El pro­ble­má­ti­co nue­vo mi­sil ru­so

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

er­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción for­ja­da en el de­ba­te de las dé­ca­das de 1970 y 1980 so­bre las fuer­zas nu­clea­res de al­can­ce in­ter­me­dio en Eu­ro­pa. El po­der des­truc­ti­vo de los SS20, los Pers­hing y los mi­si­les de cru­ce­ro cau­sa­ban pro­fun­da preo­cu­pa­ción tan­to en­tre la ciu­da­da­nía co­moen­tre la cla­se po­lí­ti­ca. Eran ar­mas di­se­ña­das pa­ra la des­truc­ción ca­si ins­tan­tá­nea del con­ti­nen­te eu­ro­peo, y ame­na­za­ban las vi­das de mi­llo­nes de per­so­nas.

El con­ti­nen­te en­te­ro —el mun­do en­te­ro, de he­cho— res­pi­ró ali­via­do cuan­do, en 1987, Ro­nald Rea­gan y Mi­jaíl Gor­ba­chov fir­ma­ron el Tra­ta­do so­bre Fuer­zas Nu­clea­res de Al­can­ce In­ter­me­dio (INF, por sus si­glas en in­glés). El acuer­do no so­lo re­du­jo el nú­me­ro de mi­si­les nu­clea­res, sino que prohi­bió to­da una ca­te­go­ría de ar­mas, au­men­tan­do enor­me­men­te la se­gu­ri­dad de to­dos no­so­tros.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, Ru­sia ha desa­rro­lla­do, pro­du­ci­do, pro­ba­do y des­ple­ga­do un nue­vo mi­sil de al­can­ce in­ter­me­dio co­no­ci­do co­mo SSC-8. El pro­yec­til, trans­por­ta­ble y fá­cil de ocul­tar, puede trans­por­tar ca­be­zas nu­clea­res, y re­du­ce el tiem­po de aler­ta a po­cos mi­nu­tos, lo cual re­ba­ja el um­bral pa­ra el con­flic­to ató­mi­co. Ade­más, es ca­paz de lle­gar a las ca­pi­ta­les eu­ro­peas.

Las ac­cio­nes de Ru­sia des­acre­di­tan el Tra­ta­do y lo po­nen en grave pe­li­gro. Es­ta­dos Uni­dos cum­ple a ra­ja­ta­bla las obli­ga­cio­nes con­traí­das en vir­tud del Tra­ta­do INF. En Eu­ro­pa no hay nue­vos mi­si­les es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro sí ru­sos. Un pac­to res­pe­ta­do so­la­men­te por una de las par­tes no puede ser efi­caz ni ga­ran­ti­zar nues­tra se­gu­ri­dad. Si ya no in­flu­ye en la reali­dad so­bre el te­rreno, no es más que papel mo­ja­do.

Los alia­dos de la OTAN ex­pre­sa­ron por pri­me­ra vez su preo­cu­pa­ción ha­ce cin­co años, du­ran­te la pre­si­den­cia de Oba­ma. Aho­ra, tras mu­chos años de ne­gar­lo ca­te­gó­ri­ca­men­te, Ru­sia re­co­no­ce la exis­ten­cia de es­te nue­vo sis­te­ma de mi­si­les.

Los miem­bros de la Alian­za Atlán­ti­ca he­mos ins­ta­do reite­ra­da­men­te a Ru­sia a dar una res­pues­ta sig­ni­fi­ca­ti­va y trans­pa­ren­te a nues­tras in­quie­tu­des y a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en un diá­lo­go cons­truc­ti­vo con Es­ta­dos Uni­dos. En la cum­bre que ce­le­bra­mos en ju­lio re­pe­ti­mos el lla­ma­mien­to, y tam­bién en la reunión del Con­se­jo Ru­siaOTAN­que tu­vo lu­gar en la se­de de la Alian­za en oc­tu­bre.

Por des­gra­cia, Ru­sia ha he­cho oí­dos sor­dos a nues­tras exi­gen­cias. La fal­ta de com­pro­mi­so por par­te de Mos­cú no ha­ce más que con­fir­mar nues­tro dic­ta­men de que el nue­vo sis­te­ma de mi­si­les re­pre­sen­ta una grave ame­na­za pa­ra la es­ta­bi­li­dad es­tra­té­gi­ca de Eu­ro­pa. En con­se­cuen­cia, vuel­vo a ins­tar a Ru­sia a que ga­ran­ti­ce el pleno cum­pli­mien­to del Tra­ta­do INF con to­tal trans­pa­ren­cia y sin más di­la­ción.

La OTAN no tie­ne in­ten­ción de des­ple- gar nue­vos mi­si­les nu­clea­res en Eu­ro­pa. Pe­ro co­mo Alian­za, nos de­be­mos a la sal­va­guar­da de la se­gu­ri­dad de nues­tros paí­ses. No de­be­mos per­mi­tir que se trans­gre­dan con im­pu­ni­dad los acuer­dos so­bre con­trol de ar­mas por­que ello de­bi­li­ta­ría la con­fian­za en el con­trol de ar­ma­men­to en ge­ne­ral.

La res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre Ru­sia. La OTAN no quie­re una nue­va Gue­rra Fría ni una nue­va ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca, y ha­re­mos cuan­to es­té en nues­tra mano pa­ra evi­tar­las. No obs­tan­te, Ru­sia tam­bién tie­ne que po­ner de su par­te. No­so­tros se­gui­mos es­tan­do dis­pues­tos a dia­lo­gar y a co­la­bo­rar en pro de un fu­tu­ro mejor y más se­gu­ro.

Sin em­bar­go, la Alian­za de­be ser fir­me y pre­vi­si­ble. Si que­re­mos evi­tar las ar­mas nu­clea­res, te­ne­mos que ase­gu­rar­nos de que nues­tro sis­te­ma con­ven­cio­nal de di­sua­sión y de­fen­sa sea fuer­te. Por esa ra­zón, en res­pues­ta a la ane­xión ile­gal de Cri­mea por par­te de Ru­sia en 2014 y a su ac­tual pa­trón de con­duc­ta agre­si­va, los alia­dos de la OTAN he­mos re­for­za­do nues­tra de­fen­sa co­lec­ti­va y he­mos acor­da­do au­men­tar la in­ver­sión en De­fen­sa y se­guir mo­der­ni­zan­do nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das.

En la reunión de mi­nis­tros de Ex­te­rio­res de la OTAN que ten­drá lu­gar a prin­ci­pios de di­ciem­bre eva­lua­re­mos las con­se­cuen­cias de las ac­cio­nes de Ru­sia pa­ra el Tra­ta­do INF y pa­ra nues­tra Alian­za. Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa se­gui­rán uni­das en la Or­ga­ni­za­ción a fin de ga­ran­ti­zar la paz y la se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.