El si­guien­te obs­tácu­lo de The­re­sa May

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

So­lo The­re­sa May cree a es­tas al­tu­ras en The­re­sa May, aun­que da­das to­das las ve­ces en que se ha anun­cia­do erró­nea­men­te su muer­te po­lí­ti­ca, no es po­ca co­sa.

El Par­la­men­to bri­tá­ni­co vo­ta­rá el pró­xi­mo 12 de di­ciem­bre el acuer­do del Bre­xit pac­ta­do con Bru­se­las, y las cuen­tas, de mo­men­to, no sa­len. May ne­ce­si­ta una ma­yo­ría sim­ple so­bre los 650 es­ca­ños de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. Y aun­que en un sis­te­ma de vo­to ma­yo­ri­ta­rio co­mo el de Reino Uni­do —en el que ca­da dipu­tado es due­ño de sus de­ci­sio­nes y mi­ra más a su cir­cuns­crip­ción que a las con­sig­nas del par­ti­do— na­da es pre­de­ci­ble, los anun­cios de un vo­to en con­tra se acu­mu­lan. Al me­nos 90 par­la­men­ta­rios con­ser­va­do­res, en­tre eu­ro­es­cép­ti­cos y proeu­ro­peos, ya han di­cho que re­cha­za­rán un acuer­do que “de­ja a Reino Uni­do en peor si­tua­ción que la ac­tual”, co­mo re­co­no­ció el pro­pio Bo­ris John­son, ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res y ad­ver­sa­rio acé­rri­mo de May.

El Par­ti­do La­bo­ris­ta, a tra­vés de su lí­der Je­remy Corbyn, se dis­po­ne a re­cha­zar el pac­to. “Es­te es el re­sul­ta­do de un mi­se­ra­ble fra­ca­so en las ne­go­cia­cio­nes que nos de­ja con lo peor de am­bos mun­dos”, ma­ni­fes­tó el po­lí­ti­co en un co­mu­ni­ca­do. Los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses del DUP, cu­yos 10 dipu­tados sos­tie­nen la pre­ca­ria ma­yo­ría par­la­men­ta­ria con­ser­va­do­ra, con­si­de­ran una pu­ña­la­da en la es­pal­da los pla­nes del acuer­do de man­te­ner la re­gu­la­ción co­mu­ni­ta­ria en el Úls­ter. Es­te fin de se­ma­na, en su congreso ce­le­bra­do en Bel­fast, la lí­der del DUP, Ar­le­ne Fos­ter, ya an­ti­ci­pó el vo­to en con­tra de su par­ti­do.

May tie­ne an­te sí una em­pi­na­da es­ca­le­ra y po­cos creen que ten­ga las su­fi­cien­tes fuer­zas y ha­bi­li­dad pa­ra su­bir­la. Su equi­po es cons­cien­te de las di­fi­cul­ta­des y ha ini­cia­do una do­ble ofen­si­va. Pa­ra em­pe­zar, la pre­mier sor­tea­rá a los po­lí­ti­cos pa­ra di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te a la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca. Ayer pu­bli­có una car­ta abier­ta en los prin­ci­pa­les me­dios es­cri­tos y re­pi­tió los mis­mos ar­gu­men­tos en su com­pa­re­cen­cia en Bru­se­las. “Se­rá un acuer­do que de­fien­da el in­te­rés na­cio­nal, y que sea útil pa­ra to­do el país y pa­ra to­dos nues­tros ciu­da­da­nos, al mar­gen de lo que vo­ta­ron en el re­fe­rén­dum de 2016”.

La pri­me­ra mi­nis­tra con­fía en con­ven­cer a la ciu­da­da­nía de que ejer­za má­xi­ma pre­sión so­bre los dipu­tados que aún du­dan so­bre el sen­ti­do de su vo­to. “Se­rá una de las vo­ta­cio­nes más re­le­van­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das y de­be­rán de­ci­dir si avan­za­mos to­dos jun­tos o en­tra­mos en un nue­vo pe­rio­do de di­vi­sión e in­cer­ti­dum­bre”, ad­ver­tía en la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria. “A aque­llos que creen que se pue­de ne­go­ciar otro acuer­do, es im­po­si­ble. Es­te acuer­do es el me­jor y el úni­co po­si­ble”.

Co­mo se­gun­do fren­te, el Go­bierno uti­li­za­rá a los lla­ma­dos whips (li­te­ral­men­te, lá­ti­gos), los dipu­tados con in­fluen­cia y man­do so­bre el res­to de co­le­gas, pa­ra con­ven­cer a los más mo­de­ra­dos de la ne­ce­si­dad de de­jar ya atrás de una vez por to­das la pe­sa­di­lla del Bre­xit. Se ofre­ce­rán mo­di­fi­ca­cio­nes de le­yes que pue­dan in­tere­sar es­pe­cial­men­te a los elec­to­res de esos dipu­tados (re­gu­la­ción del uso de ar­mas, ome­di­das pro­ce­sa­les sua­vi­za­das pa­ra los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro, en­tre otras). Y has­ta se pon­drán so­bre la me­sa pre­ben­das per­so­na­les, co­mo po­si­bles tí­tu­los ho­no­rí­fi­cos. Las pri­me­ras bron­cas ya han es­ta­lla­do al sa­ber que John Ha­yes, uno de los eu­ro­es­cép­ti­cos más fu­ri­bun­dos, no ha te­ni­do em­pa­cho en acep­tar un título de Ca­ba­lle­ro en los úl­ti­mos días.

May se va a con­cen­trar, “con to­do su co­ra­zón y su alma”, en es­ta cam­pa­ña de re­la­cio­nes pú­bli­cas. Pe­ro guar­da una ba­la en la re­cá­ma­ra. Re­gla­men­ta­ria­men­te es po­si­ble so­me­ter el acuer­do a una do­ble vo­ta­ción. En el ca­so de fra­ca­sar a la pri­me­ra, con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de que, con ayu­da de Bru­se­las, unos po­cos re­to­ques en el tex­to y el pre­vi­si­ble pá­ni­co en los mer­ca­dos, ce­dan los más re­mi­sos. Una apues­ta arries­ga­da.

Los ad­ver­sa­rios tam­po­co des­can­san. Dan por des­con­ta­da la de­rro­ta y ya ima­gi­nan es­ce­na­rios pa­ra el día des­pués. Un gru­po de cin­co mi­nis­tros par­ti­da­rios de la per­ma­nen­cia en la UE, li­de­ra­do por el de Eco­no­mía, Phi­lip Ham­mond, ha co­men­za­do a tra­ba­jar en un plan b pa­ra al­te­rar el acuer­do una vez sea re­cha­za­do en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, se­gún The Sun­day Te­le­graph. Han lle­ga­do a com­par­tir su con­ju­ra con los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses, y sue­ñan con un acuer­do “a la no­rue­ga”, que per­mi­ta a Reino Uni­do per­ma­ne­cer en el área eco­nó­mi­ca eu­ro­pea.

Los eu­ro­es­cép­ti­cos van más allá. Con­fían en una mo­ción de cen­su­ra que de­rri­be aMay, y que un nue­vo lí­der con­ser­va­dor ne­go­cie un “no acuer­do ges­tio­na­do” de Bre­xit que con­duz­ca a Reino Uni­do a un es­ce­na­rio sin ata­du­ras en el que so­lo im­pe­ren las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio. Na­die des­car­ta po­si­bi­li­da­des aún más en­dia­bla­das, co­mo un ade­lan­to elec­to­ral o que el Par­la­men­to se las in­ge­nie pa­ra for­zar un se­gun­do re­fe­rén­dum so­bre el Bre­xit. El pro­ble­ma de es­tas con­ju­ras es que to­das ellas asu­men que Bru­se­las es­ta­rá dis­pues­ta a con­ce­der más tiempo, o a re­abrir las ne­go­cia­cio­nes. A día de hoy esa op­ción no pa­re­ce creí­ble.

El ex pri­mer mi­nis­tro Tony Blair, que ha de­fen­di­do con ar­dor que ha­ya una se­gun­da con­sul­ta, im­plo­ra­ba ayer ayu­da a los lí­de­res eu­ro­peos. “Hay una sa­li­da. Que el Par­la­men­to vo­te en con­tra de to­do es­te en­re­do. Y que us­te­des pre­sen­ten una ofer­ta que abor­de los asun­tos que más an­gus­tian a los ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos res­pec­to a Eu­ro­pa, que al mar­gen de los fa­ná­ti­cos eu­ro­es­cép­ti­cos, son las mis­mas que preo­cu­pan al res­to de los eu­ro­peos y se cen­tran bá­si­ca­men­te en la in­mi­gra­ción. Hay de­ma­sia­do en jue­go. Nues­tro des­tino y el su­yo. No es de­ma­sia­do tar­de”.

Los re­lo­jes de May y del res­to del es­pec­tro po­lí­ti­co bri­tá­ni­co no es­tán sin­cro­ni­za­dos. Ella lu­cha por sal­var su obra po­lí­ti­ca an­tes del 12 de di­ciem­bre. Sus ad­ver­sa­rios, por em­pe­zar a de­mo­ler­la a par­tir de esa fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.