Los chi­nos pre­fie­ren com­prar in­mue­bles que in­ver­tir en em­pre­sas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - ¿Ries­go de eva­sión?

Cuan­do se ha­bla del vi­sa­do oro en Es­pa­ña, es de­cir, la en­tre­ga de un per­mi­so de re­si­den­cia a un in­ver­sor ex­tran­je­ro por ha­ber lle­va­do a ca­bo una in­ver­sión sig­ni­fi­ca­ti­va en el país, lo pri­me­ro que le vie­ne a la ca­be­za a los ciu­da­da­nos chi­nos es la com­pra de in­mue­bles. No es de ex­tra­ñar te­nien­do en cuen­ta que la cri­sis de­jó una ofer­ta de vi­vien­das con unos pre­cios y ren­ta­bi­li­da­des atrac­ti­vas. Pe­ro la ley in­clu­ye otros su­pues­tos, en­tre ellos el de in­ver­tir en un pro­yec­to em­pre­sa­rial: una op­ción que, pe­se a re­per­cu­tir en ma­yor me­di­da en la so­cie­dad en for­ma de crea­ción de em­pleo e in­no­va­ción, es muy des­co­no­ci­da en­tre los po­ten­cia­les in­ver­so­res de es­te país asiá­ti­co y, por tan­to, la me­nos usa­da con di­fe­ren­cia.

Prác­ti­ca­men­te nin­gu­na de las agen­cias chi­nas que par­ti­ci­pa­ron es­te oc­tu­bre en el Fo­ro anual de In­mi­gra­ción e In­ver­sión de Pe­kín co­no­cen la po­si­bi­li­dad de que sus clien­tes pue­dan in­ver­tir en una em­pre­sa en cre­ci­mien­to en Es­pa­ña en vez de com­prar allí una ca­sa. La ley es­pa­ño­la así lo con­tem­pla si el pro­yec­to se con­si­de­ra “de in­te­rés ge­ne­ral”, es de­cir, si cum­ple una o más de las si­guien­tes con­di­cio­nes: crea­ción de em­pleo, im­pac­to so­cio­eco­nó­mi­co de re­le­van­cia en el ám­bi­to geo­grá­fi­co en el que se desa­rro­lle la ac­ti­vi­dad y apor­ta­ción re­le­van­te a la in­no­va­ción cien­tí­fi­ca o tec­no­ló­gi­ca.

“Es un epí­gra­fe bas­tan­te va­go que, al fin y al ca­bo, de­ja la apro­ba­ción o re­cha­zo de ca­da pro­yec­to —y el con­si­guien­te per­mi­so de re­si­den­cia— en ma­nos de la dis­cre­cio­na­li­dad de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las”, ase­gu­ra Zhao Ming, que di­ri­ge una agen­cia de in­mi­gra­ción en Pe­kín. “Si no te­ne­mos cri­te­rios nu­mé­ri­cos nues­tros clien­tes no es­ta­rán in­tere­sa­dos. Siem­pre ha­brá ese mie­do a que re­cha­cen la so­li­ci­tud”, aña­de. En el ca­so de las vi­vien­das, la ley es­ta­ble­ce una in­ver­sión mí­ni­ma de 500.000 eu­ros, una ci­fra que as­cien­de al mi­llón si se tra­ta de com­pra de ac­cio­nes o de­pó­si­tos ban­ca­rios y a los dos mi­llo­nes si se ad­quie­re deu­da pú­bli­ca.

Es­tas du­das se re­fle­jan en el nú­me­ro de vi­sa­dos otor­ga­dos a in­ver­so­res ex­tra­co­mu­ni­ta­rios por es­te mo­ti­vo. Si des­de sep­tiem­bre de 2013 a fe­bre­ro de 2018 se con- Pu­ra Strong, del des­pa­cho es­pe­cia­li­za­do en clien­tes ex­tran­je­ros Strong Abo­ga­dos, coin­ci­de en el diag­nós­ti­co. “Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble la­var di­ne­ro”, di­ce la le­tra­da, que es es­pa­ño­la pe­ro to­mó el ape­lli­do de su ma­ri­do es­ta­dou­ni­den­se. La ba­ta­lla con­tra el blan­queo es una de sus de­vo­cio­nes pro­fe­sio­na­les y se le ocu­rren vías más sen­ci­llas que la gol­den vi­sa. Tam­bién ci­ta otro re­qui­si­to le­gal: un cer­ti­fi­ca­do de pe­na­les im­pe­ca­ble. “Hay es­ta­dou­ni­den­ses que se que­dan sin ella por ha­ber con­du­ci­do bo­rra­chos”, ase­gu­ra.

Pe­ro pa­ra el re­pre­sen­tan­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, la nor­ma­ti­va ac­tual “no re­sul­ta su­fi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.