Ver la vio­len­cia in­vi­si­ble

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La in­sul­ta, la hu­mi­lla. Ja­vi ace­cha a Ch­loe, des­de le­jos, es­con­di­do pe­ro pre­sen­te y, cuan­do ella hu­ye, se lan­za a per­se­guir­la. La vio­la. La his­to­ria que na­rra Ani­mal, el cor­to­me­tra­je di­ri­gi­do por Da­vid Vel­du­que (COSMO, 21.30), no em­pie­za ni aca­ba ahí, co­mo no sue­len em­pe­zar ni aca­bar las his­to­rias de las­mi­les de mu­je­res que son mal­tra­ta­das, aco­sa­das, abu­sa­das o vio­la­das en Es­pa­ña ca­da año. Ase­si­na­das.

A 30 de sep­tiem­bre de 2018, en Es­pa­ña ha­bía 56.881 ca­sos ac­ti­vos enel Sis­te­maVioGen, lahe­rra­mien­ta de se­gui­mien­to de los ca­sos de ma­los tra­tos; el pa­sa­do año, los juz­ga­dos apun­ta­ron 166.620 de­nun­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro, la ci­fra más al­ta de la que hay re­gis­tro; se­gún los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les eu­ro­peos, de 2016, en Es­pa­ña hu­bo 8.726 de­nun­cias por agre­sio­nes o aco­so se­xual, ca­si 24 al día; y has­ta es­te 25 de no­viem­bre, Día In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia Con­tra las Mu­je­res, 44 mu­je­res han si­do ase­si­na­das en 2018, 972 des­de que hay re­gis­tro ofi­cial (2003), más un ca­so en in­ves­ti­ga­ción. Las 44 a ma­nos de pa­re­jas o ex­pa­re­jas.

En el cor­to, Ja­vi (Jan Cor­net) y Ch­loe (Ro­cío León) son pa­re­ja. Una de esas que cual­quie­ra, con aso­mar­se cin­co mi­nu­tos, po­dría de­cir que es tó­xi­ca; un ad­je­ti­vo que, mu­chas ve­ces, cum­ple con las se­ña­les que ini­cian la es­pi­ral de la vio­len­cia de gé­ne­ro: ce­los, in­sul­tos, con­trol... Pa­ra la actriz, esa cla­se de amor no es aje­na y no ha si­do fá­cil vol­ver a vi­vir­lo, aun­que ha­ya si­do ro­dea­da de cá­ma­ras y aun­que tien­da a se­pa­rar su vi­da per­so­nal del tra­ba­jo. “He te­ni­do ex­pe­rien­cias de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co. Tar­dé­mu­cho en dar­me cuen­ta. Es muy du­ro que la per­so­na a la que quie­res te ha­ga eso, no quie­res creer­te que es­tán pa­san­do cier­tas co­sas. Y el cor­to ha re­mo­vi­do to­do eso”.

Mien­tras pre­pa­ra­ba el pa­pel —el de una actriz a la que su pa­re­ja ayu­da a pre­pa­rar un per­so­na­je— y en los días pre­vios al ro­da­je, cuen­ta que se sin­tió “muy aler­ta” an­te cier­tas pa­la­bras, cier­tos mo­men­tos. “Aun­que ya ha­bía he­cho pa­pe­les du­ros, de per­so­nas que es­tán pa­san­do por un mo­men­to emo­cio­nal com­pli­ca­do, pe­ro nun­ca el de una mu­jer víc­ti­ma de mal­tra­to”. Con­ver­tir­se en Ch­loe le sir­vió pa­ra ha­cer un ejer­ci­cio de “in­tros­pec­ción”, ha­cer­se pre­gun­tas, a sí mis­ma y a su en­torno: “Mi­ro a mi al­re­de­dor con otros ojos, más aten­tos que an­tes, y me pa­ro a pen­sar en có­mo nos re­la­cio­na- mos los hu­ma­nos, en có­mo pue­do ser yo tam­bién in­jus­ta a ve­ces con los que me ro­dean”.

An­te la vio­len­cia de gé­ne­ro, la con­cien­cia­ción —in­di­vi­dual, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal— es cla­ve pa­ra erra­di­car­la. Des­de el ci­ne tam­bién. Su di­rec­tor, Da­vid Vel­du­que, ex­pli­ca que es­te th­ri­ller na­ció con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir­se en una he­rra­mien­ta pa­ra con­cien­ciar so­bre el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, mu­cho me­nos vi­si­ble que los gol­pes. La luz de gas, co­mo se conoce, es mu­cho más su­til y ago­ta­do­ra: des­gas­ta, mi­na, con­fun­de y anu­la, a ve­ces, sin que la víc­ti­ma se per­ca­te del pro­ce­so.

Con­tra cual­quier vio­len­cia, el ci­neas­ta qui­so “ha­blar so­bre la re­pre­sen­ta­ción de la mu­jer y el he­cho de que mu­chas ve­ces se ha­bla de ‘per­fil de mu­jer­mal­tra­ta­da’ aso­cia­do a un ti­po con­cre­to”. En Ani­mal ese per­fil se des­di­bu­ja: “He­mos que­ri­do dar voz a esa mu­jer que nun­ca pen­sa­rías que po­dría es­tar su­frien­do mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, nin­gu­na se es­ca­pa a una si­tua­ción de mal­tra­to, por eso es im­por­tan­te que ha­ble­mos de ello”. De al­go que, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Es­ta­tal de Vio­len­cia Con­tra la Mu­jer, han su­fri­do el 24,3% de las mu­je­res.

León com­par­te con el di­rec­tor la ne­ce­si­dad de de­tec­tar cual­quier signo de ma­chis­mo pa­ra po­der erra­di­car­lo: “Ca­da uno en sus pro­pias actuaciones, y en con­jun­to, co­mo so­cie­dad”. En cual­quier ám­bi­to, tam­bién en el su­yo. Ase­gu­ra que den­tro del mun­do del ci­ne tam­bién se da la vio­len­cia. Es­te­reo­ti­pos y ses­gos ma­chis­tas con los que la so­cie­dad to­da­vía fun­cio­na, que pro­du­cen as­fi­xia, mie­do y do­lor, y con los que es ur­gen­te aca­bar. Co­mo con­si­guió ha­cer Ro­cío León. Co­mo ha­ce Ch­loe en Ani­mal, en un ama­ne­cer, li­te­ral y fi­gu­ra­do, que, con­clu­ye, fue “ca­tár­qui­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.