Pe­lo­si quie­re sur­fear la ola de­mó­cra­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Apoyo de Trump

Nancy Pe­lo­si, que fue du­ran­te años la mu­jer más po­de­ro­sa de Was­hing­ton y pre­ten­de vol­ver a ser­lo, es una pa­ra­do­ja an­dan­te. Pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, en­car­na el epí­to­me del li­be­ra­lis­mo ca­li­for­niano de cham­pán. Pe­ro na­ció en Baltimore, es ca­tó­li­ca prac­ti­can­te y su pri­mer tra­ba­jo fue ser ama de ca­sa y madre de cin­co hi­jos. Pa­ra los jó­ve­nes ac­ti­vis­tas que bus­can re­vi­go­ri­zar el par­ti­do —ha­cia los que no di­si­mu­la su des­dén— Pe­lo­si re­pre­sen­ta el es­ta­blish­ment. Pe­ro lle­va tres dé­ca­das desafian­do a la éli­te pa­triar­cal de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. En­car­na el pa­sa­do, pe­ro pue­de que el fu­tu­ro del país tam­bién pa­se por sus ve­te­ra­nas ma­nos.

Pe­lo­si no gus­ta a los es­ta­dou­ni­den­ses. So­lo un 29% de sus com­pa­trio­tas tie­ne una bue­na opi­nión de ella. Aun­que po­cos dis­cu­ten su tra­ba­jo y, a di­fe­ren­cia de otros po­lí­ti­cos im­po­pu­la­res, sus 31 años de ser­vi­cio pú­bli­co es­tán li­bres de es­cán­da­los. Y ni si­quie­ra los mi­llo­nes in­ver­ti­dos du­ran­te la re­cien­te cam­pa­ña elec­to­ral por los re­pu­bli­ca­nos en anun­cios pa­ra ma­cha­car­la, lo­gra­ron fre­nar la ola azul —el co­lor del Par­ti­do De­mó­cra­ta— que aho­ra ella quie­re sur­fear.

En las elec­cio­nes del 6 de no­viem­bre los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ra­ron el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Una nue­va re­me­sa de con­gre­sis­tas, más fe­me­ni­na, jo­ven y di­ver­sa, se dis­po­ne a plan­tar ca­ra al pre­si­den­te Trump y a pre­pa­rar el te­rreno pa­ra des­alo­jar­le de la Ca­sa Blan­ca en 2020. Ese es el ob­je­ti­vo. To­do lo de­más —la es­tra­te­gia, los tiem­pos, el tono, la per­so­na— es­tá por de­ci­dir.

Des­de que la ola azul era ape­nas una le­ve on­du­la­ción en el ho­ri­zon­te, Pe­lo­si lle­va­ba ma­nio­bran­do pa­ra re­cu­pe­rar el pues­to de pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra ba­ja que ya ocu­pó en­tre 2007 y 2011. Eso la con­ver­ti­ría en la ter­ce­ra au­to­ri­dad del país y en el con­tra­pe­so a un pre­si­den­te al que se ha re­fe­ri­do co­mo “un hom­bre muy­pe­li­gro­so”. ¿Pe­ro es­tá en la mis­ma on­da que su par­ti­do?

A sus 78 años, es­ta pue­de ser su úl­ti­ma gran ba­ta­lla po­lí­ti­ca. Una ba­ta­lla decisiva por­que es el pri­mer asal­to de los de­mó­cra­tas pa­ra evi­tar un se­gun­do man­da­to de Trump.

Pe­lo­si, que lle­va 16 años al fren­te de su gru­po par­la­men­ta­rio, es una tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble. Una ex­per­ta en la arit­mé­ti­ca le­gis­la­ti­va, maes­tra en encontrar el mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor en­tre las ban­ca­das. Pe­ro hay quien pien­sa que esas vir­tu­des de po­co sir­ven an­te un errá­ti­co pre­si­den­te que ha aca­ba­do con la tra­di­ción de los acuer­dos en­tre par­ti­dos. En jue­go es­tá de­ci­dir cuál de­be ser el pa­pel del po­der le­gis­la­ti­vo co­mo con­tra­pe­so del pre­si­den­te. O có­mo tras­la­dar a la Cá­ma­ra de Re- Pe­ro es más li­be­ral que la ma­yo­ría de sus ac­tua­les com­pa­ñe­ros de ban­ca­da. En­car­na la con­ti­nui­dad. Per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción que mu­chos qui­sie­ron dar por en­te­rra­da con la de­rro­ta de Hi­llary Clin­ton, en 2016. Co­mo ella, Pe­lo­si es una can­di­da­ta so­bra­da­men­te pre­pa­ra­da. Pe­ro qui­zá eso no es su­fi­cien­te en un cir­co po­lí­ti­co que tie­ne a Do­nald Trump co­mo maes­tro de ce­re­mo­nias. He ahí los mim­bres pa­ra el de­ba­te en un par­ti­do cohe­sio­na­do por su re­cha­zo al pre­si­den­te, pe­ro di­vi­di­do en mu­cho de lo de­más. Aún así, los re­bel­des po­drían te­ner los nú­me­ros pa­ra fre­nar a Pe­lo­si cuan­do el gru­po par­la­men­ta­rio vo­te es­ta se­ma­na, o cuan­do el pleno de la Cá­ma­ra se pro­nun­cie el 3 de enero. Eso, si nin­guno de los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos si­gue el con­se­jo de Trump y vo­ta por ella. Por­que Pe­lo­si ha lo­gra­do la proeza de po­ner de acuer­do a Oba­ma y al ac­tual pre­si­den­te. “Pue­do con­se­guir pa­ra Nancy Pe­lo­si to­dos los vo­tos que ella quie­ra pa­ra que se con­vier­ta en pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra. Se me­re­ce es­ta vic­to­ria, se la ha ga­na­do, pe­ro hay al­gu­nos en su par­ti­do que es­tán in­ten­tan­do apar­tar­la. Ella ga­na­rá”, tui­teó el re­pu­bli­cano.

Pue­de que pien­se que su pre­sen­cia be­ne­fi­cia a los re­pu­bli­ca­nos, o pue­de ha­ber in­flui­do en Trump el he­cho de que Pe­lo­si ha de­ja­do cla­ro que su prio­ri­dad no se­rá pro­mo­ver el im­peach­ment del pre­si­den­te. “Hay quie­nes quie­ren lo­grar el im­peach­ment o abo­lir la agen­cia fe­de­ral de de­por­ta­cio­nes, dos te­mas ga­na­do­res pa­ra no­so­tros, ¿ver­dad? ¿En los dis­tri­tos en los que te­ne­mos que ga­nar?”, iro­ni­za­ba Pe­lo­si en una en­tre­vis­ta en The New York Ti­mes. “Si la evi­den­cia de Mue­ller [el fis­cal es­pe­cial que in­ves­ti­ga a Trump por la tra­ma ru­sa] es con­clu­yen­te, de­be­ría ser­lo tam­bién pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, y ese po­dría ser el mo­men­to de la ver­dad. Pe­ro no es­ta­mos ahí aho­ra”.

Aho­ra, se­gún Pe­lo­si, es mo­men­to de de­jar atrás la re­tó­ri­ca di­vi­si­va de la cam­pa­ña y le­gis­lar. La idea es que, a pe­sar de las pre­vi­si­bles tur­bu­len­cias por in­ves­ti­ga­cio­nes del Congreso, am­bos par­ti­dos tie­nen mo­ti­vos pa­ra tra­ba­jar jun­tos: dos años de blo­queo le­gis­la­ti­vo, con una Cá­ma­ra en ma­nos de ca­da for­ma­ción, pue­den des­alen­tar a los vo­tan­tes mo­de­ra­dos, que los de­mó­cra­tas tie­nen en la diana de ca­ra a 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.