“Quie­ro lo me­jor pa­ra mis hi­jos: no los de­jo sin ca­sa”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - De­man­das cruzadas

Cuan­do M. cor­tó la lla­ma­da, llo­ra­ba. “Me de­rrum­bé. Mi mu­jer no sa­bía si el fa­llo ha­bía si­do po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo”, cuen­ta por te­lé­fono. Aca­ba­ban de co­mu­ni­car­le que el Tri­bu­nal Su­pre­mo le ha­bía da­do la ra­zón. La Sa­la Pri­me­ra ha­bía dic­ta­mi­na­do que su ex­mu­jer, que tie­ne la cus­to­dia de sus dos hi­jos, per­día el de­re­cho a vi­vir en el do­mi­ci­lio fa­mi­liar por­que con­vi­vía allí con una nue­va pa­re­ja de for­ma es­ta­ble. Una sen­ten­cia pio­ne­ra en de­re­cho de fa­mi­lia. M., que tie­ne 45 años, in­sis­te en pre­ser­var su in­ti­mi­dad. No quie­re que se se­pa su nom­bre, ni su pro­fe­sión, ni dón­de vi­ve: “No soy yo lo im­por­tan­te, sino lo que im­pli­ca es­ta de­ci­sión ju­di­cial, y no quie­ro pro­ble­mas”.

Es­ta his­to­ria, que co­men­zó en 2014, “no ha si­do fá­cil, ha ido acom­pa­ña­da de un pro­ce­so de des­gas­te”, di­ce él. M. se se­pa­ró en 2013, cuan­do sus hi­jos te­nían cin­co y ocho años. El acuer­do de di­vor­cio se fir­mó en enero del año si­guien­te. Su ex­mu­jer se que­dó con la cus­to­dia. Él pa­ga la mi­tad de la hi­po­te­ca del do­mi­ci­lio fa­mi­liar, en Va­lla­do­lid, y una pensión de 250 eu­ros por ca­da ni­ño. “En ju­lio de 2014me en­te­ré de que la nue­va pa­re­ja de ella se ha­bía mu­da­do a la ca­sa”, re­cuer­da. “Los dos tie­nen tra­ba­jo es­ta­ble. Él se ha­bía se­pa­ra­do, ha­bía ven­di­do su vi­vien­da e ini­cia­do una re­la­ción apro­ve­chán­do­se del do­mi­ci­lio que es­tá pa­gan­do un ter­ce­ro, que soy yo”. Así que de­ci­dió re­cu­rrir a un abo­ga­do.

“Lo pri­me­ro que me di­je­ron es que te­nía que pro­bar que vi­vía allí. Me to­có es­piar mi pro­pia ca­sa. Una vez com­pro­ba­do, me pi­die­ron que con­tra­ta­ra a un de­tec- ti­ve. Pre­pa­ró un do­sier con fotos que de­mos­tra­ban que lle­va­ba una vi­da ma­ri­tal: en­tran­do y sa­lien­do con su pro­pia lla­ve; lle­van­do a los ni­ños a las ac­ti­vi­da­des...”, cuen­ta M.

En 2015 lle­vó las prue­bas a un abo­ga­do. “Los trá­mi­tes se alar­ga­ron y de­ci­dí cam­biar de le­tra­do”. Fue en mar­zo de 2016, con una de­man­da de­mo­di­fi­ca­ción de­me­di­das en el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia Nú­me­ro 3 de Va­lla­do­lid, cuan­do co­men­zó el pe­ri­plo ju­di­cial. “En 2017 se dic­tó que ella se­gui­ría te­nien­do de­re­cho al uso de la vi­vien­da, pe­ro que se re­ba­ja­ba en 50 eu­ros la pensión de ca­da ni­ño pa­ra com­pen­sar lo que su­pues­ta­men­te sería el al­qui­ler de la pa­re­ja de mi ex­mu­jer por vi­vir allí”, se­ña­la. “Me pa­re­ció que se vul­ne­ra­ban los de­re­chos de mis hi­jos. ¿Por qué tie­nen que per­der po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra que se be­ne­fi­cie al­guien que es­tá en esa ca­sa por el mo­rro?” Re­cu­rrió. La Audiencia Pro­vin­cial de Va­lla­do­lid le dio la ra­zón en enero de 2018. Res­ti­tu­yó la pensión ali­men­ti­cia y con­si­de­ró que el de­re­cho al uso de la vi­vien­da fa­mi­liar se ex­tin­guía, en tan­to es­ta per­día su an­ti­gua na­tu­ra­le­za por ser­vir a una fa­mi­lia di­fe­ren­te. “No es­ta­ble­cía que de un día pa­ra otro tu­vie­ran que ir­se de ca­sa, sino que me au­to­ri­za­ba a pro­ce­der a li­qui­dar la so­cie­dad de bie­nes ga­nan­cia­les”, in­di­caM. En es­ta oca­sión fue la fis­ca­lía la que re­cu­rrió en ca­sa­ción al Su­pre­mo, en aras del in­te­rés del me­nor. El 20 de no­viem­bre se dic­tó sen­ten­cia. A es­ta an­da­du­ra ju­di­cial es pre­ci­so aña­dir, ade­más, to­da una serie de de­man­das cruzadas, “por in­cum- pli­mien­to del ré­gi­men de vi­si­tas; gas­tos ex­tra­or­di­na­rios,...”, in­di­ca.

“Nos sen­ti­mos re­con­for­ta­dos al pen­sar que to­do el su­fri­mien­to por el que he­mos pa­sa­do va a ser­vir pa­ra ayu­dar a que otros ten­gan a qué aga­rrar­se, pa­ra que no les pa­se lo mis­mo que amí”, di­ce. “Yo quie­ro lo me­jor pa­ra mis hi­jos”, aña­de, y ase­gu­ra que la re­la­ción con su ex es­muy bue­na, que se ven los fi­nes de se­ma­na al­ter­nos y que no lo ha­cen más por­que vi­ven en ciu­da­des di­fe­ren­tes. “En nin­gún mo­men­to les es­toy ha­cien­do de me­nos. No se es­tá vul­ne­ran­do su de­re­cho a te­ner una vi­vien­da por­que su ma­dre y su pa­re­ja dis­po­nen de me­dios eco­nó­mi­cos, co­mo di­ce la sen­ten­cia”, ex­pli­ca.

“Mi suel­do no lle­ga a los 2.000 eu­ros. Pa­go men­sual­men­te unos 220 eu­ros de la hi­po­te­ca y 500 de la pensión de mis hi­jos. Ade­más, es­tá el IBI, que es­te año ha si­do de 207, y los gas­tos ex­tra­or­di­na­rios, co­mo el fút­bol de los ni­ños, que­me su­po­ne unos 250 eu­ros al año”, enu­me­ra. “El al­qui­ler de la ca­sa en la que vi­vo son unos 400 eu­ros. No pue­do com­prar por­que nin­gún ban­co­me da­ría una hi­po­te­ca, ya ten­go una”, di­ce. “Ade­más, es­toy pa­gan­do un co­che que ad­qui­rí pa­ra po­der ir a ver a mis hi­jos. Tam­bién tu­ve que pe­dir un prés­ta­mo de 10.000 eu­ros pa­ra afron­tar los gas­tos. Mi fa­mi­liame ha ayu­da­do, pe­ro los cos­tes del pro­ce­so han si­do muy ele­va­dos”, cuen­ta. Y lo que le que­da: “Co­mo mí­ni­mo, sé que aún fal­ta otro año en el que ten­dré que pa­gar la hi­po­te­ca, has­ta que se li­qui­de la so­cie­dad de ga­nan­cia­les”.

En enero, tras la sen­ten­cia de la Audiencia de Va­lla­do­lid, su abo­ga­do ini­ció los trá­mi­tes. “Pre­sen­té una de­man­da de for­ma­ción de in­ven­ta­rio. Ya he­mos ter­mi­na­do es­ta pri­me­ra fa­se. Pe­ro que­dan otras dos. Des­pués se so­li­ci­ta una va­lo­ra­ción de los bie­nes, y el úl­ti­mo pa­so es la li­qui­da­ción, que pue­de ter­mi­nar con una par­te com­pran­do la otra mi­tad o ven­dien­do to­da la pro­pie­dad”, ex­po­ne el le­tra­do, Fe­li­pe Ma­teo. En el peor de los ca­sos, si no se lle­ga a un acuer­do, la vi­vien­da pue­de aca­bar en subas­ta pú­bli­ca, “pe­ro nor­mal­men­te no se lle­ga has­ta aquí”. La du­ra­ción del pro­ce­so de­pen­de del ca­so: “AM. otro año no se lo qui­ta na­die. Pe­ro si una de las par­tes va po­nien­do tra­bas, pue­de lle­gar a du­rar in­clu­so tres”.

“Cual­quie­ra que se me­ta en es­te be­ren­je­nal tie­ne que sa­ber que el pro­ce­so es lar­go. Yo em­pe­cé a mo­ver­me en 2014 y es­ta­mos ya ca­si en 2019”, se que­jaM. “Se di­ce que la jus­ti­cia es len­ta, y tan­to que lo es”, con­clu­ye su abo­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.