La vio­len­cia azo­ta Co­lom­bia dos años des­pués del acuer­do de paz

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ase­si­na­tos se­lec­ti­vos

Dos años des­pués de la fir­ma de la paz en­tre el Go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y la gue­rri­lla de las FARC, la vio­len­cia si­gue gol­pean­do a Co­lom­bia. Na­cio­nes Uni­das y la Unión Europea, que han acom­pa­ña­do el pro­ce­so de apli­ca­ción del pac­to, de­nun­cia­ron el pa­sa­do sá­ba­do que, pe­se a los in­du­da­bles avan­ces, la paz, real y tan­gi­ble, aún que­da le­jos.

Zo­nas en la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la y en la cos­ta del Pa­cí­fi­co son el prin­ci­pal es­ce­na­rio de la dispu­ta en­tre ma­fias, pa­ra­mi­li­ta­res, gru­pos de gue­rri­lle­ros di­si­den­tes y el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN), la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción in­sur­gen­te aún ac­ti­va en Co­lom­bia. To­dos bus­can ha­cer­se con el con­trol de ac­ti­vi­da­des co­mo el nar­co­trá­fi­co, en un país don­de el año pa­sa­do los cul­ti­vos de co­ca su­pe­raron las 200.000 hec­tá­reas —más de tres ve­ces la su­per­fi­cie de Ma­drid—.

El 24 de no­viem­bre de 2016, el ex­pre­si­den­te San­tos y el lí­der del gru­po in­sur­gen­te, Rodrigo Lon­do­ño, Ti­mo­chen­ko, pu­sie­ron ofi­cial­men­te fin a más de me­dio si­glo de con­flic­to ar­ma­do. Al­re­de­dor de 13.000 com­ba­tien­tes se des­mo­vi­li­za­ron, en­tre­ga­ron sus fu­si­les y se in­te­gra­ron en un par­ti­do po­lí­ti­co. Pe­ro el sen­ti­do úl­ti­mo de los acuer­dos con­sis­tía en im­pul­sar una tran­si­ción pro­fun­da, una nue­va eta­pa de con­vi­ven­cia que, al me­nos en el cam­po co­lom­biano, si­gue pen­dien­te. Ca­da or­ga­nis­mo ma­ne­ja sus ci­fras, pe­ro la gran ma­yo­ría coin­ci­de en que des­de ese día se han per­pe­tra­do más de 200 ase­si­na­tos de lí­de­res so­cia­les y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, ca­si uno ca­da tres días. Los cálcu­los de la De­fen­so­ría del Pue­blo con­clu­yen que en­tre el 1 de enero de 2016, en ple­na fa­se de ne­go­cia­ción, y el pa­sa­do 22 de agos­to, las víc­ti­mas mor­ta­les as­cen­die­ron a 343. La ONU y la UE con­fir­man que es­tos ac­ti­vis­tas son el eslabón más dé­bil del eco­sis­te­ma ru­ral.

Ae­se ho­ri­zon­te de in­se­gu­ri­dad se aña­den las di­fi­cul­ta­des y los re­tra­sos que han mar­ca­do la apli­ca­ción de los acuer­dos. La Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria del Co­mún, el par­ti­do he­re­de­ro de la gue­rri­lla, en­tró en el Con­gre­so, pe­ro es­tá pro­fun­da­men­te di­vi­di­do. Dos de sus prin­ci­pa­les lí­de­res, el ex nú­me­ro dos de la or­ga­ni­za­ción, Iván Már­quez, y Her­nán Da­río Ve­lás­quez, El Pai­sa, es­tán en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do en pro­tes­ta por la de­ten­ción de Je­sús San­trich, otro ex­co­man­dan­te que se en­cuen­tra a la es­pe­ra de ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos por nar­co­trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.