Los gra­fi­te­ros que se pa­san de la ra­ya

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Na­die de­te­ni­do

“Os es­ta­ba es­pe­ran­do, sa­bía que ibais a ve­nir a por mí”, les di­jo a los agen­tes cuan­do en­tra­ron por la puer­ta de su ca­sa. Tie­ne 24 años, es es­tu­dian­te de Be­llas Ar­tes en Ma­drid y en su tiem­po li­bre ha­ce ta­tua­jes. En su co­che en­con­tra­ron una­ma­le­ta de bo­tes de pin­tu­ra y la ca­za­do­ra que lle­va­ba el día de los he­chos, se­gún gra­bó una de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad de Me­tro. Es uno de los gra­fi­te­ros más ac­ti­vos de la ca­pi­tal de Es­pa­ña, de quien la Po­li­cía pre­fie­re omi­tir has­ta sus ini­cia­les pa­ra no dar­le más pu­bli­ci­dad. Y es tam­bién uno de los ocho jó­ve­nes detenidos el pa­sa­do jue­ves en Ma­drid por pa­rar el tren sub­te­rrá­neo en la es­ta­ción de Las Ro­sas y gra­fi­tear los va­go­nes la no­che del vier­nes del puen­te de Ha­llo­ween.

En­tre las 46 per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en esa ac­ción —con­ta­das una a una en un ví­deo de la em­pre­sa que pu­do ver EL PAÍS— ha­bía tres que ve­nían “de fue­ra de la ca­pi­tal, in­clu­so de fue­ra de Es­pa­ña”, se­ña­lan fuen­tes po­li­cia­les.

To­do apun­ta a que es­ta­ban coor­di­na­dos por al­guien. “Por el gran nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes, y por­que cin­co de ellos pul­sa­ron el bo­tón de la puer­ta hi­dráu­li­ca de emer­gen­cia del Me­tro mien­tras los otros 41 es­pe­ra­ban en la sa­li­da co­rres­pon­dien­te, que da a un des­cam­pa­do al otro la­do de la M-40”, ar­gu­men­tan los investigadores de la Uni­dad Mó­vil de la Po­li­cía. “Es­ta­ba to­do sin­cro­ni­za­do”.

So­lo dos días más tar­de, en Bar­ce­lo­na, un grupo de 34 es­cri­to­res, co­mo se au­to­de­no­mi­nan, pa­ra­ba otro sub­ur­bano pa­ra pin­tar par­te de un con­voy re­ple­to de via­je­ros, a quie­nes pos­te­rior­men­te se en­fren­ta­ron los asal­tan­tes, lle­gan­do a lan­zar pin­tu­ra de es­pray a una mu­jer em­ba­ra­za­da, se­gún la de­nun­cia pre­sen­ta­da por la afec­ta­da an­te los Mos­sos d’Es­qua­dra.

Am­bas actuaciones —que los ex­per­tos re­la­cio­nan so­lo por la ri­va­li­dad por el prestigio que existe en­tre los gru­pos y el mi­me­tis­mo que hay en­tre ellos— su­po­nen un sal­to cua­li­ta­ti­vo en las ac­cio­nes ha­bi­tua­les de los gra­fi­te­ros, que “so­lían ac­tuar en gru­pos de cin­co, seis o sie­te in­di­vi­duos, de ma­ne­ra dis­cre­ta”, coin­ci­den los res­pon­sa­bles po­li­cia­les de las Uni­da­des de Transporte de am­bas ca­pi­ta­les. Des­pués huían de la zo­na tras lo­grar su ob­je­ti­vo (y fo­to­gra­fiar­lo) sin de­jar ras­tro y sin en­fren­ta­mien­tos.

Los res­pon­sa­bles de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se de­cla­ran sor­pren­di­dos por la vio­len­cia em­plea­da por los gra­fi­te­ros: “Han lle- ga­do a agre­dir a los vi­gi­lan­tes y le han plan­ta­do ca­ra a los po­li­cías. Da la im­pre­sión de que ha en­tra­do gen­te más jo­ven, que no tie­ne ni el res­pe­to ni los prin­ci­pios de los clá­si­cos”, jus­ti­fi­can. “Has­ta aho­ra no ha­bía su­ce­di­do na­da pa­re­ci­do”, re­ma­tan.

“Pin­tar en el me­tro de Ma­drid da ca­ché por­que im­pli­ca mu­cho ries­go por el al­to gra­do de vi­gi­lan­cia que tie­ne el sub­ur­bano, más aún si se ha­ce pa­ran­do un tren en mar­cha con via­je­ros den­tro. Pro­ba­ble­men­te, por eso par­ti­ci­pa­ron in­clu­so cha­va­les de fue­ra de Es­pa­ña”, apun­ta uno de los investigadores de la lla­ma­da Operación Leo­nar­do [Da Vin­ci], que has­ta el mo­men­to se ha sal­da­do con nue­ve detenidos, aun­que se es­pe­ran nue­vos arres­tos es­ta se­ma­na. “Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Ham­bur­go, Lon­dres, Milán, el prestigio au­men­ta ame­di­da que aña­den ca­pi­ta­les y di­fi­cul­ta­des a su fir­ma, co­mo lo­grar fir­mar va­go­nes an­ti­guos, por ejem­plo, pro­te­gi­dos y re­ti­ra­dos de la cir­cu­la­ción”, com­ple­ta el agen­te. En Bar­ce­lo­na, don­de los Mos­sos cal­cu­lan que hay 30 gru­pos muy ac­ti­vos, aún no han de­te­ni­do a na­die re­la­cio­na­do con ese úl­ti­mo in­ci­den­te, aun­que en el mo­men­to lo­gra­ron “re­te­ner” a un­me­nor, se­gún fuen­tes de los Mos­sos. “Si no hay ca­ra, no hay iden­ti­fi­ca­ción”, es el le­ma de los gra­fi­te­ros que ac­túan a rostro cu­bier­to o ba­jo fir­mas co­lec­ti­vas y que tam­bién se en­mas­ca­ran en las re­des so­cia­les, so­bre to­do en Ins­ta­gram, don­de ex­hi­ben sus ac­cio­nes, en el lí­mi­te con el van­da­lis­mo por­que afec­tan siem­pre a mo­bi­lia­rio o es­pa­cios ur­ba­nos.

Des­de que en 2015 se mo­di­fi­có el Có­di­go Pe­nal, la Po­li­cía ape­nas po­dían in­ves­ti­gar es­ta ti­po­lo­gía de­lic­ti­va: “La úl­ti­ma re­for­ma con­vir­tió es­tas ac­cio­nes en una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va por ‘des­lu­ci­mien­to de bie­nes’ que ape­nas nos per­mi­tía abrir una in­ves­ti­ga­ción”, ase­gu­ran los agen­tes es­pe­cia­li­za­dos en es­ta ma­te­ria. “Pa­ra acu­sar de un de­li­to de da­ños ne­ce­si­tá­ba­mos el in­for­me pe­ri­cial de la em­pre­sa afec­ta­da, en el que se rea­li­za una va­lo­ra­ción de los des­per­fec­tos su­fri­dos y el cos­te apro­xi­ma­do de su re­pa­ra­ción”, ex­pli­can. “Por ejem­plo, los des­per­fec­tos de la ac­ción lle­va­da a ca­bo en el me­tro de Las Ro­sas es­tán va­lo­ra­dos en 10.000 eu­ros”, con­cre­tan.

Los úl­ti­mos años han si­do, por tan­to, ca­si de im­pu­ni­dad pa­ra los gra­fi­te­ros. Sin em­bar­go, es­tas úl­ti­mas ac­cio­nes en Ma­drid y Bar­ce- lo­na han cru­za­do una ra­ya más grue­sa. Aho­ra se les acu­sa, ade­más de un pre­sun­to de­li­to de da­ños, de des­ór­de­nes pú­bli­cos, aten­ta­do con­tra la au­to­ri­dad y per­te­nen­cia a grupo cri­mi­nal. “En el ca­so de Ma­drid, las úl­ti­mas ac­cio­nes han ser­vi­do pa­ra que la em­pre­sa de Me­tro nos apor­te los in­for­mes pe­ri­cia­les, que has­ta aho­ra nos de­ne­ga­ban —en con­tra de lo que ha­cía Ren­fe, por ejem­plo—, y eso nos va a per­mi­tir acu­sar a más gen­te. Aho­ra lo van a te­ner de nue­vo más di­fí­cil pa­ra elu­dir la Jus­ti­cia”, ex­pli­can los investigadores.

Po­li­cías y gra­fi­te­ros tie­nen una re­la­ción de vie­jos co­no­ci­dos. Se si­guen, se en­cuen­tran y se re­en­cuen­tran. “Se aca­ba es­ta­ble­cien­do una es­pe­cie de re­la­ción de amor-odio”, ase­gu­ran los agen­tes que ha­blan con ellos. No en vano, no son po­cos los es­cri­to­res que de­di­can mu­chos de sus gra­fi­tis a los agen­tes que les per­si­guen con un “ACAB”: “[All Cops Are Bas­tards, en sus si­glas en in­glés]. To­dos los po­li­cías son unos bas­tar­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.