¿Dón­de em­pie­za el “ul­tra­je”?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El de­ba­te es­tá so­bre la me­sa. Un có­mi­co, Da­ni Mateo, pi­só ayer un juz­ga­do pa­ra de­cla­rar por, ade­más de un de­li­to de odio, otro de ul­tra­je a los sím­bo­los de Es­pa­ña, pre­vis­to en el ar­tícu­lo 543 del Có­di­go Pe­nal. Un pre­cep­to cas­ti­ga­do con pe­nas de­mul­ta de has­ta 12 me­ses y que ya tie­ne un lar­go re­co­rri­do en los tri­bu­na­les: pi­ta­das al himno, que­mas e in­sul­tos a las en­se­ñas... Dis­tin­tos ma­gis­tra­dos se han pro­nun­cia­do so­bre esos asun­tos, con di­ver­sos re­sul­ta­dos.

Ha­ce me­dio año, por ejem­plo, la Sec­ción Cuar­ta de la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal dio un gi­ro a una re­so­lu­ción dic­ta­da den­tro del mis­mo ór­gano ju­di­cial. Jo­sé Ma­ría Váz­quez Hon­ru­bia, ma­gis­tra­do del Juz­ga­do Cen- tral nú­me­ro 1, ha­bía con­de­na­do en di­ciem­bre de 2017 a San­tia­go Es­pot por pro­mo­ver la pi­ta­da al himno en la fi­nal de la Co­pa del Rey de 2015. Se­gún ar­gu­men­tó, “era evi­den­te que te­nía un carácter de opro­bio, in­fa­man­te y, en de­fi­ni­ti­va, su­po­nía un tra­ta­mien­to es­tric­ta­men­te ve­ja­to­rio”. Pe­ro, tras re­cu­rrir el acu­sa­do, la Sa­la re­vo­có la re­so­lu­ción y lo ab­sol­vió al en­ten­der que es­te ti­po de pro­tes­tas se en­mar­ca­ba den­tro de la li­ber­tad de crí­ti­ca.

El 543 di­ce que “las ofen­sas o ul­tra­jes de pa­la­bra, por es­cri­to o de he­cho a Es­pa­ña, a sus co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas o a sus sím­bo­los o em­ble­mas, efec­tua­dos con pu­bli­ci­dad, se cas­ti­ga­rán con la pe­na de mul­ta de 7 a 12 me­ses”. Hon­ru­bia afir­ma­ba que es­ta “pro­tec­ción es tam­bién ins­tru­men­tal pa­ra pre­ser­var la con­vi­ven­cia y la paz so­cial”: “Los ul­tra­jes tie­nen un componente evi­den­te de ata­que sub­je­ti­va­men­te plu­ri­ofen­si­vo, pues afec­ta a to- dos los es­pa­ño­les que res­pe­tan y ha­cen su­yos los sím­bo­los”.

Una te­sis que re­cha­za Uni­dos Po­de­mos, que pro­pu­so la de­ro­ga­ción del 543 en el Con­gre­so, don­de se ad­mi­tió a trá­mi­te con los vo­tos en con­tra de PP y Ciu­da­da­nos. Al­ber­to Gar­zón, que pre­sen­tó en oc­tu­bre la pro­po­si­ción de ley, con­si­de­ra que “de­be ser le­gí­ti­mo cri­ti­car a las ins­ti­tu­cio­nes”.

“Me pa­re­ce que el sketch de Mateo, po­co acer­ta­do, en­tra den­tro de la li­ber­tad de ex­pre­sión. No creo que ten­ga en­ti­dad pa­ra cas­ti­gar­se co­mo de­li­to”, apun­ta Ma­ría Aca­le, ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz: “En de­mo­cra­cia hay que ga­ran­ti­zar, in­clu­so, el de­re­cho a ha­cer el pa­ya­so”.

“Es evi­den­te que la ti­pi­fi­ca­ción ac­tual del de­li­to de ul­tra­jes re­sul­ta a to­das lu­ces in­ne­ce­sa­ria”, re­cal­ca­ba tam­bién Ra­fael Rebollo, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, en un ar­tícu­lo so­bre el 543: “En­tra en fran­ca con­tra­dic­ción con el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión”. “Creo que la que­ma de una ban­de­ra, co­mo cual­quier otro ul­tra­je de he­cho al Es­ta­do o sus sím­bo­los, só­lo se­ría pu­ni­ble si se le­sio­na­ra el bien ju­rí­di­co pro­te­gi­do en los de­li­tos de des­ór­de­nes pú­bli­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.