Un año de cuen­to de ha­das y un mes de con­tro­ver­sias

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cen­tro de la ac­ti­vi­dad

Lo bueno y lo ma­lo de la lle­ga­da a las fa­mi­lias reales de mu­je­res de mun­do es esa do­ble faz en la que aho­ra se ve en­vuel­ta Meg­han: es­tán en el epi­cen­tro de la ac­ti­vi­dad y tie­nen el po­der, si no de to­mar de­ci­sio­nes, sí de ha­cer co­sas. Sin em­bar­go, su po­si­ción no les per­mi­te abrir la bo­ca o dar un pa­so que no es­té me­di­da­men­te cal­cu­la­do por pa­la­cio. Al­go que vi­ven Mary de Di­na­mar­ca, Má­xi­ma de Ho­lan­da o la pro­pia rei­na Le­ti­zia. Sin em­bar­go, Mar­kle tie­ne un sal­vo­con­duc­to: ni ella ni sus fu­tu­ros hi­jos he­re­da­rán el trono. Y eso mar­ca. De ahí que su ro­pa con­ten­ga men­sa­jes más ex­plí­ci­tos o que sus dis­cur­sos sean más per­so­na­les, co­mo el que dio en oc­tu­bre en Nue­va Ze­lan­da de mar­ca­do carácter fe­mi­nis­ta.

Pe­ro tras un año de loas de la pren­sa, Mar­kle se en­fren­ta a dos cri­sis en po­cas se­ma­nas. Pri­me­ro, la su­pues­ta re­nun­cia de una de sus asis­ten­tes, atri­bui­da al carácter des­pó­ti­co de la fla­man­te du­que­sa. Des­pués, las que­jas de otros miem­bros del per­so­nal de pa­la­cio por lo que con­si­de­ran al­tas exi­gen­cias, “mu­chí­si­mas ideas” y una “gran ener­gía” (ma­dru­go­nes, men­sa­jes fre­cuen­tes, dis­cur­sos es­cri­tos por ella mis­ma) de Meg­han. Na­da ra­ro pa­ra una mu­jer mo­der­na; más de­li­ca­do pa­ra al­guien que se en­cuen­tra en ple­na to­ma de con­tac­to pa­ra ser una Wind­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.