Esos gru­pos de What­sApp que car­ga el dia­blo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Un men­sa­je de What­sApp ha pro­vo­ca­do un seís­mo sin pre­ce­den­tes en la Jus­ti­cia es­pa­ño­la. “Po­ne­mos a un pre­si­den­te ex­cep­cio­nal y ade­más con­tro­la­mos la sa­la se­gun­da des­de atrás”. El bo­tón de re­en­viar lo pul­só el por­ta­voz del PP en el Se­na­do, Ig­na­cio Co­si­dó. El des­tino eran los 146 se­na­do­res de su par­ti­do. A las po­cas ho­ras, el men­sa­je ya ha­bía lle­ga­do a la pren­sa. Sie­te días des­pués ya no hay pac­to pa­ra re­no­var el Po­der Ju­di­cial, no existe el grupo al que se en­vió ese men­sa­je y crece el re­ce­lo en la uti­li­za­ción de ser­vi­cios co­mo What­sapp, Te­le­gram o Sig­nal.

“Hay que te­ner un mí­ni­mo de pru­den­cia pa­ra no de­jar in­for­ma­ción sen­si­ble por es­cri­to”, apun­ta un miem­bro del ga­bi­ne­te de un mi­nis­tro, que re­co­no­ce que se uti­li­za What­sApp en el día a día. “Pe­ro pa­ra na­da im­por­tan­te” y me­nos pa­ra co­mu­ni­car­se con los al­tos car­gos. Des­de otro mi­nis­te­rio ase­gu­ran que usan es­tas apli­ca­cio­nes a dia­rio, pe­ro tan­to el mi­nis­tro co­mo los se­cre­ta­rios de Es­ta­do pre­fie­ren “lla­mar­te al des­pa­cho” o usar el te­lé­fono. “Son cons­cien­tes de que no pue­den de­jar cier­tas co­sas por es­cri­to, pe­ro ade­más es que no po­de­mos te­ner a un mi­nis­tro re­ci­bien­do y con­tes­tan­do cien­tos de men­sa­jes al día”, ase­gu­ran. En el Go­bierno, los gru­pos de What­sApp se li­mi­tan a los je­fes de ga­bi­ne­te pa­ra coor­di­nar­se con La Mon­cloa. El pre­si­den­te, Pe­dro Sánchez, tam­po­co es muy da­do aman­dar­men­sa­jes y pre­fie­re lla­mar a sus mi­nis­tros.

En el PP han to­ma­do no­ta del error de te­ner gru­pos tan am­plios y tras eli­mi­nar el del Se­na­do, man­tie­nen otros dos más re­du­ci­dos: del con­se­jo de di­rec­ción y de co­mu­ni­ca­ción. Sin em­bar­go, en el Con­gre­so si­guen usan­do el chat que agru­pa a los dipu­tados, pe­ro so­lo pa­ra agen­da y vo­ta­cio­nes.

Lo que más ha sor­pren­di­do a mu­chos dipu­tados po­pu­la­res es que se uti­li­za­ra un grupo tan am­plio pa­ra re­en­viar in­for­ma­ción sen­si­ble pa­ra la di­rec­ción del par­ti­do, al­go im­pen­sa­ble pa­ra el PSOE. La di­rec­ción so­cia­lis­ta en el Con­gre­so y el Se­na­do sí se co­mu­ni­can por What­sApp, pe­ro son gru­pos re­du­ci­dos a una de­ce­na de in­te­gran­tes. Las co­mu­ni­ca­cio­nes sue­len ser me­dian­te co­rreos elec­tró­ni­cos. En los par­ti­dos po­lí­ti­cos, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes, ocu­rre lo­mis­mo. “Si hay al­go re­le­van­te nos lla­ma Teo [Gar­cía Egea, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP] o Ja­vier Ma­ro­to [vi­ce­se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción] pa­ra des­pa­char di­rec­ta­men­te con no­so­tros”, di­ce un miem­bro del co­mi­té eje­cu­ti­vo del PP. Lo mis­mo ha­ce el pre­si­den­te del par­ti­do, Pa­blo Ca­sa­do, que pre­fie­re lla­mar o ci­tar di­rec­ta­men­te en Gé­no­va pa­ra tra­tar los asun­tos im­por­tan­tes. “Nos lla­man o nos ci­tan en la se­de. Pa­ra te­mas de agen­da usa­mos What­sApp o Te­le­gram”.

Quie­nes en al­gún mo­men­to han co­la­bo­ra­do con otro de los pe­sos pe­sa­dos del PP, sa­ben que Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo pre­fie­re co­ger el te­lé­fono an­tes que en­viar un men­sa­je. To­do lo con­tra­rio, es lo que ha­ce Uni­dos Po­de­mos. La ter­ce­ra fuer­za en el Con­gre­so de los Dipu­tados usa Te­le­gram, y no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.