dar­do en­ve­ne­na­do a su enemi­ga his­tó­ri­ca, Mer­kel: “Un Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal co­mo Ale­ma­nia nun­ca de­be per­der el con­trol de quién en­tra y quién sa­le”, di­jo en alu­sión a la lle­ga­da de cien­tos de mi­les de refugiados en 2015. El en­fren­ta­mien­to de Merz, de 62 años, con la can­ci­ller vie­ne de le­jos. En 2002 fue de­fe­nes­tra­do co­mo je­fe de fi­las del Par­la­men­to, que aca­bó aban­do­nan­do sie­te años más tar­de pa­ra de­di­car­se a los negocios. Es el can­di­da­to de la ven­gan­za, cu­yo triun­fo abri­ría in­fi­ni­tas in­te­rro­gan­tes. Por­que la coha­bi­ta­ción en­tre Merz co­mo pre­si­den­te de la CDU con CDU mar­ca­rá en bue­na me­di­da el nue­vo rum­bo de un par­ti­do en mu­ta­ción en bus­ca de su nue­va iden­ti­dad. La for­ma­ción ha or­ga­ni­za­do ocho con­fe­ren­cias re­gio­na­les en ocho ciu­da­des dis­tin­tas don­de se bre­gan los can­di­da­tos.

Y ahí ca­da ciu­dad es un mun­do. El de Ha­lle es un uni­ver­so de­re­chi­za­do, en el que la ex­tre­ma de­re­cha de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD) ob­tu­vo ca­si el 20% de los vo­tos del Es­ta­do en las ge­ne­ra­les del año pa­sa­do. Por eso, era has­ta cier­to pun­to ló­gi­co que la ma­yo­ría de las pre­gun­tas de los cien­tos de mi­li­tan­tes que se Mer­kel al fren­te del Eje­cu­ti­vo se adi­vi­na pe­lia­gu­da y pue­de que in­clu­so in­via­ble. “Merz es una ca­ja de sor­pre­sas. Lle­va diez años de­di­ca­do a los negocios. Es muy emo­cio­nal, as­tu­to y la gen­te de su en­torno di­ce que pue­de ser brus­co y has­ta co­lé­ri­co. To­do el mun­do sa­be que no aguan­ta más de un mi­nu­to en la mis­ma ha­bi­ta­ción que Mer­kel”, ex­pli­ca Mi­chael Bröc­ker, au­tor de una bio­gra­fía de Jens Spahn, otro de los as­pi­ran­tes.

Spahn es tam­bién un co­no­ci­do ri­val de la can­ci­ller. A sus 38 años, es el más jo­ven de los tres y cuen­ta de par­ti­da con mu­chas me­nos po­si­bi­li­da­des que sus ri­va­les. El ac­tual mi­nis­tro de Sa­ni­dad es tam­bién el más con­ser­va­dor de los can­di­da­tos. De él se re­pi­te que acer­ca­ron a co­no­cer a los as­pi­ran­tes tu­vie­ra que ver con la in­mi­gra­ción, el mo­no­te­ma de los ex­tre­mis­tas.

Quien ga­ne el con­gre­so del par­ti­do, ten­drá mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra con­ver­tir­se en el pró­xi­mo can­ci­ller ale­mán y aban­de­rar el nue­vo ca­pí­tu­lo po­lí­ti­co que se abre en Ale­ma­nia con el fin de la era Mer­kel. De ahí que los can­di­da­tos ha­yan mar­ca­do dis­tan­cia con el le­ga­do de la can­ci­ller, so­bre to­do con la lla­ma­da cri­sis de refugiados de 2015, que se ha tra­du­ci­do en la lle­ga­da de cer­ca de mi­llón y me­dio de refugiados a Ale­ma­nia des­de en­ton­ces. tie­ne una de­ter­mi­na­ción de hie­rro y una am­bi­ción a flor de piel. En Ha­lle se cen­tró en su te­ma es­tre­lla, el Pac­to de Na­cio­nes Uni­das pa­ra las mi­gra­cio­nes, cu­ya opo­si­ción aban­de­ra Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD) y que, a pe­sar de que Ale­ma­nia ya lo ha fir­ma­do tras 18 me­ses de ne­go­cia­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, el jo­ven can­di­da­to plan­tea que se dis­cu­ta en el seno del par­ti­do.

Kramp-Ka­rren­bauer de­fien­de el pac­to mi­gra­to­rio, pe­ro apuesta por ace­le­rar las ex­pul­sio­nes de de­man­dan­tes cu­yo asi­lo ha­ya si­do re­cha­za­do. En Ha­lle ase­gu­ró que “quién vi­va aquí co­mo re­fu­gia­do y co­me­ta un de­li­to ten­drá que ir­se del país y no vol­ver­lo a pi­sar”, di­jo la más cen­tris­ta de los tres pro­vo­can­do el en­tu­sias­mo del pú­bli­co que aplau­día a ra­biar cuan­do los can­di­da­tos afi­la­ban su re­tó­ri­ca an­tin­mi­gra­ción.

Pue­de que AKK no ha­ble ni se mue­va tan bien co­mo sus com­pa­ñe­ros, pe­ro la úl­ti­ma en­cues­ta le otor­ga­ba el pa­sa­do vier­nes un 38% de los apoyos de sim­pa­ti­zan­tes de la CDU fren­te al 29% de Merz y el 6% de Spahn. “Los de­le­ga­dos ele­gi­rán al lí­der que sea ca­paz de lo­grar una ma­yo­ría ma­ña­na y esa es Kramp-Ka­rren­bauer. Al­guien que se si­túe en el cen­tro y que sea ca­paz de in­te­grar a to­das las co­rrien­tes”, pien­sa Bröc­ker. De 56 años, AKK es una po­lí­ti­ca de pro­vin­cias que ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad de ga­nar elec­cio­nes en su pe­que­ño Es­ta­do del Sa­rre, al su­r­oes­te del país. Al igual que Mer­kel, tie­ne un es­ti­lo po­co pre­ten­cio­so y es una ex­pe­ri­men­ta­da la­bra­do­ra de con­sen­sos. Su cer­ca­nía con la can­ci­ller es al mis­mo tiem­po un activo y un las­tre en un par­ti­do que tras ca­si dos dé­ca­das mo­no­cor­des an­sía nue­vas vo­ces y ai­re fres­co.

Da­niel Günt­her, per­te­ne­cien­te al ala más cen­tris­ta, de­fien­de la ca­pa­ci­dad in­te­gra­do­ra de la as­pi­ran­te. Jo­ven es­tre­lla de la po­lí­ti­ca ale­ma­na, Günt­her ad­vier­te del pe­li­gro de emu­lar a los po­pu­lis­tas —es­tra­te­gia que, por ejem­plo, en Ba­vie­ra no ha da­do re­sul­ta­do— y po­ne co­mo re­fe­ren­cia el Es­ta­do en el que go­bier­na, Schles­wig Hols­tein, don­de las en­cues­tas dan un 7% de los vo­tos a AfD. “No so­lo ha­bla­mos de refugiados sino de los pro­ble­mas reales de la gen­te. Hay que con­cen­trar­se en lo que so­mos más fuer­tes, en la so­lu­ción de los pro­ble­mas”, de­fien­de en un en­cuen­tro con co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros.

Que­dan to­da­vía por de­lan­te cua­tro con­fe­ren­cias más, que irán mo­de­lan­do el tono de un de­ba­te de­ci­si­vo pa­ra un par­ti­do re­fe­ren­cia en Eu­ro­pa y que bus­ca su nue­vo aco­mo­do en tiem­pos de agi­ta­das frag­men­ta­cio­nes po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.