La ge­ne­ra­ción de la pre­ca­rie­dad en­quis­ta­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Más pre­ca­rios, más po­bres, más pe­si­mis­tas ymu­chos­me­nos. Pe­ro tam­bién me­jor pre­pa­ra­dos. Los me­no­res de 30 años vi­ven peor que sus her­ma­nos ma­yo­res, los mi­leu­ris­tas de ha­ce una dé­ca­da. Los vein­tea­ñe­ros de hoy cre­cie­ron con la pa­la­bra cri­sis co­si­da a su exis­ten­cia, y mu­chos creen que ja­más po­drán es­ca­par de ella. Pre­ci­sa­men­te por arras­trar unas ex­pec­ta­ti­vas tan ba­jas han de­ci­di­do es­tu­diar en ma­sa. Cuen­tan, así, con más he­rra­mien­tas pa­ra en­fren­tar­se al fu­tu­ro.

Al com­pa­rar los jó­ve­nes ac­tua­les con la ge­ne­ra­ción que es­tre­nó los 20 an­tes de la cri­sis que en 2008 sa­cu­dió al mun­do, dos as­pec­tos lla­man po­de­ro­sa­men­te la aten­ción: la pre­ca­ri­za­ción del em­pleo y la san­gría de­mo­grá­fi­ca. El pri­me­ro se tra­du­ce en una de­va- lua­ción sa­la­rial vi­vi­da en­tre 2008 y 2016 por prác­ti­ca­men­te to­dos los tra­ba­ja­do­res, pe­ro que se con­cen­tró en las fran­jas de edad más ba­jas: el sa­la­rio me­dio de los me­no­res de 20 su­frió un des­cen­so del 28%; la caí­da pa­ra los de 20 a 24 fue del 15%; y del 9% pa­ra los de 25 a 29, se­gún la En­cues­ta Anual de Es­truc­tu­ra Sa­la­rial. El se­gun­do gran cam­bio es­truc­tu­ral es el adel­ga­za­mien­to de la nue­va ge­ne­ra­ción: los 4,8mi­llo­nes de es­pa­ño­les de 20 a 29 años que el INE con­ta­bi­li­za­ba a prin­ci­pios de año su­po­nen un des­cen­so de ca­si el 30% res­pec­to a los 6,7 que ha­bíaen2005. Un im­pre­sio­nan­te­ba­jón de­mo­grá­fi­co.

“Se es­tán acen­tua­do ten­den­cias pre­ca­ri­za­do­ras ins­ta­la­das ha­ce ya tiem­po. Un jo­ven con­so­li­da su pro­yec­to vi­tal so­bre dos pi­la­res: con­di­cio­nes la­bo­ra­les y ac­ce- so a la vi­vien­da. Y tan­to la tem­po­ra­li­dad co­mo los precios del al­qui­ler han ido a peor es­tos años”, ase­gu­ra Car­los Gu­tié­rrez, se­cre­ta­rio de Ju­ven­tud de CC OO, sin­di­ca­to que aca­ba de pu­bli­car #Ge­ne­ra­ción­mó­vil, una ra­dio­gra­fía de la ju­ven­tud cu­ya prin­ci­pal con­clu­sión es que la pre­ca­rie­dad “no se de­fi­ne ya co­mo una fa­se ini­cial o tran­si­to­ria”, sino que “ca­da vez­más se ex­tien­de co­mo una man­cha de acei­te que con­for­ma una nue­va nor­ma­li­dad del­mer­ca­do de tra­ba­jo”.

La pre­ca­rie­dad juvenil en el tra­ba­jo pue­de ana­li­zar­se des­de dos gran­des pa­tas: la tem­po­ra­li­dad y la ro­ta­ción de un pues­to a otro. Mien­tras la tem­po­ra­li­dad ca­yó en la úl­ti­ma dé­ca­da pa­ra el con­jun­to de tra­ba­ja­do­res, es­ta ha vuel­to a re­pun­tar pa­ra los me­no­res de 29 y es ya su­pe­rior a la de an­tes de la cri­sis. Pe­ro el gran triun­fa­dor en las prác­ti­cas la­bo­ra­les de los vein­tea­ñe­ros es el con­tra­to a tiem­po par­cial, en su ma­yor par­te no desea­do. Du­ran­te la cri­sis, la des­truc­ción de em­pleo afec­tó so­bre to­do a los tra­ba­jos a tiem­po com­ple­to. La con­se­cuen­cia es que los con­tra­tos por ho­ras pa­ra los me­no­res de 29 años pa­só del 15% al 27%, se­gún cal­cu­la CC OO con da­tos de la EPA.

Fren­te a tan­ta ne­ga­ti­vi­dad, el ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía Luis Ga­rri­do es mu­cho más op­ti­mis­ta. Se­gún sus es­tu­dios, las ta­sas de tem­po­ra­li­dad se han man­te­ni­do sor­pren­den­te­men­te es­ta­bles en ca­da fran­ja de edad en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Y no ve nin­gún mo­ti­vo pa­ra que es­to va­ya a cam­biar en el fu­tu­ro. Ga­rri­do hu­ye de cual­quier dis­cur­so que lle­ve la co­le­ti­lla de “ge­ne­ra­ción per­di­da”. “De

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.