JUAN MA­NUEL MORENO “Las mu­je­res in­fluís la le­che”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El can­di­da­to del Par­ti­do Po­pu­lar a la Jun­ta de An­da­lu­cía, Juan Ma­nuel Moreno, pi­dió ayer a las mu­je­res que se im­pli­quen más en la po­lí­ti­ca por­que son re­fe­ren­tes en la so­cie­dad. “In­fluís la le­che y pi­do que asu­máis eso”, les aren­gó en un ac­to ce­le­bra­do en el pue­blo de sus pa­dres, Al­hau­rín el Gran­de (Má­la­ga), an­te un cen­te­nar de per­so­nas.

“No sé si hay ma­triar­ca­do o pa­triar­ca­do, pe­ro sé lo que una madre man­da. Y mu­cho”, sub­ra­yó el lí­der po­pu­lar. La su­ya, de he­cho, se en­con­tra­ba en pri­me­ra fi­la jun­to a la nú­me­ro dos de Ese pue­blo tan bo­ni­to que se ve al fon­do es un pue­blo fan­tas­ma. A me­di­da que uno se acer­ca, va des­apa­re­cien­do. A 300 me­tros se con­tem­plan los te­ja­dos y la to­rre de la igle­sia en un al­to del va­lle de Le­crín co­mo en una es­tam­pa al­pi­na. En cuan­to se cru­za la ca­rre­te­ra y se sube una em­pi­na­da cues­ta de tie­rra, las pa­re­des de las ca­sas se em­pie­zan a des­con­char, los te­ja­dos a de­rrum­bar­se, y al lle­gar no hay na­da.

Don­de hu­bo un pue­blo hay una rui­na, al­go que en su día se lla­mó Ta­bla­te, que lle­gó a te­ner 2.000 ve­ci­nos en su me­jor mo­men­to, Ayun­ta­mien­to pro­pio, cin­co mo­li­nos, ba­res y una bi­blio­te­ca. Hoy el pai­sa­je con­sis­te en vi­vien­das sa­quea­das de te­chos des­plo­ma­dos, puer­tas arran­ca­das, cuer­das sos­te­nien­do vi­gas de ma­de­ra a la vis­ta y bo­que­tes. El úni­co re­ci­bi­mien­to del pue­blo al vi­si­tan­te es una cocina co­lo­ca­da en me­dio del ca­mino.

El pa­sa­do jue­ves, caía la llu­via en me­dio de ca­lles fan­tas­ma­les de­vo­ra­das por la ma­la hier­ba. De re­pen­te de­trás de un ár­bol se mo­vió al­go, y apa­re­ció, pro­vo­can­do un sus­to de muer­te, un hom­bre de unos 55 años, moreno de piel, ga­fas y go­rra. Pu­do ha­ber apar­ca­do el co­che pa­ra su­bir al pue­blo y mear en al­gún muro; po­día es­tar tam­bién re­bus­can­do en­tre rui­nas al­go de va­lor que so­bre­vi­va en es­ta tie­rra ex­po­lia­da.

—Jus­to Es­pino —di­ce es­ti­ran­do la mano.

El pe­rio­dis­ta no se la da has­ta acla­rar las cir­cuns­tan­cias del en­cuen­tro. En su lu­gar, le aprie­ta el bra­zo en se­ñal no ver­bal de co­rres­pon­den­cia de ca­ri­ño pa­ra que no per­ci­ba desafío o in­di­cios de vio­len­cia. “¿Vi­ve aquí us­ted?”. “Yo có­mo voy a vi­vir aquí, si no hay una ca­sa en pie”. Es­pino cuen­ta que vi­ve en Ór­gi­va, en las la­de­ras de la Al­pu­ja­rra, al la­do de la ma­yor comuna hippy de Es­pa­ña, un lu­gar en el que se con­cen­tran ca­si 300 per­so­nas de más de se­sen­ta na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas. Él no es ji­pi, acla­ra. Es de Gra­na­da y vi­ve va­rios me­ses al año en Ma­rrue­cos, don­de tie­ne un hi­jo. —¿Es­ta­ba lle­ván­do­se al­go? —No, pe­ro an­tes sí lo ha­cía. la can­di­da­tu­ra po­pu­lar en Má­la­ga, Es­pe­ran­za Oña.

Coin­ci­dien­do con el Día In­ter­na­cio­nal por la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, Moreno pro­pu­so un gran pac­to, en el que par­ti­ci­pen to­dos los par­ti­dos, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes y el te­ji­do aso­cia­ti­vo con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta.

El as­pi­ran­te po­pu­lar tam­bién ape­ló a la im­por­tan­cia del vo­to fe­me­nino pa­ra “cam­biar aque­llo que no funciona en la so­cie­dad” en cam­pos co­mo la edu­ca­ción, pe­ro tam­bién en otros co­mo el em­pleo. “No se pue­de com­pren­der que An­da­lu­cía ten­ga el ma­yor des­em­pleo fe­me­nino” cuan­do la re­gión tie­ne las con­di­cio­nes pa­ra ser “la lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña”. Hay mu­chos pue­blos aban­do­na­dos por aquí, y co­noz­co a mu­cha gen­te que se de­di­ca a ir por ahí, en­trar y lle­var­se lo que pue­da. Yo me lle­va­ba va­si­jas, al­gu­nos ele­men­tos de pie­dras, co­sas de va­lor. Iba al an­ti­cua­rio con eso y me sa­ca­ba un di­ne­ro.

Es­pino se des­pi­de de Ta­bla­te. “Buen pue­blo. Siem­pre lo veía al pa­sar, pe­ro nun­ca ha­bía pa­ra­do”. ¿Por qué lo hi­zo? “Pues mi­ra, me ape­te­cía fu­mar­me un ca­nu­ti­llo”, di­ce en­se­ñan­do el po­rro de las diez de la ma­ña­na, miér­co­les nu­bla­do de no­viem­bre en la Gra­na­da des­po­bla­da.

El 33% de mu­ni­ci­pios tie­ne me­nos de mil ha­bi­tan­tes y, por tan­to, es­tá en ries­go de ex­tin­ción, se­gún los da­tos del úl­ti­mo es­tu­dio so­bre des­po­bla­ción de la Fe­de­ra­ción Es- pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP), 30 nú­cleos que pe­lean por so­bre­vi­vir en un mun­do en el que la gen­te no na­ce, só­lo mue­re, y del que se han ido ce­rran­do pri­me­ro los co­mer­cios y las tien­das de ali­men­ta­ción, lue­go la con­sul­ta del mé­di­co y la es­cue­la. En al­gu­nos pue­blos de la Al­pu­ja­rra lo úni­co que da vi­da es el ce­men­te­rio. Ha­ce unos me­ses, Red Eléc­tri­ca y la Jun­ta anun­cia­ron Le­crin­no­va, un pro­gra­ma eco­nó­mi­co des­ti­na­do a los pue­blos del va­lle de Le­crín pa­ra re­vi­ta­li­zar­los. “Que­re­mos fa­vo­re­cer el em­pleo y la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra en la zo­na a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías y de la agroin­dus­tria o el tu­ris­mo”, ex­pli­ca la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca. Fuen­tes de Red Eléc­tri­ca señalan que la fir­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.