Na­cho Pa­lau exi­ge a Mi­guel Bo­sé ver a sus hi­jos y di­ne­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Si­len­cio

La de­man­da in­ter­pues­ta por Ig­na­cio Pa­lau con­tra su ex­pa­re­ja, Mi­guel Bo­sé, ha si­do ad­mi­ti­da a trá­mi­te por un juez, se­gún ha in­for­ma­do el des­pa­cho de abo­ga­dos va­len­ciano Or­to­lá Dinn­bier, que re­pre­sen­ta al que ha si­do pa­re­ja del can­tan­te du­ran­te 26 años de ma­ne­ra “inin­te­rrum­pi­da”. La de­man­da fue pre­sen­ta­da el 17 de oc­tu­bre an­te la ju­ris­dic­ción ci­vil “en de­fen­sa de los de­re­chos e in­tere­ses de sus hi­jos”.

Tras rom­per su re­la­ción de pa­re­ja, Bo­sé se­mar­chó aMé­xi­co con dos de los ni­ños y Pa­lau se que­dó con otros dos. Pa­lau con­si­de­ra que los pe­que­ños, aun­que no son her­ma­nos de san­gre, sí se han cria­do co­mo tal. Su abo­ga­do de­fien­de el con­cep­to de “alle­ga­do” —un tér­mino que con­tem­pla el Có­di­go Ci­vil— pa­ra so­li­ci­tar al juez que los pe­que­ños si­gan te­nien­do re­la­ción en­tre ellos y que el es­cul­tor tam­bién pue­da se­guir ac­tuan­do co­mo pa­dre.

Bo­sé, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co, con­si­de- ra que Pa­lau no tie­ne nin­gún de­re­cho a ello.

En el co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do a tra­vés de la agen­cia Efe, el des­pa­cho se­ña­la, en con­cre­to, que Pa­lau pi­de “ac­cio­nes de fi­lia­ción pa­ter­na no­ma­tri­mo­nial”, así co­mo “me­di­das pa­ter­no­fi­lia­les de hi­jos no ma­tri­mo­nia­les”. Tam­bién exi­ge una “ac­ción pa­ra el re­co­no­ci­mien­to y fi­ja­ción de un de­re­cho de re­la­ción de alle­ga­dos”, y “me­di­das cau­te­la­res pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to ur­gen­te de vi­si­tas y ali­men­tos”. Es de­cir, que Pa­lau so­li­ci­ta te­ner ac­ce­so a los ni­ños que crió jun­to a Mi­guel Bo­sé des­de su na­ci­mien­to lo an­tes po­si­ble.

Asi­mis­mo, los abo­ga­dos in­di­can que se ha ini­cia­do una re­cla­ma­ción pa­ra ob­te­ner los de­re­chos que le co­rres­pon­dan a Pa­lau de­ri­va­dos de su con­tra­ta­ción en “so­cie­da­des par­ti­ci­pa­das y ad­mi­nis­tra­das” por Mi­guel Bo­sé. O lo que es lo mis­mo, pi­de una can­ti­dad de di­ne­ro que, en su opi­nión, le co­rres­pon­de de los be­ne­fi­cios ge­ne­ra- dos du­ran­te el tiem­po de con­vi­ven­cia.

La de­man­da se pre­sen­tó el mes pa­sa­do tras la rup­tu­ra de la re­la­ción y des­pués de “fra­ca­sar las ne­go­cia­cio­nes pre­vias” que in­ten­ta­ron evi­tar acu­dir a los tri­bu­na­les. El círcu­lo más pró­xi­mo al can­tan­te se man­tie­ne en si­len­cio, co­mo ha pe­di­do el ar­tis­ta. Bo­sé ha re­ci­bi­do ofer­tas im­por­tan­tes de di­ne­ro de te­le­vi­sio­nes ame­ri­ca­nas pa­ra ha­blar so­bre el asun­to, pe­ro ha da­do la ca­lla­da por res­pues­ta. Pa­lau tam­bién ha si­do ten­ta­do en Es­pa­ña sin que, de mo­men­to, ha­ya acep­ta­do dar su ver­sión de los he­chos. La ex­pa­re­ja de Bo­sé se man­tie­ne en si­len­cio, pe­ro no así sus alle­ga­dos que po­co a po­co van des­ve­lan­do de­ta­lles de có­mo ha si­do la vi­da del es­cul­tor jun­to al can­tan­te. Se ha sa­bi­do que la pa­re­ja es­ta­ba ro­ta des­de ha­ce ca­si dos años, pe­ro pe­se a ello, Pa­lau de­ci­dió a via­jar a Pa­na­má con Bo­sé pa­ra man­te­ner uni­da la fa­mi­lia que ha­bían for­ma­do. Allí ocu­pa­ron dos apar­ta­men­tos cer­ca­nos. En uno vi­vía el can­tan­te con los cua­tro ni­ños y en otro, Pa­lau y el per­so­nal de ser­vi­cio. Pe­ro el plan­tea­mien­to no fun­cio­nó. El ve­rano pa­sa­do Bo­sé se ins­ta­ló en Mé­xi­co con dos de los pe­que­ños.

Du­ran­te su re­la­ción, Pa­lau era eco­nó­mi­ca­men­te de­pen­dien­te de Bo­sé por quien aban­do­nó to­do pa­ra se­guir­le por­me­dio mun­do. Te­nía 19 años cuan­do se co­no­cie­ron. Sus es­cul­tu­ras nun­ca han te­ni­do mu­cho éxi­to y tan­to via­je hi­zo im­po­si­ble que en­con­tra­ra un tra­ba­jo fi­jo. Fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so ase­gu­ran que el ar­tis­ta dis­po­nía de una asig­na­ción men­sual y de una tar­je­ta de crédito. Cuan­do la re­la­ción se ten­só tam­bién se rom­pió es­te acuer­do. Pa­lau re­gre­só a Es­pa­ña pa­ra re­ca­bar ayu­da de su fa­mi­lia ins­ta­la­da en Chel­va, una lo­ca­li­dad pró­xi­ma a Va­len­cia. Allí vi­ve aho­ra con sus dos hi­jos y con su ma­dre, que le ayu­da en la crian­za de los pe­que­ños.

Bo­sé se en­cuen­tra en Mé­xi­co y man­tie­ne una in­ten­sa ac­ti­vi­dad en las re­des so­cia­les, pe­ro no ha he­cho nin­gu­na re­fe­ren­cia a la si­tua­ción en la que se ha­ya in­mer­so. Eso sí, se ha de­cla­ra­do en oca­sio­nes “fe­liz y en fa­mi­lia”, en re­fe­ren­cia a los dos ni­ños que es­tán allí con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.