La bre­cha en­tre la Má­la­ga lle­na y la va­cía

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Má­la­ga, el mo­tor eco­nó­mi­co de An­da­lu­cía, ru­ge con in­ten­si­dad. Los tu­ris­tas ya no se van di­rec­ta­men­te des­de el ae­ro­puer­to aMar­be­lla u otras lo­ca­li­da­des de la Cos­ta del Sol, sino que re­ser­van unos días pa­ra la ca­pi­tal, don­de nue­vos mu­seos co­mo el Pom­pi­dou, el de Ar­te Ru­so y el Carmen Thys­sen si­guen la es­te­la abier­ta por el Mu­seo Pi­cas­so, que en oc­tu­bre cum­plió 15 años. La ciu­dad ba­tió un nue­vo hi­to en 2017, con más de 1,3 mi­llo­nes de via­je­ros y 2,4 mi­llo­nes de per­noc­ta­cio­nes, se­gún el Ayun­ta­mien­to. Pe­ro a pe­sar de que la ca­pi­tal se ha pues­to de mo­da, sus pro­ble­mas —y los de la pro­vin­cia— si­guen sien­do prác­ti­ca­men­te los mis­mos de los úl­ti­mos 30 años, con al­gu­nos más, des­co­no­ci­dos has­ta aho­ra.

A los eter­nos desafíos de la fal­ta del sa­nea­mien­to in­te­gral de aguas re­si­dua­les, la inexis­ten­te co­ne­xión fe­rro­via­ria con Mar­be­lla y Es­te­po­na, o la sa­tu­ra­ción ur­ba­nís­ti­ca del li­to­ral con dé­fi­cit de ca­mas hos­pi­ta­la­rias y plazas edu­ca­ti­vas, se unen otros nue­vos co­mo el im­pac­to en el pre­cio de la vi­vien­da de los al­qui­le­res tu­rís­ti­cos por pla­ta­for­mas co­mo Airbnb. Ade­más, las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas y so­cia­les en­tre cos­ta e in­te­rior no pa­ran de agran­dar­se. “Y la bre­cha va a ir a más por la ten­den­cia de nues­tra so­cie­dad a que se acen­túen las de­sigual­da­des”, va­ti­ci­na Ma­ría Lui­sa Gó­mez, pro­fe­so­ra de aná­li­sis geo­grá­fi­co re­gio­nal de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga.

Los 170 ki­ló­me­tros de li­to­ral que van des­de Ner­ja, al es­te, a Ma­nil­va, en el lí­mi­te con Cá­diz, con­cen­tran a la po­bla­ción, el tra­ba­jo y la ri­que­za, aun­que re­par­ti­dos de for­ma de­sigual. En es­ta fran­ja vi­ven un mi­llón de cen­sa­dos, de los 1,6 mi­llo­nes que tie­ne la pro­vin­cia. En tem­po­ra­da al­ta, la po­bla­ción se pue­de tri­pli­car. Co­mo con­tra­par­ti­da, 63 de los 103 mu­ni­ci­pios ma­la­gue­ños, esen­cial­men­te de in­te­rior, han per­di­do po­bla­ción en la úl­ti­ma dé­ca­da. Lo­ca­li­da­des de co­mar­cas de la Axar­quía (zo­na orien­tal) o Ron­da (no­roes­te) aca­pa­ran los diez pri­me­ros pues­tos, con ba­ja­das que lle­gan a ro­zar el 30%. An­te­que­ra (en el nor­te) tam­bién es­tá afec­ta­da.

Los pue­blos más per­ju­di­ca­dos ha­cen equi­li­bris­mo en for­ma de bol­sas de tra­ba­jo ro­ta­to­rias, che­ques be­bé o ayu­das de co­me­dor de guar­de­ría pa­ra que sus co­le­gios no pier­dan ni­ños. To­do pa­ra evi­tar una es­pi­ral que des­en­ca­de­ne el cie­rre del cen­tro, de ban­cos o co­mer­cios. Sus al­cal­des, de di­fe­ren­tes par­ti­dos, re­cla­man a las ad­mi­nis­tra­cio­nes que ha­gan fren­te co­mún pa­ra ata­jar el pro­ble­ma.

“Los sub­si­dios agra­rios, las co­ne­xio­nes por ca­rre­te­ra y la cer­ca­nía de equi­pa­mien­tos, co­mo hos­pi­ta­les co­mar­ca­les, es­tán con­te­nien­do ese va­cia­mien­to”, di­ce la pro­fe­so­ra Gó­mez, que re­cuer­da que ya en los años se­sen­ta y se­ten­ta se pro­du­jo un vuel­co ha­cia el li­to­ral con una pér­di­da de po­bla­ción su­pe­rior al 50% en 15 años.

Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, Má­la­ga tam­bién se di­vi­de en cos­ta e in­te­rior. Las prin­ci­pa­les ciu­da­des del li­to­ral tie­nen ma­yo­ría de vo­tan­tes del PP, mien­tras que en el in­te­rior sue­len triun­far los so­cia­lis­tas.

En zo­nas de ex­pan­sión de la ca­pi­tal ma­la­gue­ña, co­mo Tea­ti­nos, vuel­ven a es­cu­char­se hor­mi­go­ne­ras y mar­ti­llos hi­dráu­li­cos en solares en los que ha­ce diez años no se mo­vía ni una ho­ja. Sus ve­ci­nos, al igual que los de otras po­bla­cio­nes del área me­tro­po­li­ta­na, co­mo Rin­cón de la Vic­to­ria o Cár­ta­ma, lu­chan pa­ra que la Jun­ta de An­da­lu­cía ter­mi­ne un co­le­gio y dos ins­ti­tu­tos y sus 700 hi­jos de­jen de re­ci­bir cla­ses en ca­se­tas de obra. “Lle­va­mos pi­dien­do el ins­ti­tu­to des­de el 99”, se la­men­ta Mar Vi­lla­nue­va, por­ta­voz de la Pla­ta­for­ma Pro­me­to de Tea­ti­nos. Es­te grupo de pa­dres tie­ne a 120 alumnos de Se­cun­da­ria es­tu­dian­do en ba­rra­co­nes y a otros 180 dan­do cla­ses, des­de el ini­cio de es­te cur­so, en una re­si­den­cia de es­tu­dian­tes en la que usan las sa­las de te­le­vi­sión co­mo au­las. En la Jun­ta sos­tie­nen que “en es­ca­sos me­ses” ten­drán las au­las de­fi­ni­ti­vas.

El boom de los apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos ha en­gu­lli­do edi­fi­cios en­te­ros del cen­tro y de ba­rria­das cos­te­ras co­mo Pe­dre­ga­le­jo o El Pa­lo. “Mi ca­se­ro me di­jo que me subía el pre­cio y pen­sé en ir­me, pe­ro cuan­do vi lo que hay, he ne­go­cia­do una subida en dos años”, cuen­ta un ve­cino que re­sis­te de al­qui­ler en un blo­que to­ma­do por via­je­ros. Hay gen­te sin ca­sa por­que es­tán ocu­pa­das en hos­pe­dar a tu­ris­tas, un ne­go­cio­mu­cho­más lu­cra­ti­vo que el al­qui­ler de lar­ga tem­po­ra­da. 870 per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión tie­nen una ayu­da mu­ni­ci­pal al al­qui­ler de 550 eu­ros con­ce­di­da, pe­ro no en­cuen­tran apar­ta­men­tos por esos precios. La ca­pi­tal con­cen­tra 4.000 de las 25.000 vi­vien­das de uso tu­rís­ti­co ins­cri­tas en Má­la­ga.

“El via­je al in­te­rior tie­ne ida y vuel­ta”, con­si­de­ra Da­mián Ruiz Si­no­ga, ca­te­drá­ti­co de Geo­gra­fía Fí­si­ca de la UMA. “Du­ran­te la cri­sis tam­bién se vol­vió una es­pe­cie de re­fu­gio”, de­ta­lla en una con­ver­sa­ción en la que ha­bla de “mo­vi­mien­tos pen­du­la­res” por los que fa­mi­lias de las co­mar­cas de An­te­que­ra o Ron­da van y vie­nen ca­da fin de se­ma­na o con cier­ta fre­cuen­cia a sus vi­vien­das de las lo­ca­li­da­des de in­te­rior. “Así no se termina de per­der la co­ne­xión so­cio­ló­gi­ca”, aña­de.

Si­no­ga ve con ale­gría que la cons­truc­ción se reac­ti­ve en el li­to­ral, pe­ro plan­tea una re­fle­xión. “No veo que es­te­mos ge­ne­ran­do una nue­va ex­pec­ta­ti­va. He­mos vuel­to al tu­ris­mo y aho­ra apa­re­cen grúas, pe­ro no nos he­mos za­fa­do de esa sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. En los es­ce­na­rios de cam­bio cli­má­ti­co la si­tua­ción irá a peor en al­gu­nas zo­nas. Se­gui­mos de­pen­dien­do de que la gen­te quie­ra ve­nir y de lo mis­mo que te­nía­mos ha­ce 50 años, que es el sol y la pla­ya”, re­cuer­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.