Ma­ria Ca­llas abre la nue­va era de los con­cier­tos de ho­lo­gra­mas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Roy Or­bi­son de nue­vo

BA­SE Ho­lo­gram ya reali­zó un pri­mer es­pec­tácu­lo de es­te ti­po con la fi­gu­ra del can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Roy Or­bi­son, aun­que la pri­me­ra pro­duc­ción se­ria en el­mun­do de los con­cier­tos zom­bis fue en 2012 cuan­do el ra­pe­ro Tu­pac, muer­to en 1996, apa­re­ció en mi­tad del fes­ti­val Coa­che­lla, que se ce­le­bra en Ca­li­for­nia. Des­de en­ton­ces, se han he­cho re­crea­cio­nes pun­tua­les de una no­che y de no más de una ho­ra co­mo las de Bi­llie Ho­lli­day y Whit­ney Hous­ton. In­clu­so se lle­gó a pro­po­ner la reuni­fi­ca­ción de The Beatles pa­ra la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres en 2012. Sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia aho­ra es que las gi­ras de gran­des es­tre­llas mu­si­ca­les se han con­ver­ti­do en un mo­de­lo de ne­go­cio. “Una for­ma más de es­pec­tácu­los en di­rec­to pa­ra el fu­tu­ro”, en pa­la­bras del con­se­je­ro de­le­ga­do de BA­SE Ho­lo­gram.

De es­ta for­ma, las en­tra­das pa­ra los con­cier­tos de Ca­llas cues­tan cer­ca de 80 eu­ros, co­mo uno es­tán­dar de una es­tre­lla mun­dial. Y, a su vez, War­ner Mu­sic, pro­pie­ta­ria de las prin­ci­pa­les gra­ba­cio­nes de Ca­llas, se ha alia­do con BA­SE Ho­lo­gram y ha sa­ca­do a la ven­ta el dis­co del es­pec­tácu­lo, que in­clu­ye arias me­mo­ra­bles co­mo Cas­ta di­va, de la ópe­ra Nor­ma, de Be­lli­ni, o Vis­si d’ar­te, de Tos­ca, de Puc­ci­ni.

En Es­pa­ña to­da­vía no se han in­tro­du­ci­do es­te ti­po de ac­tua­cio­nes, pe­ro es cues­tión de tiempo. Así lo re­co­no­ce Ro­ber­to Gri­ma, pre­si­den­te de Li­ve Na­tion en Es­pa­ña, la­ma­yor pro­mo­to­ra de con­cier­tos del mun­do. “Efec­ti­va­men­te, nos ofre­cen ya es­te ti­po de gi­ras. In­flui­rá el ti­po de ar­tis­ta, pe­ro po­dría te­ner sen­ti­do en es­pec­tácu­lo pop. Por ejem­plo, po­dría en­cua­drar­se enMi­chael Jack­son, que ya ha te­ni­do un mu­si­cal”.

Lo mis­mo ase­gu­ra Neo Sa­la, pre­si­den­te de Doc­tor Mu­sic, que trae a ar­tis­tas co­mo Bru­ce Springs­teen o The Ro­lling Sto­nes a Es­pa­ña. “Es co­mo cien­cia fic­ción aun­que con los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos de hoy en día se con­vier­te en reali­dad. Me pa­re­ce muy in­tere­san­te y lla­ma­ti­vo co­mo ex­pe­rien­cia. Creo que las po­si­bi­li­da­des son enor­mes”. Sa­la ase­gu­ra que les han ofre­ci­do el nue­vo con­cier­to con ho­lo­gra­ma de Frank Zap­pa y plan­tea una au­to­pis­ta de po­si­bi­li­da­des en es­te for­ma­to. “El fu­tu­ro de ver­dad en es­te te­rreno lle­ga­rá cuan­do ar­tis­tas en ac­ti­vo hoy en día em­pie­zan a gra­bar­se a ellos mis­mos en ví­deo de al­ta re­so­lu­ción 3D, ya pen­san­do en un show su­yo con ho­lo­gra­ma pa­ra cuan­do es­tén muer­tos o pa­ra cuan­do ten­gan una edad que ya no pue­dan o quie­ran ha­cer gi­ras”.

El de­ba­te es­tá ser­vi­do. Mien­tras, al­gu­nos ya fa­bu­lan con con­cier­tos de Amy Wi­nehou­se jun­to a Aret­ha Fran­klin y otros, sim­ple­men­te, se echan las ma­nos a la ca­be­za, ate­rro­ri­za­dos o in­dig­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.