Ex­plo­rar el aba­ti­mien­to del Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Me­lan­co­lía

Cuan­do se le pre­gun­ta có­mo des­cri­bi­ría la mú­si­ca que sue­na en Me­rrie Land, Da­mon Al­barn no du­da: “Folk in­glés con­tem­po­rá­neo”. “Con in­fluen­cias mu­si­ca­les to­ma­das de los úl­ti­mos 50 años”, aña­de Paul Si­mo­non, que an­ta­ño fue ba­jis­ta en The Clash (su­ya es la fi­gu­ra pro­ta­go­nis­ta en la cu­bier­ta del clá­si­co Lon­don Ca­lling, que en 2019 cum­pli­rá 40 años) y que ac­tual­men­te for­ma par­te de The Good, The Bad and The Queen jun­to a Al­barn, Si­mon Tong (ex­miem­bro de The Ver­ve) y el per­cu­sio­nis­ta ni­ge­riano Tony Allen.

Si­mo­non y Al­barn es­ta­ban jun­tos en una ofi­ci­na de Londres el A pe­sar de que com­par­ten nu­me­ro­sas raíces, An­drew Cyrille y Wa­da­da Leo Smith no han coin­ci­di­do en el es­tu­dio en de­ma­sia­das oca­sio­nes. Am­bos per­te­ne­cen a la mis­ma ge­ne­ra­ción, aun­que Cyrille co­men­zó su ca­rre­ra un po­co an­tes en ám­bi­tos de un jazz más or­to­do­xo, y pa­ra fi­na­les de los se- pa­sa­do día 15 y ha­bla­ron, des­de un te­lé­fono en mo­do ma­nos li­bres, acer­ca de la nue­va obra de la ban­da, que so­lo ha pro­du­ci­do dos ele­pés en una dé­ca­da. “Am­bos fue­ron com­pues­tos y gra­ba­dos sin una in­ten­ción con­cre­ta pe­ro han ter­mi­na­do con­vir­tién­do­se en do­cu­men­tos del­mo­men­to his­tó­ri­co en el que han si­do he­chos”, ex­pu­so Al­barn. Si The Good, The Bad and The Queen (2007) cap­tu­ra­ba el zeit­geist de una In­gla­te­rra aún en­som­bre­ci­da por la gue­rra de Irak y a pun­to de su­mer­gir­se en la re­ce­sión eco­nó­mi­ca, Me­rrie Land es­tá inevi­ta­ble­men­te in­fluen­cia­do por el Bre­xit. Una obra que mi­ra al pa­sa­do con nos­tal­gia sen­ta los dos es­ta­ban en­tre los más des­ta­ca­dos jó­ve­nes im­pro­vi­sa­do­res en la es­ce­na del free jazz: Cyrille al abri­go de Ce­cil Tay­lor y Smith al de Ant­hony Brax­ton.

En­se­gui­da co­la­bo­ra­ron con Ma­rion Brown, aun­que ca­da uno por su cuen­ta, y coin­ci­die­ron en el loft Riv­bea de Sam Ri­vers cuan­do en 1976 se gra­ba­ron las se­sio­nes que pro­du­ci­rían los cin­co­mí­ti­cos vo­lú­me­nes de Wild­flo­wers, pe­ro, una vez más, Cyrille es­ta­ba allí con sus Maono, mien­tras que Smith es­ta­ba con New Dal­ta y al fu­tu­ro con in­cer­ti­dum­bre, mien­tras ex­plo­ra las emo­cio­nes ge­ne­ra­das por los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les vi­vi­dos en el Reino Uni­do. Pe­ro a pe­sar de las re­fe­ren­cias lo­ca­les, va­rios de los te­mas que el ál­bum plan­tea —el con­cep­to de pa­tria, la po­la­ri­za­ción de un país, el ex­tra­ña­mien­to an­te el cre­cien­te po­der de la­men­ti­ra— son ex­tra­po­la­bles a otros lu­ga­res.

El aba­ti­mien­to es sin du­da la emo­ción más re­co­no­ci­ble en es­te dis­co. Su an­te­ce­sor ya ca­re­cía de la pre­dis­po­si­ción al pop de Blur y Go­ri­llaz, los pro­yec­tos más co­no­ci­dos de Al­barn. “No so­mos un vie­jo gru­po de rock and roll”, acla­ra Si- Ah­kri. Des­de en­ton­ces, ba­te­ris­ta y trom­pe­tis­ta so­lo se han en­con­tra­do dis­co­grá­fi­ca­men­te en dos ál­bu­mes de John Lind­berg gra­ba­dos a fi­na­les del pa­sa­do si­glo, lo cual es más que sor­pren­den­te te­nien­do en cuen­ta la enor­me afi­ni­dad mu­si­cal. Aho­ra, dos años des­pués de que Cyrille re­to­ma­se su ca­rre­ra co­mo lí­der por to­do lo al­to con The De­cla­ra­tion of Mu­si­cal In­de­pen­den­ce, el ba­te­ris­ta se en­cuen­tra por fin con Smith en un ál­bum que se si­túa au­to­má­ti­ca­men­te en­tre lo más im­por­tan­te de su tra­yec­to­ria.

Le­bro­ba es uno de esos dis­cos que uno es­cu­cha y es­cu­cha sin de­jar de caer ren­di­do an­te el má­gi­co am­bien­te que des­pren­de: una so­se­ga­da y al mis­mo tiem­po in­ten­sa con­ver­sa­ción a ba­se de pin­ce­la- mo­non. “Hay un par de sin­gles pe­ro las can­cio­nes po­seen un ti­po de es­truc­tu­ra que las co­lo­ca le­jos del pop. Per­so­nal­men­te, pre­fie­ro ex­plo­rar, in­ter­ac­tuar con el res­to de com­po­nen­tes de la ban­da y ale­jar­nos de los mol­des clá­si­cos”. Folk in­glés con­tem­po­rá­neo, sí, pe­ro Al­barn reac­cio­na rá­pi­da­men­te cuan­do se men­cio­na la po­si­ble in­fluen­cia de Kurt Weill, el mú­si­co que unió ca­ba­ret y tea­tro en la Ale­ma­nia de fi­na­les la dé­ca­da de 1920, en los al­bo­res del na­zis­mo.

“Hay al­go de ho­me­na­je aWeill en es­te dis­co”, con­ce­de Al­barn. “An­tes de Me­rrie Land em­pe­za­mos a gra­bar un ál­bum que no lle­ga­mos a ter­mi­nar. La úni­ca das ins­tru­men­ta­les, que res­pi­ra de for­ma na­tu­ral y or­gá­ni­ca.

Es­to se de­be al asom­bro­so equi­li­brio que es­cu­cha­mos en ca­da pie­za, con los dos ve­te­ra­nos ins­tru­men­tis­tas te­jien­do la mú­si­ca de­li­ca­da­men­te jun­to al ter­cer Par­te de la me­lan­co­lía que re­co­rre Me­rrie Land pro­vie­ne de la de­cep­ción an­te el efec­to que cier­tos men­sa­jes han ido sem­bran­do en­tre sus com­pa­trio­tas. “Ya sa­be­mos lo que ocu­rre cuan­do la po­lí­ti­ca en­tra en es­ce­na in­ten­tan­do sa­car­le par­ti­do a de­ter­mi­na­dos sen­ti­mien­tos co­mu­ni­ta­rios. Es en­ton­ces cuan­do apa­re­ce el po­pu­lis­mo y te­ne­mos un se­rio pro­ble­ma. Es­to ya ocu­rría an­tes de que exis­tie­ran las re­des so­cia­les, pe­ro es evi­den­te que es­tas se han con­ver­ti­do en la per­fec­ta com­pa­ñe­ra de ca­ma por­que ayu­dan a que la gen­te se con­ven­za de al­go con mu­cha ra­pi­dez”.

El dis­co em­pe­zó a ges­tar­se en Black­pool, una po­bla­ción in­gle­sa en la que Al­barn ja­más ha­bía es­ta­do an­tes, y fue cons­tru­yén­do­se a par­tir de una se­rie de epi­fa­nías que tu­vie­ron lu­gar en di­ver­sos pun­tos de In­gla­te­rra. “He via­ja­do por to­do el mun­do”, di­ce Al­barn. “Pe­ro ha­bía lu­ga­res de mi país que no co­no­cía. El re­fe­rén­dum so­bre el Bre­xit me hi­zo ver que de­bía re­vi­sar mi mi­ra­da acer­ca del lu­gar de dón­de pro­ce­do y con­tra­po­ner­la a la de una par­te de mis pai­sa­nos. Es muy alar­man­te des­per­tar un día y des­cu­brir que la mi­tad de tus com­pa­trio­tas pien­sa de una­ma­ne­ra­muy dis­tin­ta a ti”. “Se puede de­cir que es­te ál­bum es un via­je que em­pren­di­mos pa­ra des­cu­brir quié­nes so­mos”, aña­de Si­mo­non. ele­men­to de la se­sión: Bill Fri­sell. El gui­ta­rris­ta, que ya pro­ta­go­ni­za­ba el an­te­rior ál­bum de Cyrille en ECM, ad­quie­re en Le­bro­ba la con­di­ción de igual. To­dos em­pu­jan en la­mis­ma di­rec­ción, y ocu­rre una co­sa cu­rio­sa: te­nien­do los tres un per­fil de lí­der, to­dos sue­nan aquí ab­so­lu­ta­men­te per­so­na­les, sin lle­gar a re­sul­tar do­mi­nan­tes. No su­pe­di­tan su dis­cur­so, pe­ro tam­po­co se ge­ne­ran des­equi­li­brios ni arre­ba­tos de pro­ta­go­nis­mo. Si aca­so, es Cyrille, co­mo lí­der de la se­sión, quien mar­ca el ca­mino a ba­se de su­ge­ren­tes acen­tos y con­trol del en­torno acús­ti­co, pe­ro Le­bro­ba es un au­tén­ti­co por­ten­to de con­fluen­cia en­tre per­so­na­li­da­des al­fa en ar­mo­nía. Na­die po­dría to­car­la co­mo Cyrille, Smith y Fri­sell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.