Apo­ca­lip­sis fa­lli­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l me­nos tres co­sas han pa­sa­do en la úl­ti­ma tem­po­ra­da de Ame­ri­can Ho­rror Story, la ya clá­si­ca se­rie an­to­ló­gi­ca de Ryan Murphy y Brad Fal­chuk, que aca­ba de des­pe­dir­se con el tam­bién ya clá­si­co ca­pí­tu­lo con fes­tín ma­ca­bro, uno en el que se de­gus­tan co­ra­zo­nes pal­pi­tan­tes y ex­plo­tan ca­be­zas. En con­cre­to, ex­plo­ta la ca­be­za de la so­bri­na de Ju­lia Ro­berts, la siem­pre en­can­ta­do­ra­men­te iras­ci­ble Em­ma Ro­berts.

Las tres co­sas que han ocu­rri­do son las si­guien­tes: se ha re­du­ci­do el ni­vel de pe­sa­di­lla —al en­tre­gar­se, más que nun­ca, a lo fan­tás­ti­co—, se ha ri­za­do tan­to el ri­zo que to­do lo ocu­rri­do no ha si­do más que un es­pe­jis­mo, y Sa­rah Paul­son ha ce­di­do, por una vez, el trono de mu­sa. ¿A quién? A Bi­llie Lourd, la no tan co­no­ci­da hi­ja de Ca­rrie Fis­her, que ha con­fe­sa­do ha­ce po­co que la se­rie le ha sal­va­do la vi­da.

Con el título de Apo­caly­pse, la tem­po­ra­da —que no se­rá la úl­ti­ma, ya que hay otras dos en ca­mino— se plan­teó co­mo un cros­so­ver en­tre la pri­me­ra y es­ca­lo­frian­te Mur­der Hou­se y Co­ven, la de­di­ca­da a una es­cue­la de bru­jas por la que se­mo­vía Ste­vie Nicks. Y ha aca­ba­do unien­do no so­lo esas dos tem­po­ra­das, sino al me­nos cua­tro—ha­bría que su­mar­le Cult, Ho­tel y, qui­zá, Freak Show—.

¿El re­sul­ta­do? Un ex­ce­so de tra­ma ha con­ver­ti­do a los per­so­na­jes en pie­zas que mo­ver so­bre un ta­ble­ro no del to­do es­ta­ble, y ha con­de­na­do a la his­to­ria a no ser más que un ejer­ci­cio di­gre­si­vo di­fí­cil­men­te dis­fru­ta­ble, un apo­ca­lip­sis fa­lli­do que adop­ta la ló­gi­ca del re­ci­cla­je su­per­he­roi­co, aquel en el que to­do tie­ne que cam­biar pa­ra que na­da cam­bie.

Ha de­vuel­to el fi­nal al prin­ci­pio con una le­ve va­ria­ción de lo más cruel: al bo­rrar el fin del mun­do que pi­lló a Lourd en la pe­lu­que­ría, ha bo­rra­do la re­den­ción de los fan­tas­mas de Mur­der Hou­se, lo úni­co que ha­bía im­por­ta­do a los fans es­ta tem­po­ra­da, y al ha­cer­lo se ha de­vo­ra­do (un po­co más aún) a sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.