Sa­lu­da­ble

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

omo an­do de pro­mo­ción, me to­ca ha­cer el Um­bral e ir a ha­blar de mi li­bro a al­gu­nos pla­tós de te­le­vi­sión, y el otro día­me in­vi­ta­ron a Els­ma­tins de TV3. Mien­tras es­pe­ra­ba en la sa­li­ta apa­re­ció Ser­gi Pà­mies, y el abu­rri­mien­to de la es­pe­ra se con­vir­tió en ale­gría chis­po­rro­tean­te. Co­mo a cual­quier per­so­na con un po­co de buen gus­to, meen­can­tan los li­bros de Pà­mies, y ver­lo en la te­le des­mien­te­mu­chos tó­pi­cos so­bre la fri­vo­li­dad y la idio­tez de la ca­ja ton­ta. Me con­tó que ha­cía en el pro­gra­ma una sec­ción se­ma­nal ti­tu­la­da Vi­da sa­lu­da­ble, y se tocó la ba­rri­ga, rien­do: “Sí, esa es la gra­cia: al­guien co­mo yo, dan­do con­se­jos de sa­lud”. Le con­té que yo lle­vo tam­bién un con­sul­to­rio en la ra­dio don­de re­co­mien­do li­bros pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas. To­do iró­ni­co, cla­ro, aun­que nos ha­yan en­se­ña­do que, en los me­dios au­dio­vi­sua­les, la iro­nía se en­tien­de re­gu­lar.

En reali­dad, la iro­nía fun­cio­na mal en to­das par­tes por­que re­quie­re del re­cep­tor una vir­tud que no es tan abun­dan­te co­mo desea­ría­mos: la in­te­li­gen­cia. A al­gu­nos es­pec­ta­do­res les cos­ta­rá pi­llar la gra­cia de que un escritor que no es pre­ci­sa­men­te Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger y que pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po sen­ta­do res­pi­ran­do el pol­vo de los li­bros y ce­gán­do­se con la pan­ta­lla del or­de­na­dor, dé con­se­jos sa­lu­da­bles, pe­ro hay al­go pro­fun­da­men­te di­dác­ti­co en es­tas apa­ri­cio­nes. En un mun­do tan li­te­ral, don­de el hu­mor es ca­si siem­pre in­fan­til y grue­so y don­de hay tan­to coach em­pe­ña­do en que ca­da cual con­si­ga sus sue­ños y sea fe­liz, es­muy ne­ce­sa­rio que gen­te co­mo Ser­gi Pà­mies jue­gue a des­con­cer­tar­nos un po­co, a rom­per la cua­drí­cu­la de los días, a oxi­ge­nar con al­go de sor­na el­mo­ra­lis­mo sa­cer­do­tal de tan­to te­le­pre­di­ca­dor.

Por­que la vi­da sa­lu­da­ble que pro­po­ne Pà­mies no tie­ne que ver con la fru­ta, la abs­ti­nen­cia del ta­ba­co o el ejer­ci­cio mo­de­ra­do, sino con la ma­yor y más di­fí­cil de las vir­tu­des: no to­mar­se na­da de­ma­sia­do en se­rio. Em­pe­zan­do, por su­pues­to, por las co­sas que sa­len en la te­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.