“Me me­tie­ron un año en pri­sión y no pu­de du­char­me ni una vez”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Pas­cual Du­rá es­ta­ba de guar­dia a las 20 ho­ras cuan­do vio las lu­ces de una pe­que­ña em­bar­ca­ción per­se­gui­da a po­ca dis­tan­cia por una lan­cha rá­pi­da e in­me­dia­ta­men­te lla­mó en cu­bier­ta a sus diez tri­pu­lan­tes. “En cuan­to se nos acer­có el bar­co, uno pe­gó un sal­to y se en­gan­chó a la po­pa”, re­la­ta Vi­cen­te Sam­pe­re, se­gun­do pa­trón del pes­que­ro. “Pa­ra­mos el bar­co por­que de no­che, con gen­te a po­pa, la hé­li­ce se los po­día chu­par”. Va­rias per­so­nas más se ti­ra­ron al mar des­de la pa­te­ra y na­da­ron ha­cia el pes­que­ro ali­can­tino. Los que no se atre­vie­ron a lan­zar­se fue­ron lle­va­dos a bor­do de la lan­cha de los guar­da­cos­tas li­bios. “Aún que­da­ban al­gu­nos en el mar, pe­ro los li­bios se fue­ron ale­jan­do. Los se­gui­mos lla­man­do por ra­dio, avi­san­do que ha­bía gen­te en el agua pe­ro na­da, ni con­tes­ta­ron. Y así lle­ga­ron has­ta aquí los 12”, con­clu­ye Sam­pe­re.

Los 12 pro­ce­den de So­ma­lia, Egip­to, Su­dán, Nigeria y Se­ne­gal. El día 24, cuan­do el equi­po de la ONG Proac­ti­va Open Arms lle­gó a bor­do del pes­que­ro pa­ra dar asis­ten­cia mé­di­ca, los jó­ve­nes aún pa­re­cían en es­ta­do de shock. To­dos pre­sen­tan le­sio­nes re­cien­tes y va­rios sar­na, se­gún Valeria Sot­ta­ni, doctora de la ONG. Uno ase­gu­ra que ha per­di­do la vis­ta de un ojo por los gol­pes re­ci­bi­dos en un cen­tro de de­ten­ción li­bio. Otro, apo­ya­do en un ca­bes­tran­te con la mi­ra­da per­di­da, no ha­ce nin­gún mo­vi- mien­to ni di­ce una so­la pa­la­bra du­ran­te la ho­ra que los vo­lun­ta­rios de la ONG pa­san a bor­do.

Con más del do­ble de per­so­nas a bor­do de las que sue­le lle­var, el Nues­tra Ma­dre Lo­re­to no pre­sen­ta aho­ra buen as­pec­to: los pes­ca­do­res, quie­nes han do­na­do par­te de su ro­pa a los mi­gran­tes, di­cen que con los re­cur­sos de que dis­po­nen, y pe­se a los ví­ve­res lle­va­dos por la ONG, no po­drán aguan­tar más de seis o sie­te días. La cu­bier­ta es­tá en bue­na par­te ocu­pa­da por na­sas pa­ra gam­bas. Aba­jo hay unos ca­ma­ro­tes muy es­tre­chos don­de los tri­pu­lan­tes duer­men jun­tos y que aho­ra alo­jan a 12 per­so­nas más.

Sou­lei­man (nom­bre fic­ti­cio) ase­gu­ra que tie­ne 16 años y que vie­ne de Su­dán. “En­tré en Li­bia cuan­do te­nía 12. Los li­bios so­lo quie­ren di­ne­ro, nos me­ten en la cár­cel pa­ra que les pa­gue­mos”, re­la­ta. “Me me­tie­ron un año en pri­sión sin po­der du­char­me ni una vez. Cuan­do es­ta­ba en el bar­co y vi lle­gar a los guar­da­cos­tas li­bios, me ti­ré al agua, por­que no ten­go mie­do a mo­rir, ten­go mie­do de Li­bia”. Los dos ni­ge­ria­nos cuen­tan que la pa­te­ra trans­por­ta­ba 36 per­so­nas, seis de ellas mu­je­res. “No­so­tros sal­ta­mos al agua y a los otros se los lle­va­ron los li­bios. Li­bia es ho­rri­ble, te ha­cen tra­ba­jar de es­cla­vo, te pre­sio­nan pa­ra con­se­guir di­ne­ro, te tor­tu­ran mien­tras te obli­gan a lla­mar a tus fa­mi­lias pa­ra que pa­guen el res­ca­te”, afir­man.

Sam­pe­re ya sa­be lo que es res­ca­tar ami­gran­tes en el Mediterráneo. En 2006, con otro pes­que­ro, el Fran­cis­co y Ca­ta­li­na, pro­pie­dad del mis­mo ar­ma­dor, Jo­sé Du­rá, ayu­dó a sal­var la vi­da a 51 sub­saha­ria­nos en aguas pró­xi­mas a Mal­ta. Su im­pre­sión so­bre los guar­da­cos­tas li­bios no puede ser peor: “Por lo que les vi ha­cer el otro día, son unos ase­si­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.