Mé­xi­co bus­ca una nue­va na­rra­ti­va

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La iden­ti­dad na­cio­nal

Mé­xi­co bus­ca una nue­va na­rra­ti­va. No hay me­jor lu­gar pa­ra ha­cer­lo que en su even­to li­te­ra­rio­más im­por­tan­te. La Feria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra (FIL) arran­có el pa­sa­do sá­ba­do con una fuer­te pre­sen­cia de la po­lí­ti­ca. El in­mi­nen­te re­le­vo en el po­der en la na­ción nor­te­ame­ri­ca­na ha aca­pa­ra­do bue­na par­te de los de­ba­tes li­te­ra­rios rum­bo al 1 de di­ciem­bre, cuan­do el iz­quier­dis­ta An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor se con­ver­ti­rá en pre­si­den­te.

Mé­xi­co es­pe­ra del Go­bierno en­tran­te nue­vas res­pues­tas pa­ra sus añe­jos fan­tas­mas: po­bre­za, vio­len­cia, co­rrup­ción y de­sigual­dad. La pro­me­sa del fu­tu­ro, aun­que in­cier­to, en­tra­ña cier­ta es­pe­ran­za res­pec­to a la he­ren­cia que de­ja la Ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Pe­ña Nie­to. “Es­ta­mos vi­vien­do el peor de los fi­nes po­si­bles… Es muy di­fí­cil pen­sar que po­día­mos es­tar peor”, afir­mó el pa­sa­do sá­ba­do el es­cri­tor An­to­nio Or­tu­ño en una me­sa or­ga­ni­za­da por EL PAÍS, que lla­mó a re­fle­xio­nar so­bre la tran­si­ción que es­tá a pun­to de fi­na­li­zar. En la char­la tam­bién par­ti­ci­pa­ron el ac­tor y di­rec­tor Die­go Lu­na; la pe­rio­dis­ta De­ni­se Maer­ker, con­duc­to­ra del prin­ci­pal in­for­ma­ti­vo de la ca­de­na Te­le­vi­sa; y la es­cri­to­ra Fer­nan­da Mel­chor, cu­ya no­ve­la Tem­po­ra­da de hu­ra­ca- nes es­tá con­si­de­ra­da una de las me­jo­res obras me­xi­ca­nas del año pa­sa­do.

Lu­na afir­mó que la lle­ga­da de un Go­bierno de iz­quier­das es una opor­tu­ni­dad pa­ra la so­cie­dad ci­vil: “La po­lí­ti­ca la ha­cen los ciu­da­da­nos, no so­lo los po­lí­ti­cos”, pre­ci­só el ac­tor, quien aca­ba de es­tre­nar la cuar­ta tem­po­ra­da de Nar­cos, que aho­ra se cen­tra en el nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co. “Lo peor que po­de­mos ha­cer es que­dar­nos sen­ta­dos du­ran­te los seis años del Go­bierno. Es­ta épo­ca exi­ge que no­so­tros nos in­vo­lu­cre­mos por­que si no lo que su­ce­de­rá pue­de ser una tra­ge­dia”, agre­gó el ci­neas­ta en la me­sa mo­de­ra­da por Javier Moreno, di­rec­tor de EL PAÍS Amé­ri­ca.

La lle­ga­da de un Go­bierno de iz­quier­das al po­der ha ate­mo­ri­za­do a cier­tos sec­to­res. Maer­ker cree que no hay una so­la per­so­na en el país en con­di­ción de po­bre­za “que ten­ga mie­do” por lo que se ave­ci­na. “Lo que sea pue­de ser me­jor”, di­jo la pe­rio­dis­ta. La Ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Pe­ña Nie­to, del PRI, de­ja un país que tie­ne 53 mi­llo­nes de po­bres y la peor ci­fra de ho­mi­ci­dios de su his­to­ria mo­der­na. A pe­sar de es­to, la es­pe­ran­za se ha abier­to pa­so en un mo­men­to do­mi­na­do por la vio­len­cia y los es­cán­da­los de co­rrup­ción.

“Lo más du­ro es el quie­bre de la es­pe­ran­za. Así he­mos vi­vi- do los me­xi­ca­nos por si­glos”, di­jo Mel­chor, quien re­co­no­ció que esa palabra, “es­pe­ran­za”, es po­lé­mi­ca en un país don­de se ha abu­sa­do de ella. “La es­pe­ran­za es cí­cli­ca en Mé­xi­co y el PRI fue el maes­tro de la es­pe­ran­za. Ca­da seis años nos cam­bia­ba de pre­si­den­te pa­ra re­no­var ese ri­tual… Aho­ra Ló­pez Obra­dor ha asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad to­tal de lo que es­tá pa­san­do pa­ra que se va­ya ge­ne­ran­do esa es­pe­ran­za”, agre­gó Maer­ker. La po­lí­ti­ca ha des­bor­da­do los pa­si­llos de la FIL. “Es un mo­men­to fas­ci­nan­te”, coin­ci­dió el po­li­tó­lo­go Je­sús Sil­va-Her­zog. La asun­ción del lí­der del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Morena) sig­ni­fi­ca una rup­tu­ra con el ci­clo neo­li­be­ral. “El nue­vo Go­bierno tie­ne una am­bi­ción he­ge­mó­ni­ca, pre­ten­de cam­biar de eje y se ha pues­to un acen­to en el de­ba­te de iden­ti­dad na­cio­nal co­mo no se ha­cía des­de el car­de­nis­mo”, se­ña­ló el ana­lis­ta en re­fe­ren­cia al man­da- to de Lá­za­ro Cár­de­nas, el pre­si­den­te que go­ber­nó Mé­xi­co en­tre 1934 y 1940 y que abrió la puer­ta a 40.000 exi­lia­dos de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la y pro­mo­vió po­lí­ti­cas de iz­quier­das.

Otros ob­ser­van con cier­to es­cep­ti­cis­mo el lla­ma­do de Ló­pez Obra­dor a es­cri­bir una nue­va na­rra­ti­va me­xi­ca­na. El pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta Leo­nar­do Cur­zio se re­mon­tó, en otra me­sa den­tro de la FIL, a seis años atrás, cuan­do Pe­ña Nie­to re­pre­sen­ta­ba la op­ción pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro de la vio­len­cia que sig­ni­fi­có el Go­bierno del de­re­chis­ta PAN de Fe­li­pe Cal­de­rón. El pre­si­den­te del PRI, a pe­sar de su apues­ta por una agen­da­mo­der­ni­za­do­ra, se con­vir­tió en una de las fi­gu­ras más vi­li­pen­dia­das en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ame­ri­cano. “A los me­xi­ca­nos se nos da me­jor ce­le­brar los ini­cios que los fi­na­les. Y en po­lí­ti­ca las co­sas se juz­gan por los re­sul­ta­dos, no por las in­ten­cio­nes”, ad­vir­tió Cur­zio en un even­to que con­tó con la pre­sen­cia de Ol­ga Sánchez Cor­de­ro, quien se con­ver­ti­rá en la mi­nis- Co­mo año elec­to­ral que se pre­cie, 2018 —y tam­bién el tra­mo fi­nal de 2017— ha si­do pro­lí­fi­co en lo que a tí­tu­los de en­sa­yo se re­fie­re. ¿Qué le es­pe­ra a Mé­xi­co a par­tir del 1 de di­ciem­bre, el pri­mer día de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo pre­si­den­te? ¿Se­rá ca­paz de re­sol­ver los pro­ble­mas que ate­na­zan a uno de los paí­ses con ma­yor po­ten­cial de Amé­ri­ca La­ti­na? Es­tos tres tí­tu­los des­en­tra­ñan las cla­ves de es­te nue­vo tiempo po­lí­ti­co en la na­ción más po­bla­da del mun­do his­pano:

(Gri­jal­bo, 2018). El des­con­ten­to es­tá, más que nun­ca, a flor de piel. Y la con­se­cuen­cia de es­to ha si­do cla­ra: Ló­pez Obra­dor, la op­ción de los de­sen­can­ta­dos, arra­só en las ur­nas el pa­sa­do 1 de ju­lio. Juan Ramón de la Fuen­te, ex rec­tor de la ma­yor uni­ver­si­dad de Amé­ri­ca La­ti­na, la UNAM, ana­li­za los por­qués.

(De­ba­te, 2017). Mé­xi­co es uno de los paí­ses más de­sigua­les del mun­do y la inequi­dad tie­ne con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas. Car­los Eli­zon­do Ma­yer-Se­rra si­túa la lu­pa so­bre las oli­gar­quías y las con­se­cuen­cias de su exis­ten­cia. (Sex­to Pi­so, 2017). Un in­ter­cam­bio epis­to­lar en tono di­dác­ti­co en el que uno de los más des­ta­ca­dos po­li­tó­lo­gos me­xi­ca­nos, Jo­sé Wol­den­berg, abor­da los prin­ci­pa­les de­bes de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na res­pon­dien­do a las in­quie­tu­des de una jo­ven anó­ni­ma. tra de Go­ber­na­ción de Ló­pez Obra­dor el pró­xi­mo sá­ba­do.

Mé­xi­co es­tá nue­va­men­te en un mo­men­to de su his­to­ria en el que de­be con­ju­rar sus fan­tas­mas. “El Es­ta­do es un cas­ca­rón va­cío que se ha lle­na­do de in­tere­ses cri­mi­na­les, em­pre­sa­ria­les… Es una far­sa en la que in­tere­ses par­ti­cu­la­res se dis­fra­zan de in­tere­ses co­lec­ti­vos”, di­jo Maer­ker en la me­sa con­vo­ca­da por es­te dia­rio. An­to­nio Or­tu­ño, au­tor de Mé­ji­co, lo lla­mó un “Es­ta­do zom­bi”, un muer­to que re­vi­ve de vez en cuan­do.

Ese va­cío pre­ten­de ser lle­na­do por la fuer­te per­so­na­li­dad de Ló­pez Obra­dor, un lí­der so­cial que llega por fin al po­der en su ter­cer in­ten­to. “No es una mo­di­fi­ca­ción del ré­gi­men po­lí­ti­co, pe­ro sí de una for­ma de go­ber­nar”, co­men­tó el ana­lis­ta Fran­cis­co Pao­li Bo­lio. Y agre­gó: “Es un cam­bio que a la vez es un re­gre­so a un in­ten­so pre­si­den­cia­lis­mo”. El es­ti­lo per­so­nal de go­ber­nar, acu­ña­do por Da­niel Co­sío Vi­lle­gas, es­tá de vuel­ta en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.