Ma­cron bus­ca en­ca­be­zar en el G20 la opo­si­ción a la em­bes­ti­da na­cio­nal­po­pu­lis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA - San­cio­nes co­mer­cia­les

Ma­cron de­di­có la jor­na­da pre­via a la aper­tu­ra de la cum­bre del G20 a man­te­ner en­cuen­tros cul­tu­ra­les, a re­unir­se afec­tuo­sa­men­te con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y a di­fun­dir su men­sa­je. El pre­si­den­te fran­cés in­sis­tió en que tan­to Ara­bia Sau­dí co­mo Tur­quía de­bían “lle­gar has­ta el fon­do” en las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, en el que pa­re­ce di­rec­ta­men­te im­pli­ca­do el prín­ci­pe sau­dí Moha­med Bin Sal­mán, pre- sen­te en la cum­bre. Es­te per­ma­ne­ce en­ce­rra­do en la em­ba­ja­da sau­dí, con­ver­ti­da en un bún­ker.

Ma­cron, en cam­bio, dis­fru­ta de un ro­tun­do pro­ta­go­nis­mo an­tes de la cum­bre y no de­ja de es­tre­char ma­nos en la ca­lle. Sin em­bar­go, su lle­ga­da, el miér­co­les por la no­che, fue in­fe­liz. La vi­ce­pre­si­den­ta ar­gen­ti­na, Gabriela Mi­chet­ti, que de­bía re­ci­bir­le a pie de es­ca­le­ri­lla jun­to con el em­ba­ja­dor de Fran­cia, fue re­te­ni­da por la po­li­cía en una de­pen­den­cia del ae­ro­puer­to por su­pues­tas ra­zo­nes de pro­to­co­lo y se­gu­ri­dad, y Ma­cron so­lo en­con­tró a unos em­plea­dos con cha­le­cos ama­ri­llos, la pren­da que aho­ra sim­bo­li­za en Fran­cia la re­vuel­ta en su con­tra. Fue­ron las pri­me­ras per­so­nas a las que sa­lu­dó Ma­cron en su pri­me­ra vi­si­ta a Ar­gen­ti­na. “Fue ho­rri­ble, un fa­llo en el pro­to­co­lo, pe­ro el pre­si­den­te fran­cés se lo to­mó a ri­sa”, ex­pli­có Mi­chet­ti, que no pu­do co­rrer ha­cia la pis­ta (su­fre pa­ra­ple­jia por un ac­ci­den­te) y lle­gó cuan­do Ma­cron ya subía en un au­to­mó­vil pa­ra ir a su ho­tel.

Es­te se des­qui­tó al día si­guien­te. Acu­dió tem­prano a la li­bre­ría Ate­neo Grand Splen­did, la más fa­mo­sa de Bue­nos Ai­res, pa­ra char­lar con la ge­ren­te y con va­rios clien­tes so­bre li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na. Lue­go acu­dió a la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal Jor­ge Luis Bor­ges y de­par­tió con su viu­da, Ma­ría Ko­da­ma. “Bor­ges fue mi ac­ce­so al ima­gi­na­rio su­r­ame­ri­cano”, di­jo, “es el hom­bre que lle­vó En una en­tre­vis­ta con el dia­rio La Na­ción, Ma­cron ha­bía anun­cia­do ya su pro­pó­si­to de uti­li­zar la cum­bre del G20 pa­ra aglu­ti­nar a “aque­llos que no so­lo quie­ren pre­ser­var el acuer­do de Pa­rís [so­bre el cli­ma], sino ir más allá”, y ad­vir­tió so­bre el ries­go de una gue­rra comercial abier­ta en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, que se­ría “des­truc­ti­va pa­ra to­dos”. “Si no con­se­gui­mos acuer­dos con­cre­tos, nues­tras reunio­nes in­ter­na­cio­na­les se vuel­ven inú­ti­les e in­clu­so con­tra­pro­du­cen­tes”, di­jo.

Esa si­gue sien­do una po­si­bi­li­dad en es­ta cum­bre, cu­yo éxi­to o fra­ca­so se de­ci­di­rá real­men­te en el úl­ti­mo mi­nu­to, du­ran­te la ce­na que tie­nen pre­vis­to man­te­ner ma­ña­na los pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, y de Chi­na, Xi Jin­ping. Am­bos lle­van me­ses in­fli­gién­do­se mu­tua­men­te se­ve­ras san­cio­nes co­mer­cia­les.

Tras el en­cuen­tro de Ma­cri y Ma­cron, abun­dan­te en ges­tos de cor­dia­li­dad, am­bos pre­si­den­tes ofre­cie­ron una breve con­fe­ren­cia de pren­sa en la que el ar­gen­tino sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de al­can­zar por fin un acuer­do en­tre la UE y Mer­co­sur, tras dos dé­ca­das de ne­go­cia­cio­nes, y el fran­cés lo des­car­tó por el mo­men­to. Se­ña­ló que le pa­re­cía im­po­si­ble avan­zar aho­ra a cau­sa del cam­bio po­lí­ti­co en Bra­sil, que du­ran­te los pró­xi­mos años pre­si­di­rá el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bolsonaro.

Y re­cu­rrió a un ar­gu­men­to que vale tam­bién pa­ra sus dis­cu­sio­nes con Trump, con quien, di­jo, man­tie­ne “una re­la­ción fá­cil, con acuer­dos y desacuer­dos”. “Yo no pue­do pe­dir a mis em­pre­sa­rios y mis tra­ba­ja­do­res que ha­gan sa­cri­fi­cios en nom­bre de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, y a la vez fir­mar tra­ta­dos co­mer­cia­les con paí­ses que no pien­san ha­cer el más mí­ni­mo es­fuer­zo en ese ám­bi­to”, afir­mó. Es lo que Ma­cron lla­ma “com­pa­gi­nar los pro­ble­mas del fin del mun­do con los pro­ble­mas del fin de mes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.